#DIVASDELJAZZ: Sarah Vaughan, la incansable voz de Bebop

17 / 03 / 2020
POR Débora Lamas Costa

No lo tuvo fácil y fue capaz de enfrentarse a la industria musical. Alabada más por sus compañeros que por el público en general, actualmente es un referente en la historia de la música.

Sarah Vaughan (1924-1990), apodada Sassy y La divina, fue una cantante estadounidense. Es considerada por muchos una de las más importantes e influyentes voces femeninas del género y la reina del Bebop. Te ofrecemos algunos datos clave para entender su relevancia artística en el mundo del jazz.

• Una infancia rodeada de música •

Sarah procedía de una familia interesada en la música, su padre era carpintero y solía tocar la guitarra, mientras que su madre era lavandera y cantaba en la Iglesia Baptista de Mont Zion. En esa misma iglesia, fue donde la artista dio sus primeros pasos en el mundo de la música. Empezó cantando góspel y fue organista después de estudiar piano desde los siete años de edad.

• El teatro Apollo •

Vaughan, acompañada por una amiga, se desplazó a Nueva York en 1942 para tocar el acompañamiento en el concurso Apollo Theatre Amateur Night, quedando en segundo puesto. Más tarde, Sarah decidió volver como cantante con la canción Body and Soul, ganando el primer puesto. Su recompensa fueron 10 dólares y la promesa de ser telonera en una semana en el Apollo. Después de un retraso considerable, en la primavera de 1943 fue telonera de Ella Fitzgerald. Mientras actuaba, la cantante fue presentada al cantante Billy Eckstine de la banda Earl “Fatha” Hines, quien le ofreció trabajo en el acto como cantante el 4 de abril de 1943.

• Los primeros éxitos •

Sarah Vaughan con Billy Eckstine

Tras pasar a trabajar para Billy Eckstine, su primera grabación fue I´ll Wait to pride. Esta etapa fue decisiva para la cantante: “tocábamos la música que queríamos, lo que sentíamos dentro. Intentábamos educar el oído al público. A veces lo conseguíamos y otras no, no tenía importancia. Éramos felices tocando de aquella manera”.

Con los años, Sarah iba creando un estilo muy personal, salpicando por tendencias Bop, Hardbop, e influencia de músicas brasileña y latina. En 1949, ya era una artista consagrada cuando la discográfica Columbia la contrató. Estuvo grabando grandes éxitos durante 5 años y colaborando con todo el mundo importante en el jazz. Algunas de sus canciones más importantes en esta etapa fueron Black Coffee Vanity.

• En busca del jazz •

En 1954, Sarah rompió el contrato con Columbia para buscar una discográfica más pequeña que le dejara hacer lo que ella más quería: jazz. Mercury Records fue quien dejó las mejores grabaciones de la artista como How Important Can It Be Misty. Además de las colaboraciones con otros artistas como Cannoball Adderley o la orquestra Count Basie.

• Galardones a lo largo de su vida •

Sarah Vaughan en su actuación en La Casa Blanca

Durante su carreta, Vaughan fue invitada a actuar en La Casa Blanca o lugares como Carnegie Hall. La cantante recibió el  Grammy Lifetime Achievement en 1989. En año siguiente la seleccionaron para unirse al Jazz Hall of Fame en 1990. Además también recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

El 4 de abril de 1990, la artista murió de un cáncer de pulmón, después de someterse a quimioterapia. A pesar de todo, siempre mantuvo su incansable voz en el escenario.