La campaña trans de &Other Stories

15 / 08 / 2015
POR VEIN

another-stories-transgender-2

A penas hace unas horas de que &Other Stories (la hermana indie de H&M) lanzó su campaña de otoño que ya ha dado la vuelta al mundo, por poner a dos modelos transgénero, Valentijn De Hingh y Hari Nefstylist. Pero además, lo que no vemos en la campaña es que todo el equipo que ha realizado las imágenes se identifican como transgénero: el fotógrafo Amos Mac, el estilista Love Bailey y la maquilladora Nina Poon.

Pero no creo que esta campaña venga a subirse al carro de Caitlyn Jenner, Andreja Pejic u otros transgéneros que dan visibilidad al colectivo. Simplemente me parece un gran paso hacía el ambisex, hacía los “sin género”, hacía la ropa unisex. Y es que, aunque &Other Stories tenga una colección totalmente femenina, son muchos los chicos que podemos ver comprando en la tienda, atreviéndose a lucir complementos y piezas de la marca. Porque al final, la calidad y el diseño nórdico de sus colecciones, están por encima de etiquetas o sexos.

Las imágenes de &Other Stories formarán parte de la web y tiendas de la marca a partir del 20 de agosto. Aprovechamos para publicar un fragmento de un artículo escrito por Eugènia Sendra sobre el AMBISEX en el número 2 de VEIN MAGAZINE:

another-stories-transgender-1

Moda unisex: el género neutro

Mujeres que curiosean en la sección de hombre para encontrar esa sudadera de corte y tejido especial y hombres que se acercan a la sección femenina atraídos por los estampados y los complementos. LOS SNEAKERS ya forman parte del armario compartido que aventuraba el diseñador RUDI GERNREICH, quien pronosticó que “en el futuro, hombres y mujeres, al menos los jóvenes, llevarán la misma ropa”. Sin saber si ha llegado o no ese futuro, lo cierto es que lo unisex, lo andrógino y el replanteamiento de los códigos de género han vuelto a despertar el interés de los diseñadores y es el territorio donde exploran los consumidores más inquietos. No faltan referentes: TILDA SWINTON ha apostado por reivindicar la androginia dentro y fuera de la pantalla; ANDREJA PEJIC, la modelo transgénero que en 2011 desfiló vestido de novia para JEAN PAUL GAULTIER, ha reabierto los debates sobre género; ahí está CASEY LEGLER,una de las primeras mujeres que trabaja como modelo masculino y también los trabajos fotográficos de MARTIN ZAD, que retrata a un nuevo hombre, dulcificado. Quizá no llegue a la categoría de revolución silenciosa, pero todas estas coincidencias, junto con la reivindicación sonora de libertad individual y los nuevos órdenes sociales, invitan a pensar sobre el ser y el vestir. ¿Somos, luego vestimos?

El boom del unisex se coció en el LONDRES de los 60, con la movida juvenil que convirtió los jeans y camisetas en su vestuario habitual para romper con las jerarquías y el orden imperante. GERNREICH –reconocido por algunos como el padre del calificativo unisex– defendió la ropa intercambiable entre hombres y mujeres y fue más allá con su idea de crear un “uniforme anónimo para la casta revolucionaria indefinida”, el llamado UNISEX PROJECT. Contemporáneo a su revolución utópica estaba el futurismo de PIERRE CARDIN, con sus piezas aerodinámicas, minimalistas y a menudo asexuales. Pero fue en los 70 cuando se dio una vuelta de tuerca más hacia lo andrógino; en el recuerdo estaban las mujeres que en el siglo XIX empezaron a vestir como hombres (GEORGE SAND y, a principios del XX, la figura de COLETTE), y artistas que exploraron la identidad sexual y hicieron tambalear los cánones, como la escritora surrealista CLAUDE CAHUN. Llegó COCO CHANEL, que introdujo los pantalones en el armario femenino y años después, musas del cine como MARLENE DIETRICH y KATHERINE HEPBURN, que impartirían lecciones de estilo con sus looks masculinos. YVES SAINT LAURENT, de vuelta a los años 70, diseñó para ellas piezas sacadas del armario del hombre, como el chaquetón, el trench, el traje o el esmoquin, entre otros. Mientras tanto, el movimiento glam ganaba terreno y se dedicaba a reivindicar la difuminada línea que ahora separaba los géneros. Según destilaban los looks del momento de DAVID BOWIE, BRYAN FERRY y el resto de la troupe, el glam era sobre todo andrógino. JEAN PAUL GAULTIER, con una estética rompedora y diseños memorables (en los años 80 introdujo las faldas para el hombre); CALVIN KLEIN en los 90, promoviendo un estilo versátil e indefinido para los jóvenes amantes del denim; y HELMUT LANG, el rey del minimalismo, también son claves para leer las propuestas unisex del siglo XXI.

Fragmento de: Moda unisex: el género neutro (de Eugènia Sendra) en #VEIN2

another-stories-transgender-3

another-stories-transgender-4

another-stories-transgender-5

another-stories-transgender-6

another-stories-transgender-7

another-stories-transgender-8

another-stories-transgender-9

another-stories-transgender-10

another-stories-transgender-11

another-stories-transgender-12

another-stories-transgender-13

another-stories-transgender-14

www.stories.com