#Editorasmusicales: Sandra Montosa

24 / 01 / 2018
POR Nadia Leal

Esta es la tercera entrega de de la serie de entrevistas #EDITORASMUSICALES que he hecho a mujeres conocidas en el sector musical por ser editoras/coordinadoras/jefas de música de distintos medios especializados. Tienen en común la pasión y amor por la música, la fuerza para seguir luchando en este sector y, curiosamente, todas ellas están enfocadas en medios más underground.

 

· SANDRA MONTOSA ·

 

 
“Mis primeros recuerdos, con ocho años, son de escuchar a Depeche Mode, Michael Jackson, Joy Division, Can o el rock de Santana, una música que ha marcado mi manera de ser y de pensar”, confiesa. Siempre ha sido muy ‘nerd’. Con diez años se pasaba las horas leyendo, escuchando música y jugando con el ordenador. Grababa sus sesiones con la platina del cassette y temas de la radio, y de cassettes de sus padres. Con dieciséis empezó a ir a fiestas de música electrónica y aprendió los primeros trucos para pinchar. Con veinte años acompañó a un amigo a una entrevista con Richie Hawtin, y la experiencia le gustó tanto que decidió hacerse colaboradora de la revista DJ1, en la que entrevistó a artistas como Kevin Saunderson, Derrick May o Juan Atkins, además de realizar crónicas de eventos y festivales como Sónar. Más tarde conoció a la gente de Go Mag, donde pasó varios años coordinando algunos contenidos y trabajando en publicidad. Era una época movida, ya que también tenía un sello discográfico, Subconce Records, hacía el booking de artistas como Eclec Sonde, Pascal Feos o Vitalic, y pinchaba junto a su amiga Laurine (del sello Slow Life) como Red Dolls, un dúo con el que recorrieron clubes y festivales por Europa. Poco después conoció a Rubén Vidal, el director de Ocimag, y comenzó a colaborar con la revista, hasta que un problema personal le hizo dejarlo todo, a finales de 2010. Una pausa que terminó después de que un familiar la llevara a Sónar: una fiesta Kompakt y una sesión de after con una sesión de Gameboyz le empujaron a volver a la música y el mundo editorial. Fue entonces cuando Rubén le tendió la mano y le confió la comercialización y la gestión de contenidos de la revista. Junto a él y el resto de colaboradores ha formado un equipo capaz de transmitir una visión particular y diferente, desde el amor, en la que priman el descubrimiento de nuevos valores, y la armonía por encima de las luchas de egos y las críticas destructivas. “Algo muy importante para mantener vivo el proyecto de una revista de papel”, en su opinión.

¿Qué cambiarías de la industria actual si pudieses? ¿O cómo crees que podría cambiar?

Bueno (risas) los que trabajamos en esto luchamos para que la industria “mejore”, no sé si cambiar en este caso sería la palabra, ya que es inevitable que cambie, debido el avance/evolución social, de la música y de la tecnología. Yo soy un poco soñadora… Y mi sueño es que la industria musical funcione y sea justa para tod@s aquell@s que realmente ponen el alma y la vida en la música… Para los que la música es una forma de vida. No es justo que el que tenga más dinero sea el que tenga más visibilidad, ni es justo que no se trate a la música como un arte, que es lo que actualmente viene pasando, desde hace unos años… Eso entre muchas otras cosas, por ejemplo. Muchos y muchas le han perdido el respeto a la música, y al poder que ésta tiene.

¿Crees que están y estamos preparados en este sector para que haya mujeres con el mismo poder/status de trabajo que cualquier hombre?

Por supuesto que sí, y aunque no lo estuviera, las mujeres estaremos ahí con esa fuerza que nos caracteriza. La música además no es una cuestión de sexo/género: los oídos son los mismos en un hombre que en una mujer, al igual que el “corazón”. Me parece de mente estrecha pensar que una mujer no puede sentir la música, estudiarla, comprenderla y vivirla como un hombre. Por suerte, en Ocimag por ejemplo, yo soy la editora musical, y mi jefe y los periodistas son hombres: me demuestran que ellos no piensan así, y me siento valorada y respetada en mi trabajo. Así que sí, hay gente preparada y que no me mira si soy hombre y mujer.

¿Qué es lo más absurdo que te ha pasado y que te han dicho por ser mujer?

No sé si llamarlo absurdo, pero me enfadé bastante…. Han llegado a quitarme de los platos a la 4ª mezcla (se suponía que pinchaba 1 hora y media), sólo porque el dj “macho alfa” de la fiesta no soportaba la buena música que estaba pinchando… Por ser mujer. Este hecho sí lo recordaré siempre (ríe) no voy a decir el dj, pero fue en CITY HALL (Barcelona). Eso sí, después hay artistas y gente del sector que le dan sentido a tu trabajo y a tus horas de dedicación, porque nunca te han mirado como a una mujer.

¿Cómo nació tu pasión por la música? ¿Por qué sigues en el sector?

Bueno… Siempre he tenido esa pasión, desde bien chiquita. Mi madre es muy melómana (aunque no me guste lo que escucha….), y ha sabido transmitirme esa pasión incondicional por la música. Para mí es una forma de vida… Me recuerda todo cuando lo necesito. Es esa amiga que nunca me falla, aunque suene típico y tópico. ¿Por qué sigo? Porque tengo un sueño, y otro sueño junto a mi mejor amigo profesional, y la vida es para intentar conseguir alguno. Espero mejorar la escena con mis granitos de arena y ayudar a toda la gente que pueda en el camino, voy aprendiendo también, muchísimo. No quiero medallas ni esas cosas. Además, cuando decidí volver al mundo editorial – gracias a Ocimag que me dio esta muy buena oportunidad -, lo hice con la premisa de hacerlo “bonito”… y defender valores sociales y muchas cosas que se están perdiendo por el camino. Con la música se puede llegar a todo el mundo, es un lenguaje que cualquiera puede comprender y esbozar. Sigo en el sector porque me gusta acabar lo que comienzo, ¡y porque hay pocas mujeres Nadia! 😉

¿Qué consejo le darías a alguien joven que quisiera comenzar?

Que no venda su talento ni su alma a cualquiera por dar a conocer su música. Si su música es arte en cualquiera de sus formas, encontrará el camino para llegar al mundo sin tener que venderse. No hay nada más bonito que subir escalones porque los has luchado, no porque te han comprado. Y sobre todo: que no mire atrás, que deje atrás todo aquello que no le deja avanzar hacia la música y su objetivo.

¿Crees que el underground sobrevivirá al mainstream? O, por el contrario, ¿el underground seguirá vigente y lo más comercial decaerá de tan obvio que es?

Personalmente creo que uno no puede existir sin el otro: las tendencias “mainstream” surgen también de nuevas creaciones/corrientes underground… El “underground” siempre existirá, es la parte más intelectual y visionaria de la música… Así como el comercial/mainstream que intenta trasladar lo underground a la masa… Algunas veces con éxito, pero la mayoría de veces con tendencias efímeras y poco duraderas en el tiempo, y que cultural y socialmente aportan más bien poco.

¿Hacia dónde van los géneros musicales?

Es bonito no saber con certeza hacia dónde se dirigen exactamente… Eso dependerá de la creatividad y riesgo de los artistas, así como del riesgo que quieran correr los promotores y gente de la industria, que tiene que apostar – en mi humilde opinión – por lo creativo y diferente, en todas sus formas. Está claro que la música electrónica es la música “del futuro” (hace ya tiempo que es así y sigue con su evolución/mutación)… Pero hay estilos que son claves para el desarrollo de las músicas “tecnológicas” (actualmente hay que ser músico para tener un desarrollo como artista y carrera musical satisfactorios): la música clásica, el rock, el punk y el pop como más destacados…

¿Por qué crees que hay más editoras musicales en medios underground que en medios más generalistas?

Como te comentaba antes, el término underground implica un grado de intelecto y visión de la música… El machismo no existe en una persona inteligente y con un grado de ética y cultura a la altura de los tiempos en que vivimos. Está claro también que la gente que trabaja en la parte underground de la música, lo hace por más motivos a parte de ganarse la vida económicamente. Espero haber contestado a la pregunta.

Esta entrevista pertenece a la serie #EDITORASMUSICALES. La siguiente entrega es la historia de Samantha Cuglia, periodista argentina afincada en españa, su especialidad la musica electrónica. Si quieres saber más sobre ella no te pierdas #VEINDIGITAL la próxima semana.

@la_dark_madame