Martin Margiela en 60 segundos

12 / 07 / 2017
POR Macarena Bastida

Descubre en este vídeo de un minuto cómo fueron los años del “artista ausente” al frente de Hermès.

 

 
12 colecciones, más de 100 creaciones del artista belga, Martin Margiela, uno de los diseñadores más prestigiosos del país, se exhiben en el Museo de la Moda de Amberes hasta el 27 de agosto. Estas muestran el recorrido del diseñador en Hermès en contraposición a las creaciones de su propia marca, fundada en los años 80, y con la que se convirtió en uno de los principales precursores de la “antimoda” y la “deconstrucción”.

Este vídeo es un resumen de la exposición que explora la relación entre los años en los que trabajó para Hermès y para su propia firma.
 


 

La exposición es principalmente una ventana a la etapa en la que el artista trabajó en Hermès a partir del 1997, año en el que Jean-Louis Dumas, presidente de la firma, contrató de forma inesperada a Martin Margiela para realizar los diseños de la línea femenina de la maison francesa. Desde entonces y hasta el 2003 el diseñador creó 12 colecciones de corte clásico e impecable todas ellas en tonos apagados y sobrios en contraste al colorismo que había sido seña de identidad hasta entonces de la marca.

 

Martin Margiela for Hermès A/W 2001-2002

Martin Margiela for Hermès A/H 1998-1999

 

Margiela fue pionero en investigar la reutilización de los tejidos, el reciclaje o la “apropiación” como herramienta creativa. Sus inspiraciones llegaron desde Japón cuando Yohji Yamamoto, Rei Kawakubo, Issey Miyake y Kenzo se afincaron en París y abrieron las puertas hacia un estilo diferente que invitaba a la reflexión. Fue en el 1988 cuando nació su propia marca ‘Maison Martin Margiela‘ y con su primer desfile revolucionó el mundo de la moda a través de chaleco de alambre y piezas de porcelana que dejaba claro que la reutilización y deconstrucción iban a ser los principios base de su marca.

Más tarde y también desde Japón, Margiela hizo uso del concepto apropiación y rediseñó el “Tabi” un calcetín y zapato tradicional japonés convirtiéndolo así en una de las piezas más características de su marca. Su talento y creatividad, reflejada en cada uno de sus desfiles, cautivó a Jean Paul Gautier y se convirtió en su asistente durante los años 1984 y 1987. Durante su experiencia con Gautier,que se convirtió en una persona muy mediática, Margiela llegó a la conclusión de que prefería mantenerse en el anonimato, por eso se convirtió en el “artista ausente” siempre fuera de la vista del público.

La etapa del diseñador al frente de Maison Margiela terminó en 2002 cuando fue adquirida por Renzo Rosso, presidente del grupo OTB y dueño también de firmas de moda como Diesel o Viktor&Rolf. Pero en 2014 y ante la sorpresa de todos, John Galliano, el sinónimo de polémica y controversia durante sus años en Dior, se convirtió en el sustituto del “artista ausente”, imagen y estilo de vida que Margiela había cultivado durante tantos años.
 

Margiela, the Hermès years

31.03.2017-27.08.2017