El imaginario de Rodarte protagonista de una exposición

20 / 11 / 2018
POR Antonina Cupe

Esa mezcla de delicadeza y fuerza que caracteriza a la firma se refleja ahora en la muestra del Museo Nacional de Mujeres Artistas de Washington D.C.

 

 
El Museo Nacional de Mujeres Artistas (NMWA) de Washington D.C acoge su primera exposición sobre moda y la protagonista es la firma estadounidense Rodarte, formada hace tan solo 13 años en California por las hermanas Kate y Laura Mulleavy. “Rodarte” es el nombre escogido para una exposición que busca acercar el imaginario de la firma al público general. En la industria de la moda tan solo el 14% de las grandes marcas están dirigidas por mujeres. El mensaje del NMWA se escucha alto y claro.
 

 
Rodarte vio la luz en 2005. Licenciadas en historia del arte y literatura, las hermanas carecían de una formación especializada en diseño de moda cuando empezaron. Sin embargo, contaban con una imaginación desbordante y un gusto por la exquisitez técnica que conquistaron a la industria de inmediato. Han ganado docenas de premios desde su primer desfile e instituciones como el Metropolitan Museum of Art’s Costume Institute ya se han hecho con piezas de la firma. Sus colecciones mezclan a menudo delicadeza y fuerza. La búsqueda de la belleza siempre está ahí, aunque a veces exploren el lado más oscuro de la misma aludiendo a temáticas como el cine de terror o la Apocalipsis. Para ellas la funcionalidad es subjetiva, algo que algunos críticos les reprochan. No obstante, es esa visión, su forma de entender la moda, la que las ha mantenido 13 años en la industria.
 

 
No se trata de una retrospectiva, algo en lo que los comisarios de la exposición hacen mucho hincapié, ya que la marca es aún muy joven y sus fundadoras no llegan a los cuarenta años. “Rodarte” es un viaje a través de la visión de sus diseñadoras, sus técnicas de creación y su sello en la industria. La exposición recoge un total de 94 looks de 12 temporadas distintas. Los visitantes podrán disfrutar de prendas en tejidos vaporosos, dulces y a la vez amenazantes, como en la colección primavera/verano 2017, y de piezas que conectan la tradición kabuki y las películas de terror japonesas modernas, como en la colección de otoño/invierno de 2008. Además, se han incluido los trajes de bailarina inspirados en Degas que las hermanas crearon para la famosa película “Black Swan”, así como el vestuario de su primera película “Woodshock”.
 
El momento no podía ser más acertado. Tras presentar sus colecciones en París durante varias temporadas, la exposición coincide con el regreso de la firma a la New York Fashion Week, la ciudad que la vio nacer.
 

 

Fotos de la exposición/Cortesía de Rodarte.

 

National Museum of Women in the Arts

Hasta el próximo 10 de febrero de 2019