10 iconos de estilo de los años 60 que todavía nos inspiran

23 / 03 / 2018
POR Anna Pardo

Visto en los desfiles primaverales de Marc Jacobs o Balenciaga, recordamos el estilo de los años 60 que revolucionó el mundo de la moda y erigió a influyentes iconos como Twiggy y Jane Birkin.

 

 
La década de 1960 aterriza con fuerza para quedarse entre nosotros. Como ya hemos observado en el post dedicado a las 6 tendencias clave que afirmar el revival de los años 60, la década del Twist y The Beatles estuvo marcada por la rebeldía y la energía de una generación que manifestaba sus ideales y apostaba por el cambio para conseguir un mundo mejor. Durante aquel periodo, hubo diversas tendencias que convivieron en armonía, desde el estilo Mod hasta las primeras pinceladas del movimiento hippie. Fue un lapso de tiempo marcado por el contraste y la búsqueda de nuevas formas de expresión. Explora de la mano de iconos de estilo como Briggite Bardot o Edie Sedgwick las tendencias esenciales de aquellos años.
 
1. La Generación Mod y Twiggy
 
El estilo Mod dio sus primeros pasos a fines de la década de 1950 y se popularizó a mediados de los años 60. Nacido en las áreas suburbanas de Gran Bretaña, fue un movimiento muy moderno. Gracias a la recuperación económica después de la Segunda Guerra Mundial, los jóvenes pudieron volver a innovar en moda. El resultado fue un estilo expresivo y atractivo para la época. Los elementos más destacados fueron: las minifaldas, el uso de colores vibrantes y estampados muy llamativos. La super modelo del momento, Twiggy, fue un icono de estilo Mod. El pelo corto, las pestañas marcadas y un aire infantil angelical insólito la convirtieron en una de las caras más representativas del periodo.
 

 
2. The French Girl y Brigitte Bardot
 
El estilo francés, siempre por delante en muchos aspectos, apostó por una imagen sensual pero, a la vez, delicada. Melenas largas y alborotadas, faldas mini, elegantes trajes de pantalón y llamativos sombreros reinaron entre las chicas francesas más modernas. Brigitte Bardot, icono de belleza y de moda, representó el ideal de bombshell. Paradigma de la belleza sin esfuerzo, lucía una cabellera rubia y cardada y un maquillaje de ojo de gato que marcó una época. La francesa, conocida por películas como Un Acte D’Amour, nombra un tipo de escote con los hombros al aire.
 

 
3. La elegancia americana y Jacqueline Kennedy
 
La Primera Dama de los Estados Undiso condujo el estilo impecable a la Casa Blanca. Los trajes de falda, los sombreros de copa y las gafas oscuras de gran tamaño la alzaron como prinicpal inspiración para las mujeres de todo el mundo. El traje rosa que lucía el día del asesinato de su marido ha pasado a la historia. Jackie era admiradora de modistas franceses como Christian Dior, Balenciaga y Givenchy. Su estilo, sobrio y sofisticado, no tiene fecha de caducidad.
 

 
4. El eclecticismo y Yoko Ono
 
La artista, mujer de John Lenon, ha sido siempre una persona singular. Su relación con la banda de música más conocida de la historia, The Beatles, causó mucha controversia. Ono nunca apostó por el color. La estética blanca de pies a cabeza fue su señal de identidad. El blanco absoluto reinó en los momentos más importantes de su vida, como su boda privada con Lenon. Los sombreros de ala ancha y las botas hasta la rodilla fueron sus accesorios predilectos durante esta era.
 

 
5. La It Girl y Edie Sedgwick
 
Bella, atrevida y provocativa, Sedgwick fue la cara bonita de The Factory, el estudio de Warhol en la Gran Manzana, donde se reunían las figuras más atractivas y modernas de la escena artística estadounidenseLa chica rica americana se convirtió en la reina de las fiestas más snob y selectas de Nueva York. Los ingredientes esenciales de su estética de niña buena fueron un delineado de ojos impactante, grandes pendientes, vestidos mini con medias negras y una melena corta color rubio platino. La vida de Sedgwick, no exenta de polémica, ha sido interpretada en la gran pantalla por Sienna Miller en la película Factory Girl.
 

 
6. El Rock Chic y Anita Pallenberg
 
La mayor influencia de estilo rock proviene del entorno de The Rolling Stones, Anita Pallenberg. La atractiva rubia tuvo aventuras con la mitad de los miembros de la banda. La modelo, descrita por su amiga Marianne Faithful como el paradigma del evil glamour, estuvo muy interesada en la magia negra y los rituales espirituales. Su aspecto representaba a la chica rockera arquetípica: botas altas hasta los muslos, flecos, pantalones ajustados, vistosos estampados y una larga melena. Pallenberg ha pasado a la historia por compartir su rebelde vida con la banda más rebelde de la música.
 

 
7. El Glamour de los 60 y The Supremes
 
Las reinas del R&B en los 60 nacieron en Detroit. Figuras tan destacadas como Diana Ross y Mary Wilson fueron parte de sus componentes. El conocido musical Dreamgirls se inspiró en su vida y obra. El estilo de The Supremes, caracterizado por el uso de vestidos de lentejuelas y trajes de falda a juego, abrió el camino para posteriores grupos musicales formados por chicas como, por ejemplo, las conocidas Destiny’s Child. Las chicas de Detroit supieron mezclar, a la perfección, sofisticación y elegancia en el panorama musical soul.
 

 
8. Las Dolly Girls y Mary Quant
 
Quant fue la diseñadora más innovadora de la década. En 1955 abrió una boutique llamada Bazaar en el barrio londinense de Chelsea. Este acontecimiento fue el inicio de lo que se llamaría London Look. Las minifaldas y leotardos de colores que lucía la joven desafiaron al mundo de la moda. La línea A de sus sencillos vestidos, con una longitud corta y vibrantes colores, se popularizó a gran escala entre las chicas más modernas y atrevidas de los años 60. Mary Quant también es responsable de los conocidos, actualmente, como hot pants y del look Lolita. La inglesa extendió el famoso peinado bob.
 

 
9. La subcultura hippie y Jane Birkin
 
La estética hippie protagonizó los años 70. Durante la década anterior, se pudieron observar pinceladas de la futura tendencia de la mano de figuras como Jane Birkin. La inglesa personificó el espíritu libre del momento. La actriz de Blow Up, gracias a su belleza delicada y atemporal, lucía un estilo discreto y básico pero efectivo. Los vestidos cortos, las medias transparentes y los tacones bajos fueron algunas de sus prendas fetiche. Para el día a día, optaba por cómodos pantalones vaqueros, camisetas blancas básicas o camisas vaporosas. El modelo de bolso más vendido de Hermès, Birkin, lleva su nombre.
 

 
10. Californian Style y Cher
 
Al igual que sus canciones y espectáculos, Cher asumió riesgos con su estilo y triunfó. Durante los años 60, la cantante se decantó por el estilo bohemio chic. La fuerte confianza en si misma la condujo a mezclar las primeras señales de la tendencia hippie con la elegancia cool que reinaba en California, una combinación atrevida y valiente. La cara de Cher estaba enmarcada con un pronunciado flequillo mientras que sus ojos brillaban maquillados con kohl negro. La artista demostró su amor por los estampados extravagantes y los pantalones acampanados más anchos. Cher es, sin suda, un icono representativo de los años 60 más intensos y excitantes.