Transgresión femenina a través de la danza moderna

02 / 04 / 2018
POR Anna Pardo

La muestra “La bailarina del futuro. De Isadora Duncan a Joséphine Baker” reivindica el papel de las mujeres pioneras y del baile como esencia del arte vanguardista; el mar, la Grecia Clásica y la ciencia convergen en un mismo objetivo: ser fuente de inspiración para crear belleza.

 

Loie Fuller bailando, c.1900. MET. Gilman Collection, Purchase, Mrs. Walter Annenberg and The Annenberg Foundation Gift, 2005

 
Madrid celebra el arte en todas sus manifestaciones. La danza, como expresión del tiempo, apuesta por renovar la definición de la mujer en la sociedad. El Espacio Fundación Telefónica idea una exposición que ofrece una mirada al baile moderno a través de siete coreógrafas y bailarinas que marcaron historia. Las siete artistas seleccionadas crearon nuevas formas de expresión y liberaron el cuerpo femenino enfrentándose a las convenciones sociales de cada momento y al sólido canon del ballet romántico. Todas ellas fueron clave para impulsar la danza moderna y generar la libertad del cuerpo. Isadora Duncan, Loïe Fuller, Joséphine Baker, Tórtola Valencia, Mary Wigman, Martha Graham y Doris Humphrey son los nombres que protagonizaron un pensamiento crítico y una respuesta revolucionaria. La exposición defiende el papel de la mujer transgresora en el arte y presenta la danza del cambio de siglo como una forma de arte nuevo, experimentando con las limitaciones impuestas a lo largo de la historia.
 

Harris Ewing. Danza, 1924. Washington, Library of Congress

 

Comisariada por María Santoyo y Miguel Ángel Delgado y con la colaboración de Ibis Albizu, Doctora en Filosofía por la UCM y experta en teoría de la danza, y de la bailarina profesional Agnès López Río aborda la renovación del lenguaje corporal a través de la danza moderna. Además, reivindica la importancia de la mujer dentro del mundo del baile, ya que la historia de esta manifestación artística ha estado marcado por la figura del hombre. El acceso de la mujer al escenario estuvo prohibido durante muchos años y, en la actualidad, la mayoría de altos cargos están ocupados, en términos generales, por hombres.

 

Folkwangschule. Curso de danza por Sigurd Leeder. Aprendizaje de una coreografía según la notación Laban. Fondation SAPA, fonds Sigurd Leeder

 
Isadora Duncan es el punto de partida de la historia que dibuja la muestra. La creatividad, la revolucionaria puesta en escena y el estilo de vida de la bailarina americana causaron gran impacto en sus contemporáneos. Se convirtió en pionera y visionaria, debido a que fue la primera mujer en cuestionar el ballet clásico. Loïe Fuller, Tórtola Valencia y Joséphine Baker marcaron el el ambiente libre de la escena popular. Las tres bailarinas gozaron de enorme popularidad en su época. Acabaron con numerosos clichés y rompieron tabúes sexuales con bailes como el cabaret o el charleston. El expresionismo y la máscara, como símbolo de los miedos del mundo europeo de entreguerras, marcaron el camino de la bailarina alemana Mary Wigman. Por otro lado, Martha Graham fue creadora de un lenguaje coreográfico autónomo y tuvo la magnífica capacidad de comunicar toda pasión esencial, se ha convertido en uno de los iconos más relevantes de la danza contemporánea. La última sección está protagonizada por la coreógrafa Doris Humphrey, quien acabó con la verticalidad en la danza y arriesgó con la gravidez, añadiendo valor a la atracción del cuerpo del bailarín hacia la tierra.
 

Ida Rubinstein en un estudio fotográfico, c. 1910, interpretando a Zobeida en SchÇhÇrazade. Library of Congress

 
Hasta el 24 de junio de 2018, en la cuarta planta de la Calle Fuencarral número 3, podremos disfrutar de una muestra que habla de historia, de danza, de feminidad, de renovación y del poder del cuerpo como medio de expresión. Isadora Duncan y su afirmación “Si pudiera decir lo que pienso, no valdría la pena bailarlo” describen a la perfección la esencia de la exposición que llenará de arte la capital esta primavera.
 

Kaethe Augenstein. Folkwangschule. Sigurd Leeder supervisando la lectura de una notación Laban por un alumno. Fondation SAPA, fonds Sigurd Leeder ©Stadtarchiv und Stadthistorische Bibliothe

 

 

www.espacio.fundaciontelefonica.com