Entre moda y arte: 5 desfiles para ilustrar la carrera de Viktor&Rolf

14 / 02 / 2018
POR Anna Pardo

Diseñadores de moda y artistas conceptuales, crean en cada colección una atmósfera creativa indescriptible y derriban las barreras de la industria con propuestas insólitas. Con motivo del 25º aniversario de su carrera, mostramos algunos de los momentos más significativos de su obra.

 

 
La firma holandesa, caracteriza por trabajar al límite entre la moda y el arte, se ha convertido en una referencia indiscutible para entender el cambio en el mundo de la moda de comienzos del siglo XXI. El dúo, que se conoció en la Escuela de Diseño de Amberes, tiene una capacidad de innovación que ha impactado a los espectadores y a los profesionales del sector. Cada colección de Viktor&Rolf abre un nuevo universo creativo y rompe con los códigos de la industria. Sus desfiles, que pueden ser considerados transgresores espectáculos, han desdibujado la frontera entre moda y la disciplina de la performance. Desde faldas de tul cortados con motosierra hasta vestidos que se convierten en cuadros. La firma ha tenido la capacidad de renovarse temporada tras temporada de una manera asombrosa.
 
Con motivo de su vigésimo quinto aniversario, inauguran la exposición “Viktor & Rolf: Fashion Artists 25 Years” en su Holanda natal. La muestra exhibe mas de 45 magníficos looks de alta costura en el Museo Kunsthal de Rotterdam. La moda en los museos ha sido una realidad en auge en el siglo XXI. Algunos diseñadores crean prendas que no tienen nada que envidiar a las mejores obras pictóricas o escultóricas de grandes artistas. Del 27 de Mayo al 30 de Septiembre de etse año podremos disfrutar de una exposición imprescindible para todos los amantes de la moda. Déjate sorprender por la obra de los diseñadores holandeses, te deslumbrará.
 

· OI1999 Alta Costura ·

 
A medida que la industria del lujo se consolidó a finales de los años noventa, la alta costura se estaba convirtiendo no sólo en un laboratorio creativo, sino también en una brillante herramienta de marketing. Con sólo 5 años de carrera, cautivaron con su colección Russian Doll para la temporada Otoño/Invierno 1999. En lugar de un desfile tradicional, vistieron a la modelo Maggie Rizer, que estaba parada en una plataforma giratoria, con una suma de prendas. La primera fue un minivestido humilde y deshilachado de arpillera, y el último, un abrigo de pelo, lleno de flores. Mostró literalmente las manos del diseñador en la proceso de fabricación. También fue una audaz crítica sobre el ritmo de la moda y el consumo. Un desfile inusual que ya ha pasado a ser parte de la historia de la moda.
 

· OI07/08 Ready-to-Wear ·

 
Uno de los desfiles más difíciles para las modelos de los últimos tiempos. Fue muy comentada por la angustia que produjo a los asistentes al espectáculo. Las chicas tuvieron que cargar pesados ​​aparejos de acero ​​con luces de foco, algunos de ellos construidos sobre sus propias cabezas. Además, incapaces de inclinarse o de usar sus brazos para mantener el equilibrio, caminaron por la pasarela con unos zuecos de madera tradicionales gigantescos. Se inspiraron en el vestuario popular holandés: tapices, cuadros y blusas blancas con abotonados muy detallados, pantalones cortos de pana… Un desfile polémico que no dejó a nadie indiferente.
 

· PV10 Ready-to-Wear ·

 
Una colección que cortaron los vestidos con motosierra, literalmente. “Con la crisis crediticia y todo el mundo reduciendo, decidimos cortar vestidos de tul”, dijo Snoeren. Los vestidos de los que hablamos llegaron al final del espectáculo. La falda de un vestido largo era una masa sólida de tul, a excepción del lugar donde un agujero había sido producido. Otro vestido fue cortado por la mitad, desafiando la gravedad. Una propuesta verdaderamente fabulosa. Sin embargo, muchos de los vestidos de cóctel y de trajes de dos piezas que protagonizaron el inicio del desfile fueron más comunes. Una propuesta que impresionó al público y a la crítica más severa.
 

· OI15/16 Alta Costura ·

 
Una forma de responder a la compleja pregunta de si la moda es arte o no es determinar si debe colgar en una pared o vestir un cuerpo. Viktor y Rolf complicaron el problema al sugerir que la respuesta podría ser “ambos”. La colleción, llamada Wearable Art, se mostró dentro del Palais de Tokyo. Demostraron que el arte y la moda van de la mano: integraron los marcos con bisagras en abrigos, vestidos y capas. Transformando los diseños de las piezas en obras de arte. Además, los diseñadores ejercieron como artistas de performance, extrayendo sus creaciones de las modelos y colgándolos en una especie de pared blanca de museo. El aspecto final representaba la construcción más extrema y la obra de arte más completa: un cuadro que muestra naturaleza muerta al estilo holandés. Un desfile que brilla por el concepto y la puesta en escena.
 

· OI17/18 Alta Costura ·

 
Para la campaña actual, Viktor & Rolf presentan una propuesta llamada Action Dolls. Con esta colección, el dúo holandés apoya de un modo creativo y distinto al medio ambiente. Crean un equipo de muñecas gigantes con aires surrealistas. “Pensamos que la realidad es tan extraña en este momento, que por qué no mostrar el lado surreal de la realidad”, añadiendo que “las muñecas luchan por un mundo mejor”, comentaron los diseñadores. Los trajes, que juegan de una manera espectacular con unas dimensiones exageradas, consisten en una chaqueta tipo bomber, vaqueros y una camiseta. También podemos ver abrigos oversized y vestidos de gran tamaño. Volumen es la palabra que define este desfile. Además, se mezclan con las icónicas Dr. Martens y calzado personalizadas por la propia firma Viktor&Rolf. Un desfile amable a la vista que escode una crítica voraz.
 
 

 
 

www.viktor-rolf.com