Spiderman en tanga o Superman sin mallas: así es la crítica al sexismo en los cómics

13 / 08 / 2018
POR Irati González

Cansada de la representación hipersexualizada de las mujeres en las portadas de los cómics, Shreya Arora cambia las tornas y reemplaza las imágenes con superhéroes masculinos.

 

 
En la portada de un número de 1991 de The Sensational She-Hulk, la contraparte femenina del superhéroe Hulk aparece en bikini y tanga, y con todas sus curvas enfatizadas. Ella adopta una pose seductora con una pelota de playa estratégicamente colocada en sus brazos. Mientras que las portadas de los cómics de She-Hulk enfatizan su sexualidad, las del Incredible Hulk se centran en su fuerza y poder. Lo mismo pasa con todos y cada uno de los protagonistas de Marvel y DC, por eso, la artista Shreya Arora, aficionada a los comics desde pequeña, se sorprendió al no haber notado antes el contraste.

Alumna del Instituto Nacional de Diseño de Ahmedabad (India), Arora decidió cambiar la narrativa sexista representando a los superhéroes, de la misma manera hipersexualizada a la que están sometidas las superheroínas. “Las portadas de She-Hulk son sexistas en todos los sentidos posibles”, dijo Arora a la revista Scroll. “Nunca se haría nada sobre esa representación a un hombre, ya sea el lenguaje corporal o la ropa o el diálogo frívolo”. Por eso, para un proyecto de clase durante un semestre de intercambio en Francia, creó seis portadas de comics con personajes familiares, como Spiderman, Batman, Superman como si de figuras femeninas se tratase.
 


 
En ellas podemos ver a Spiderman en tanga mostrando sus nalgas y con pose tímida, a Superman brincando por el cielo sin su capa y sus medias, o a Hulk semidesnudo mostrando su faceta más vulnerable. Es decir, parodias de hombres que en el caso de las mujeres son imágenes reales. “Con los hombres, sus bíceps y abdominales son exagerados para que se vean extraordinariamente fuertes, mientras que con las superheroínas, sus senos y nalgas se acentúan, y la cintura se estrecha, para que se vean extraordinariamente sexys y vulnerables”, añade la artista.
 


 
Pero esta no es la primera vez que Arora utiliza el arte para hablar sobre las narrativas patriarcales en las noticias, la literatura y el arte pop. En un proyecto de arte personal en el que trabajó en marzo, titulado ‘The Good Victim Starter Pack’, ridiculizó la cultura de culpar a las víctimas de agresión sexual. En la mayoría de los casos, la ropa que viste la mujer, el momento del incidente y el comportamiento de la ella fueron los culpables. Las obras de arte incluyen una portada de revista con el título “LOGUE Kya Kahenge”, con una exclusiva sobre “por qué ser víctima de agresión sexual es tu culpa”. También creó anuncios de estilo vintage con leyendas, como “Tal vez nazca con, tal vez sea patriarcado” y “Dale el don del silencio doméstico”.