Elisabeth Moss y su trayectoria como referente feminista en las pantallas

04 / 09 / 2017
POR Macarena Bastida

 Recogió el premio a mejor actriz por su papel protagonista en The Handmaid’s Tale que también se llevó el premio como mejor serie dramática del año.

 

 
Elisabeth Moss es una mujer independiente y luchadora, cualidades que le llevaron directamente a firmar el papel no solo como protagonista de la serie ‘El cuento de la criada’ (The Handmaid’s Tale), basada en la obra de Margaret Atwood (1985), sino también como su productora, lo que le permitió introducir sus ideales feministas en la producción de HBO. Este año, después de siete nominaciones, Moss recogió su Emmy como mejor actriz de la serie, The Handmaid’s Tale, que a su vez ganó ocho premios, entre ellos el de mejor serie dramática del año.

El trabajo de Elisabeth en su lucha por la igualdad, ha sido constante e intenso y en The Handmaid’s Tale en concreto ha trabajado especialmente para incluir a mujeres detrás de las cámaras, como afirmó para The New York Times “Hay un gran desequilibrio que debe ser corregido, tenemos que materializar con hechos y dinero nuestras palabras y dar ejemplo como productoras. Si no lo hacemos nosotras, ¿quién lo hará?”

La carrera de la artista ha seguido una línea de interpretaciones feministas, haciendo hincapié en la actitud libre de las mujeres, características afines con su personalidad en la vida real. La adaptación de la novela de Atwood es el último ejemplo de ello, pues se sitúa en una sociedad totalitaria, donde las mujeres fértiles son capturadas para fines reproductivos, y  los temas centrales giran en torno a la esclavitud sexual, tráfico de seres humanos y persecución religiosa. Moss se alegra cuando la gente le dice que algunas de las escenas son tan duras, frías u oscuras que le cuesta verlas porque para ella no se aleja tanto de lo que está sucediendo en la vida real (con ejemplos como que Trump fuera elegido presidente de EE.UU).

La actriz nació en Los Ángeles y se crió en un ambiente muy liberal y artístico, hija de padres músicos, comenzó a desarrollar su carrera con tan solo 6 años. Su debut se inició en la televisión con la mini-serie estadounidense Lucky / Chances (1990) y su fama creció interpretando a la hija del presidente Zoey en el drama político The West Wing (1999-2006). “Cuando empecé a los seis años, nunca pensé que mi cosa favorita en el mundo sería algo que capacitaba a las mujeres o las hacía sentirse más fuertes y capaces de verse en mis personajes” afirma para Marie Claire UK.

 

Elisabeth Moss como Offred en The Handmaid’s Tale

 

Lo que realmente le hizo “despertar” a Moss y reflexionar sobre su forma de actuar con la causa feminista fue el caso de ‘Roe v Wade’ en 1973, por el cual la Corte Suprema de los Estados Unidos reconoció el derecho al aborto inducido. Para la actriz esto era un derecho básico de la mujer y no contemplaba la idea de que no fuese así. Moss considera que este suceso fue una llamada de atención para su generación y desde ese momento supo que tenía que alzar la voz y ser activa. Moss también ha trabajado con Planned Parenthood una asociación sin ánimo de lucro que promueve el cuidado de la salud sexual.
 

Moss a la izquierda en Mad Men

 
En su carrera hubo un punto de inflexión con el que se ganó un gran hueco en el corazón de los telespectadores: su interpretación de Peggy Olson en Mad Men, y, aunque ya han pasado dos años desde que la serie desapareciese de nuestras pantallas, Elisabeth Moss sigue siendo todo lo que el público quiere ver a día de hoy.

Tras el éxito de la actriz con el papel de la feminista pionera Peggy Olson en el drama de culto de los 60 Mad Men (2007-2015), se sucedieron distintos papeles para la actriz de forma natural y sin pausa, poco después fue la detective Robin Griffin en el thriller de Jane Campion Top Of The Lake (2013) con el que ganó un globo de oro y que ahora emite su segunda temporada en la BBC. Para ella lo último que tienes que hacer después de terminar un rodaje de éxito es preocuparte por los papeles que vendrán después, hay millones de buenas series y películas ahí fuera cada día y cada interpretación es un reto para superarse a sí misma.
 

Moss como Robin en Top Of The Lake