Aceite de trufa, surimi y otros lujos para pobres.

20 / 04 / 2018
POR Kike Adela

La gastronomía está de moda; programas de televisión, conferencias y un popularizado apetito por la cocina han dado lugar a innumerables fenómenos, pero ninguno tan deprimente como sucedáneos gourmet para pobres.

Aceite de trufa, caviar rojo o los humildes palitos “de cangrejo”, son algunas versiones baratas de productos alimentarios que ponen en boca de todos el lujo que solo algunos pueden permitirse. Pero, ¿a qué se debe este fenómeno?

Via @louisechehofski

LOS ORÍGENES: 52% PECHUGA DE PAVO

Desde que la industria conquistó la gastronomía no hay target de población que no pueda tener lo que desee, y si no tienes dinero para un solomillo de Kobe Japonesa, puedes ocultar tu tostada de pan sin masa madre bajo una descolorida loncha de fiambre de pavo, con un decepcionante 52% de pavo.

Atrás quedaron los días en los que ir a hacer la compra era sinónimo de comprar comida, alimentos que alimentaban y nutrían. Ahora los supermercados son más parecidos a un jaleosa sala en wall street, donde en lugar de especular con acciones, se comercian productos alimentarios con comestibles aperiencias y “valores nutriticionales” que enriquecen a gigantes corporaciones antes expertas en petróleo que en comida. Gracias nutricionismo.

Portada del single “Espabilao” de C. Tangana

LA FOODIE WAVE

Si pedir la mortadela con aceitunas no es lujo suficiente para tí, quizás seas un foodie, y si importas salami de Italia para el “antipasto” no cabe duda. La ola de auto “connaisseur” gastronómicos han puesto en auge productos de lujo, gourmet, selectos, con DOP o simplemente raros y caros. Pero no todos podemos hacer nuestra macedonia con dragon fruit y caviar cítrico. Para los que no beben café 100% arábica siempre habrá aguachirri o torrefacto disponible.

Via @lazy

EL “FAKE IT TILL YOU MAKE IT”

Fotos cenitales de tu brunch, matcha lattes o blandurrias patatas fritas de boniato. Instagram y su tendencia “fake it till you make it” han causado estragos en nuestra alimentación. No se si hay estadísticas sobre el asunto, pero estoy convencido de que, priori al surgimiento de las redes sociales, media España no desayunaba avocado on toast. Productos exóticos, nuevas dietas y sobretodo productos se han introducido en nuestras neveras, y si no tienes dinero para caviar de beluga como esa modelo rusa a la que sigues, siempre encontrarás bolitas de algo en Mercadona.

Via @theonigiriart

Sea por la industria, Instagram o porque te pone Jordi Cruz de Masterchef, al final del día la cuestión es ¿vale la pena comer eso?

#VeinFood