Mora, andaluza y gitana

24 / 09 / 2016
POR VEIN

La artista Aaliyah Rosales se desdobla en su última performance

“Mora, andaluza y gitana” es un diálogo entre distintos personajes y épocas, todas ellas conviviendo en el mismo espacio y lugar, tal y como sucedió en la historia de Andalucía, cuando los gitanos, los moros y los payos (entre otras culturas) convivían en el mismo territorio, todos interpretados por la misma persona, Aaliyah Rosales. Una videocreación filmada entre Málaga y Granada durante el mes de agosto, con escenarios claves como la Feria de Málaga o la Alhambra de Granada, ante la mirada atónita de todos los que deambulan por sus calles.

La historia comienza con la llegada a Málaga de Calíope; En su camino a la Feria de Málaga, aterriza en un edificio abandonado de cemento, no sabe muy bien qué hace ahí ni como ha llegado hasta ese lugar, lo único que siente, es que tiene que bailar y mover los volantes de su vestido para pedir auxilio. Aaliyah aparece cuando Calíope se quita la peluca, transportándose a la Puerta de Luces de Málaga.  Calíope se pierde entre la gente del recinto ferial, deambula, se esconde entre las columnas. Es una mujer aparentemente normal, una gitana más, una feriante… pero su forma de moverse la convierten en un ser fuera de lugar.

El tercer capítulo se abre con “De mora a gitana”, en el que vemos la construcción de los personajes. Aaliyah se desviste de su chilaba para colocarse el traje de flamenca y su peluca de Calíope en mitad de uno de los callejones del Albayzín. Aaliyah, que paseaba vestida con la mejor de sus galas árabes por la Alhambra, topa en el mirador de San Nicolás con unos gitanos cantando en directo y no puede evitar abalanzarse sobre ellos para improvisar un baile que nadie esperaba, ni siquiera ella misma. Los volantes se su vestido y su larga melena negra, en armonía con las vistas del Mirador y el sonido de la guitarra, la han poseído. Se acerca a ellos, les deja un donativo por su arte y se levanta en trance bailando, improvisando con su melena, las manos y los volantes de su vestido.

El último capítulo: LOS MOROS Y LA MORA, vuelve al principio de la película. Antes de la conquista de Al Andalus, antes de ser ser gitanos o payos, en Andalucía fuimos moros, y ahí es donde aparece Aaliyah y nos cuenta su viaje por la Alhambra con paseos, miradas, La Lole su madre cantando en árabe y un baño final, donde quiere demostrar, que nombres y denominaciones aparte, todos en esencia somos lo mismo, seres puros y llenos de amor, inspiración y arte. Las apariencias hacen la imagen, la imagen muchas veces va ligada a la cultura y la cultura nos determina muchos patrones que nos hacen ser como somos, Aaliyah tiene su parte de Soraya la Mora (que es como la llamaban cuando aterrizó en Madrid) y Calíope (su parte de gitana), con curiosidad y desparpajo.

 

Créditos
Film de Aaliyah Rosales, Elias Pedrosa y Jon Morales.
Agradecimientos: Davidelfin

callmerosales.com