Adiós GIVENCHY

28 / 01 / 2015
POR Carmen Garcia Huerta
01

Conjunto de día en cuero rojo. Conjunto de día de pantalón en gabardina y chaqueta en piel satinada a rayas, 1985. Sra. Cornet-Epinat.

Hubo un tiempo en que yo desconfiaba de las exposiciones de moda en los museos, a menos, claro está, que fueran museos específicos de traje e indumentaria. Aun amando la moda como la amo, esa flexibilidad en el espacio inicialmente destidado solo al arte me molestaba, como me molestan las tiendas de souvenirs de los museos; me irrita que se invada y se frivolice el terreno sagrado de la pintura.

Pero con los años me voy volviendo menos dogmática, afortunadamente. Y eso me supone estupendas sorpresas, como la retrospectiva de Hubert de Givenchy en el museo Thyssen de Madrid, a la que acudí casi a la clausura, por mi persistente prejuicio de que me iba a sentir como en una boutique cara y no como en un museo. Pero no: no solo porque la exposición tuviese un discurso perfectamente integrado en el de la galería, al remitir los vestidos a obras del fondo de la colección (los brocados y bordados ochenteros dialogan con Zurbarán y bodegones barrocos, la simplicidad de los setenta con lienzos rajados de Lucio Fontana, el colorismo en las prendas de los noventa con obras de los Delaunay…), sino por algo más íntimo y personal: me entraron unas ganas locas de dibujarlo todo.

Para mí esa es la prueba del algodón en una exposición. Cuando acudo a una muestra pictórica convencional, si realmente me emociona y me llega, me nace un deseo inmediato de irme a mi casa a dibujar. Da igual que sea el Greco o un compañero ilustrador, hay gente cuyo trabajo consigue reactivar el tuyo. Con Givenchy en el Thyssen tuve esa misma sensación, con la alegría añadida de que ‘podía dibujar lo que veía’, al tratarse de vestidos y no obras plásticas. Y podía hacerlo mío sin llamarme Jackie Kennedy ni Audrey Hepburn. A veces ser una humilde ilustradora tiene esas recompensas.

02

Vestido noche y echarpe en organza diseñado para la duquesa de Windsor en 1966. Detrás, la duquesa de Windsor y la baronesa de Redes con el mismo vestido en una fiesta en París, 1966. 

03

Vestido para Carolina de Mónaco en su quinto cumpleaños, 1962.

04

Vestidos para Audrey Hepburn. Detrás, vestido noche en satén negro para la escena inicial de “Desayuno con diamantes”, 1961.

05

Vestido de novia con cuerpo en organza blanca con paillettes y piel dorada. 1992, Maison Givenchy.

06

Vestido noche en satén negro, con cuerpo en paillettes multicolores y ribetes coral Rosalind, 1991. Maison Givenchy.

Ilustraciones de Carmen García Huerta