Sororidad digital en 4 formatos

07 / 08 / 2018
POR VEIN

Mujeres emprendedoras, transparentes y reivindicativas que abogan, cada una a su forma y a través de sus proyectos, por la igualdad de género. En #VEINDIGITAL nos cuentan cómo.

 

Foto: Girly Girl Magazine

 
Es bien sabido que el feminismo es (o debería ser) una lucha de todos. Por eso, hoy os presentamos cuatro proyectos que, cada uno a su forma, desde formatos diferentes y dirigidos por mujeres, aportan su granito de arena a ese necesario cambio de mentalidad que la sociedad necesita. Afortunadamente, este año parece que, quizás, se ha encendido una mecha. El tema del feminismo ha sido más recurrente, más visible, gracias a movimientos como el #noesno, #yositecreo, o las movilizaciones del 8 de marzo. Cambiar la visión y mentalidad sobre este tema toma un tiempo, que se acelera, de alguna forma, cuanto más se lee, informa o se implica uno en la causa. Todo suma en ese camino hacia la apertura mental y el entendimiento que reclama la igualdad de género.

Hablamos con Andrea Savall de Girls From Today, Cristina Valbuena y Cristina Alonso de Girly Girl Magazine, Elena Barrio, Henar Bengale, Patrisick de Glitter Zines, y las creadoras de Tetaandteta. Desde un fanzine de fotografía o poesía a un coworking creativo, pasando por productos e iniciativas de diversa índole. Todas ellas también aprenden cada día y lo comparten desde sus
proyectos, para que así, juntas, podamos luchar por el proyecto más grande y común que tenemos: la igualdad.
 
 

· Girls From Today ·

 

 
¿Cuál es el punto de partida de Girls From Today fanzine?

Girls from today nace mientras cursaba el máster de professional photography en el IED hace un año y medio. Siempre había querido hacer algo por la lucha de las mujeres, que decía yo. Es una frase que he ido diciendo desde pequeña hasta ahora. Siempre he hecho un poco lo que me ha parecido, sin que me importara mucho la opinión de los demás y me molestaba que algunas chicas de mi alrededor no lo hicieran. No entendía porque si eras chica tenías que pensarte dos veces tu forma de actuar y por eso creé el fanzine, para hablar desde dentro sobre cómo somos las chicas de mi generación. Está claro que no todos los días podemos comernos el mundo. Somos esa mezcla de chica insegura, valiente, divertida, guapa, fea, sexy, con moño de estar por casa, depiladas o sin depilar. Somos todas ellas pero siempre sin tener que rendir cuentas a nadie sobre quien de todas nos sentimos ese día.

Había que entregar 8 imágenes en digital, pero yo acababa de hacer un foto-libro para el TFG de la carrera y le había cogido el gusto a maquetar. Eso y que soy de las románticas del papel. Así que me puse a ello. Al principio quería hacerlo sobre las chicas y sus habitaciones, porque pensaba que esto nos daba mucha información sobre como somos. Además, acababa de leer Una habitación propia de Virgina Woolf y me parecía muy buena idea. Aunque poco a poco descubrí que no sólo podía mostrar como somos en pijama. También se me ocurrió que aparte de hacerles fotos tenía que hacerles escribir sobre cómo se sentían para que no quedase reflejada sólo mi visión. Empecé a distribuirlo por librerías de Malasaña, hasta que FANZINANT me aceptó el fanzine y se convirtió en mi distribuidora, llevándolo ese mismo año a ARCO, dentro de ARTS libris.

¿Cuál es la evolución en tu forma de pensar y sentir el feminismo conforme avanzas con el proyecto?

He aprendido muchísimo del proyecto. Al principio me daba miedo decir que era un fanzine feminista. Decía que era sobre como somos la chicas de hoy en día. Me daba miedo que lo prejuzgasen. Con el tiempo me di cuenta de que si alguien no entiende lo que significa feminismo, el problema lo tiene esa persona por no informarse. Feminismo es igualdad.

He aprendido valores como la sororidad. Me parece tan bonita la red que estamos haciendo unas con otras…Apoyándonos y haciéndonos fuertes juntas; es algo que se palpa. Se ve en las redes, pero también en las calles.

También he observado como en mi familia y la gente de mi alrededor de toda la vida, el proyecto les ha hecho cambiar mucho la opinión sobre el feminismo. Ahora por supuesto me siento muy orgullosa de ser la creadora de un fanzine feminista para todos. No sólo para mujeres.

¿Con quién te relacionas amistosa, intelectual o creativamente en torno al feminismo?

Me encanta que me hagas esta pregunta. Tengo amigas que me inspiran muchísimo y de las que aprendo constantemente. Marta Llorens es diseñadora gráfica, y aparte de ser una de mis mejores amigas -o más bien una hermana- vive conmigo. Su opinión es la que más valor tiene para mí. Patricia Moreno es periodista. Es increíble todo lo que se puede aprender de ella. África Pitarch es ilustradora y artista. Alba Correa, Ana Iris Simón y Silvia Lorente, periodistas también. María Rosenfeldt, la diseñadora detrás de HERIDADEGATO, o Amelia García y Rocío Madrid fotógrafas y diseñadoras gráficas. Son todas muy creativas y todo lo que tienen de guerreras lo tienen de divertidas. Casi todas son regalos que me ha dado Madrid. Además, tenemos un grupo de WhatsApp donde nos informamos de todo lo que pasa alrededor del feminismo.

¿Qué consideras que estás aportando a la sociedad con tu proyecto?

No sé muy bien lo que estoy aportando a la sociedad con Girls from today. Sólo sé que cuando se nos estudie en el futuro podrán ver una fuente desde dentro. Podrán leer a chicas escribiendo sobre cómo se sentían en 2018. Supongo que lo que quiero es romper tabúes y mostrar que para ser feminista no tienes que ser de una manera o de otra. Acabar con la tontería de que los hombres no pueden ser feministas. Deben serlo, y en el futuro lo serán. Me gustaría pensar que mi fanzine trasmite eso, libertad. Ya sé que viviendo en España es mucho más fácil que en otras partes del mundo, soy consciente de eso. Yo reflejo lo que tengo alrededor. Me planteo muchas veces hacer algo mucho más allá, fuera de estas fronteras.

¿Qué cantidad de mujeres te leen respecto a hombres? ¿Cómo consideras que puedes hacer atractivo el acercamiento de los hombres, de forma que ellos puedan verse involucrados con el feminismo y el proyecto?

En Instagram tengo un 88% de mujeres frente a un 12 % de hombres. Pero sí que es verdad que en ferias o en la web compran muchos chicos. Estoy trabajando en un fanzine donde sólo salgan hombres feministas, porque creo que es muy importante que esto sea cosa de todos. Pronto podré dar más detalles sobre él.

Comentabas en otra entrevista que hay que luchar por ser la mujer que cada una quiera, sin avergonzarse de nada y sin que te importe la opinión de los demás. Esto es ser una mujer de hoy. ¿Qué papel crees que juegan las redes sociales respecto a conseguir este objetivo?

Internet, nos guste más o menos es una herramienta que te da muchísima libertad. Como ya he comentado antes, noto en Instagram una especie de unión/sorority que nos está haciendo ser mucho más visibles y fuertes entre todas. Pero como todo, tiene sus cosas negativas. Entiendo que el punto ese de compararse etc… Por eso creo que es muy importante, no se si incluso que se estudie en los colegios, saber que Instagram no es siempre real.

Girls from today sí (ríe) porque trato de mostrar siempre lo que pienso, por eso ahora escribo frases en rojo con lo que me pasa por la cabeza. Pero, por ejemplo, mi cuenta personal (@andreasavall) la utilizo más de manera profesional, de portfolio etc… No se ve si estoy triste o si estoy contenta. Instagram al fin y al cabo es como la vida real, hay que competir con uno mismo (sin obsesionarse). Además, ahora que ya nos hemos dado cuenta de que las otras chicas no son rivales, sino aliadas, no cabe el compararse con otras. Cada uno es único y eso es lo más bonito del mundo.

Lo que no entiendo es lo de que en la propia red social haya censura. Lo de los pezones femeninos me parece intolerable. Cada uno tiene derecho a hacer con su cuerpo lo que quiera y a expresarse como pueda.

www.girlsfromtoday.com
 

· Girly Girl Magazine ·

 

 
¿Cuál es el punto de partida de Girly Girl Magazine?

Nos conocimos a través de la web ‘OlocomesOlodejas’. Tuvimos casi una cita a ciegas porque Cristina Alonso empezó a colaborar en la web y la verdad es que salió genial. Llegamos igual vestidas al restaurante, con el mismo nombre, y después de entablar conversación nos dimos cuenta de que teníamos muchas cosas en común. Las dos tenemos intereses muy parecidos y siempre nos había rondado la idea del blog de forma individual antes de conocernos, así que al final surgió de forma natural. La cita podría haber sido un desastre, pero no, siempre decimos que ojalá nos hubiésemos conocido antes.

¿Cuál es la evolución en vuestra forma de pensar y sentir el feminismo conforme avanzáis con el proyecto? ¿Qué ha cambiado y que permanece en vuestra percepción sobre el tema?

El primer post del blog es una declaración de intenciones en ese sentido. Aunque no mencionásemos el feminismo de forma explícita, impregnaba el mensaje, veníamos a decir que “las cosas de chicas” de las que se han hablado siempre en las revistas van mucho más allá de lo que siempre habíamos oído. A medida que fuimos añadiendo contenido nos dimos cuenta de que nos apetecía ceder nuestro espacio a las mujeres, dar voz a proyectos femeninos. Nosotras somos feministas y el blog somos nosotras así que al final se refleja en lo que escribimos. Pero el feminismo es algo transversal que en ocasiones aparece de forma explícita sí, pero en la web hablamos de todas las cosas que nos interesan; los viajes, la moda, los culos que no nos entran en el bañador, la pizza, los libros, el vermú…

¿Con quién os relacionáis amistosa, intelectual o creativamente en torno al feminismo?

Siempre decimos que lo mejor que nos ha dado Girly Girl es todas esas chicas que hemos conocido durante este año, que nos han dicho “Ey, pensamos como vosotras, estamos aquí juntas, vamos a hacer cosas”. Nos llegan muchos mails a diario de chicas muy majas, que nos mandan palabras maravillosas y cosas interesantes que hacen o cosas que piensan. Una de las colaboraciones más bonitas que hemos hecho, aunque no tuvo tanta repercusión, fue la ilustración que Maria Hesse realizó para subastar en nuestra web el Día de la Mujer con beneficios a favor de una asociación de mujeres que han sufrido violencia de género.

Una profesora y otra publicista. Educación desde la base y una fuerte vía de comunicación de valores en sus diferentes plataformas. ¿Cómo abordáis el tema desde vuestros puestos laborales?

C.V. Como profe la labor de educar en la igualdad de género es fundamental. Yo intento tenerlo en cuenta en cada cosa que hago en el aula, programando momentos específicos, pero sobretodo de forma transversal en el día a día con el alumnado. Es importante usar el lenguaje inclusivo desde que son pequeñxs. En realidad lxs niñxs nacen sin prejuicios de género y es alrededor de los 4 años cuando empiezan a tener claro cuál es su lugar en el mundo dependiendo de si son niña o niño. La televisión, los juguetes, la sociedad no para de mandar mensajes diferenciadores según el género. Por eso es imprescindible que desde el aula trabajemos la igualdad. Lenguaje inclusivo y romper con los roles de género tradicionales son dos de las claves en este sentido en mi trabajo.

C.A. En las agencias de publicidad, sobre todo en el departamento creativo, en el que soy supervisora creativa/ copywriter, hay muy pocas mujeres que llegan a los altos cargos. Una de las causas principales es que muchas tenemos que tomar la decisión de tener vida personal y familia o dedicarte a tiempo completo a tu trabajo. Creo que las nuevas generaciones de mujeres estamos intentando apostar por cambiar las cosas, porque estamos igual capacitadas que los hombres y es una cuestión de conciliación laboral. Va a ser difícil, pero las mujeres de mi gremio no paramos de alzar la voz. Por otro lado, también es nuestra labor, cambiar los mensajes de los anuncios en los que el machismo lleva implícito desde hace generaciones, impregnando la cultura. Si cuando contamos ideas, cambiamos el hecho de usar a la mujer como reclamo, o dejamos de ponerla en un rol desigual al hombre, estaremos cambiando los discursos e impactando a muchas personas.

Con la camiseta “March like a girl”, junto a Compañía Fantástica, superasteis expectativas. ¿Algún plan o asociación de cara a la vuelta de vacaciones para dar más visibilidad a la lucha feminista?

No tenemos ningún plan concreto (o sí pero son secretos jaja) El feminismo, si crees en ello, va a impregnar todo lo que hagas, ya sea una camiseta, un artículo, una acción solidaria. Por eso este año que viene seguiremos siendo como hasta ahora, hablando de proyectos de mujeres y dando voz a los problemas e inquietudes que nosotras tenemos y que muchas veces son extensibles al resto.

¿Qué cantidad de mujeres os leen respecto a hombres? ¿Cómo consideráis que podéis hacer atractivo el acercamiento de los hombres, de forma que ellos puedan verse involucrados con el feminismo y el proyecto?

La gran mayoría de nuestras lectoras son mujeres y nosotras felices porque escribimos para ellas. Compartimos intereses e inquietudes, conocimientos y experiencias y es un subidón crecer juntas. Es normal que los hombres entren menos a nuestro blog por el simple hecho de que muchos de los artículos son de moda femenina, cosmética, etc, aunque tenemos algún que otro fan de las camisetas. Los hombres que nos quieran leer son bienvenidos, por supuesto que sí. Nos encantaría, ya que también se necesita que ellos se sumen a la lucha feminista, cuya participación por supuesto es necesaria como aliados, acompañando, no liderando.

www.girlygirlmagazine.com
 
 

· Glitter Zines ·

 

 
¿Cuál es el punto de partida de Glitter Zines?

El germen es un poema sobre la quema de brujas que escribió Elena Barrio, allá por el 2015. A partir de ahí surgió el borrador del poemario y la sesión de fotos, a cargo de Henar Bengale y Patrisick, que aportaron a los poemas una carga visual súper potente que marcaría el inicio de la estética Glitter.

¿Cuál es vuestra evolución en la forma de pensar y sentir el feminismo conforme avanzáis con el proyecto?

Sentimos que es un constante aprendizaje y nos hemos dado cuenta de que tenemos que estar leyendo y escuchando otras experiencias siempre para poder entender el feminismo como lo que es, un movimiento transversal que lucha por un mundo más justo y empático.

¿Con quién os relacionáis amistosa, intelectual o creativamente en torno al feminismo?

Es cierto que somos un poco endogámicas, y charlamos mucho entre nosotras sobre cine, arte, libros y estímulos varios. Intentamos leer todo lo que podemos a periodistas como Alba Muñoz o Noemí López Trujillo, charlar con las compañeras de los mercadillos feministas y dialogar con amigas tan interesantes como Oriette D’Angelo, Emma Pedreira, Gina Baldé o Alicia G. Núñez. Siempre surgen debates muy interesantes.

¿Qué cantidad de mujeres os leen/compran respecto a hombres? ¿Cómo consideráis que podéis hacer atractivo el acercamiento de los hombres, de forma que ellos puedan verse involucrados con el feminismo y el proyecto?

El porcentaje de mujeres que adquiere nuestros artículos es bastante más alto que el de hombres. Hasta en los mercadillos, que es cuando podemos hablar directamente con la persona que nos está comprando. En la mayoría de casos ellos se llevan los fanzines para regalárselos a ellas. Creemos que las mujeres se acercan más a nuestro trabajo porque sienten que empatizamos con su posición y porque nos mueve la misma lucha.

Sin embargo, es una lucha que nos atañe a todos y pensar que el hombre queda excluido de nuestros fanzines (y del movimiento feminista en general) es un error. Incluso, sin ser nuestro objetivo, hemos hablado en nuestros fanzines de algún hombre, como Piotr Dolgov, un astronauta soviético que falleció en misión y fue ocultado de la historia porque no interesaba que se supiera que había fracasado.

En Glitter hablamos sobre todo de mujeres porque son la parte oprimida de la historia, y eso hace que nuestro público sea femenino, aunque, como decíamos, es un tema que debería interesarnos a todos.

Tocáis varios formatos: el más romántico es el fanzine impreso, también desmontable, y el fanzine digital con Lilith. ¿Cuál genera mejor y/o mayor impacto y lecturas? ¿Cuál os gusta más?

Por estadística, la gente llega antes al formato digital que al físico. Pero siempre preferimos el formato impreso porque así no tenemos la obligación de censurar el contenido. Además, en la comunidad que se ha creado alrededor de nuestro proyecto, los fanzines impresos siempre son los más esperados.

Estáis tirando abajo de una manera poética y cuidada los mitos y leyendas del patriarcado, ¿cuál es el mito más grande o el primero que deberíamos derribar todos para acercarnos algo más al feminismo?

Para nosotras el principal es de Penélope, el de la mujer que espera, que deja su vida en pausa a la espera del otro. De pequeñas nos convencen de que nuestra vida empezará “de verdad” el día en el que nos encontremos a esa persona que nos completa. Es una creencia muy peligrosa que nos limita, nos encoge la autoestima y nos empequeñece.

www.glitterzine.com
 
 

· Tetaandteta ·

 

 
¿Cuál es el punto de partida de Teta And Teta? 

El punto de partida es teta & teta como coworking creativo. El nombre surge como sinónimo de pasarlo bien (creativo) y de mamar unos de otros (coworking). La marca de productos feministas llega más tarde y es cosa del azar: poco tiempo después de abrir el espacio, hicimos unas camisetas marcando teta por ser conceptuales (me gusta mucho lo conceptual, las ideas, vengo de las agencias de publicidad, trabajé en ellas como copywriter durante 10 años hasta que en 2007 monté la mía, Molaría, que más que una agencia de publi es un estudio creativo), no por reivindicar ni desexualizar nada. Cuando las compartimos en instagram (2013-14) me di cuenta de que podíamos alimentar un movimiento que ni siquiera conocía, el #freethenipple.  Ahí empezó todo este lío. Sin quererlo nos echamos una misión social encima: desexualizar, normalizar, concienciar con humor, con diseño. ¿Cómo se huye de una misión como ésta? ¿Cómo se escapa de la verdad?

¿Cuál es vuestra evolución en la forma de pensar y sentir el feminismo conforme avanzáis con el proyecto?

Sinceramente, cuando empezó todo esto mis conocimientos sobre feminismo eran muy básicos, de sentido común, de haber leído mucho a Simone de Beauvoir en el Liceo Francés y poco más. Superficiales. Es la propia marca la que me despierta y me lleva a aprender, a leer, a informarme y, también, a caerme del guindo e indignarme. Supongo que he tenido suerte y que nunca he sufrido (o no consideraba estar sufriendo) la desigualdad y la discriminación directamente; también soy consciente, ahora, de que tampoco la veía (o quería ver) a mi alrededor. Vamos, que estaba ciega y dormida. He recibido una educación machista porque he nacido en una sociedad machista. He sido machista durante toda mi vida y me he enterado hace 5 años.

¿Con quién os relacionáis amistosa, intelectual o creativamente en torno al feminismo más allá de vuestro co-working?

No sé cómo contestar a esto. Supongo que el hecho de interesarme por el tema y leer mucho, historia, actualidad, y las redes sociales, todo ha ayudado a cambiar la mentalidad. No sé si puedo personalizarlo en personas concretas. Por poner un ejemplo, se me ocurre Flavita Banana. Descubrir su manera de pensar ha sido muy liberador, esas verdades que suelta en cada viñeta la tía, con humor e inteligencia, entran para quedarse y para transformar algo.

Las camitetas también tienen algo que ver, no me imagino hace 10 años saliendo a la calle con unas tetas pintadas en una camiseta, honestamente, pero cuando sacas teta, de alguna manera te liberas, y de la teta pasas al michelín, y del michelín pasas a quererte en vez de buscarte defectos y nadar en complejos absurdos. Pasas de querer ser perfecta a no quererlo.

También recuerdo a la novia de un amigo, Julia Morandeira, una comisaria de arte muy inteligente y muy potente que me impactó cuando la conocí. Me marcó su manera de pensar y de hablar sobre mujeres y verdades. Siempre va por delante, siete pueblos.

¿Cómo definiríais vuestro proyecto? Combináis producto, con iniciativa social, con diseño…

Es difícil definirnos, y de momento, no hemos encontrado la etiqueta adecuada. Y eso, en el fondo, me gusta. Nos da más libertad, y también nos aleja del estereotipo. Nunca sabemos por dónde vamos a salir, de verdad. La mayoría de las cosas que han pasado o pasan en Teta no son planeadas y la idea es seguir así. No somos una marca comercial, no tenemos la presión de tener que vender o sacar productos cada temporada. No vivimos de ellos, todo lo contrario. La marca nos roba mucho tiempo, más del que me puedo permitir, es insensato, pero por otro lado, enriquece mucho.

Tiene una misión social, cosa que Molaría, que es la que me da de comer, no. ¿Y eso? Porque funciona, transforma cosas en la gente (empezando por uno mismo), recibimos un feedback maravilloso, recuerdo un mensaje de una chica que decía, literalmente: “el otro día me compré una camiteta de tetas pintadas, me la puse para sentarme a comer con mis padres y gracias a ella tuve una conversación con ellos que nunca me atreví a tener. Muchísimas gracias (…)” Y así todo el rato. También me gustaría destacar el 8M, muchas personas salieron a la calle con productos de teta. Fue una recompensa inesperada al esfuerzo. Nuestros productos gritando, protestando, subiendo el volumen de quienes los llevaban. Fue la pera, la teta.

¿Qué cantidad de mujeres os compran respecto a hombres?

Diría que 90% mujeres 10 % hombres.

 ¿Cómo consideráis que podéis hacer atractivo el acercamiento de los hombres, de forma que ellos puedan verse involucrados con el feminismo y con el proyecto?

Esa es una pregunta que nos hacemos a veces. El problema es que no tenemos tiempo para buscar respuestas. Ya llegarán 🙂

¿Qué creéis que pasaría si Instagram cediese en su normativa y dejase mostrar todos esos nipples que quieren ser libres?

¡Un fiestón! Ja,ja, no sé. Supongo que el hecho de que una de las marcas más poderosas e influyentes del mundo tratara por fin de la misma manera al hombre y a la mujer ayudaría a estar más cerca de la igualdad. Pero estamos tan lejos…Es verdad que cada vez menos, que vete tú a saber. Desde luego sería un paso. Un tema menos en el que poner el foco. Lo seguro es que tacharíamos este objetivo de la lista y seguiríamos con el resto de objetivos, como acelerar la normalización de la lactancia en publico (el recato es un negocio) o visibilizar colectivos de mujeres invisibles para la sociedad, como A las olvidadas, que es nuestra última iniciativa, la que más nos ha turbado, de verdad. También seguiríamos con el foco puesto en la prevención del cáncer de mama, más allá del 19 de octubre.

www.tetaandteta.com