#PFW 1: lo escultural, lo asimétrico y lo punk

09 / 03 / 2017
POR Laura Caufapé

París y su Semana de la Moda O/I 2017 nos han dado una clase de moda y arquitectura, en estructurales sombreros, superposiciones imposibles, siluetas impensables y un punk de lo más asimétrico.

 
 

· Comme Des Garçons ·

Las colecciones de Comme Des Garçons son siempre una fiesta de volúmenes, figuras y proporciones, y la de otoño-invierno 2017 no iba a ser menos. Bajo el nombre de “El futuro de la silueta” París vio desfilar a mujeres sin brazos “encerradas” en piezas curvilíneas y voluptuosas -pasando por tonalidades blancas, grises, rojas y tierra-, que jugaban con las formas y se  enredaban en cada cuerpo. Los materiales, de apariencia descuidada y casi residual, encendían un gran trabajo artesano, con cordones negros muy ricos, bordados y tejidos handcraft. Si te quedaste con ganas de asistir, a partir de Mayo la colección estará expuesta en el Museo Metropolitano de Nueva York.


 
 

· Junya Watanabe ·

Asistir al desfile de de Junya Watanabe fue como coger un tren de vuelta a la época punk. Su propuesta, con la intrínseca esencia juvenil del diseñador, repasó materiales y estampados como el tartán, el leopardo salvaje y sin escrúpulos, las medias de rejilla medio rotas, el tweed, prendas de Lúrex y mucha geometría. Incluso las chaquetas recordaron a discos de vinilo destrozados. Nacido en los 60, la adolescencia del diseñador coincidió con la época dorada del punk, algo que de forma natural plasma en cada pieza.


 
 

· Yohji Yamamoto ·

Otra gran oda al negro. Esto ha sido la colección otoño-invierno 2017 de Yohji Yamamoto. Una lección de asimetría que bailaba entre códigos black muy trabajados y couture. En un afán del diseñador de crear nuevas siluetas, este enrolló y arrugó cada capa de ropa. Blusones y falda remetidas, chaqueta estilo “perfecto” o pantalones anchos -casi bombachos-. Al final, su alma minimalista también salió a la luz con camisas y chaquetas desestructuradas e irregulares. El punto estrella lo pusieron las pinceladas de pintura aplicadas al azar sobre algunos pliegues.


 
 

· Rick Owens ·

Rick Owens nunca deja de sorprender. Esta vez lo ha hecho creando sombreros a partir de sudaderas y camisetas enrollados a alambres, simulando coronas, velos y mitras, dejando entrever referencias a la época medieval, el reino animal y al divertido dibujo televisivo Sr. Snufflepagus. Rompiendo su fama de all-in-black, desató una secuencia de tonalidades tierras, aceitunas, blancos y grises sorprendente, en prendas como camisas de mangas extra largas, grandes túnicas, superposiciones, boleros, abrigos puffer y suéteres del revés. Gran parte de las piezas recordaron, en cierto modo, a las reinas, saceredotisas y brujas de tiempos antiguos, en una colección lejana al mundo laico.


 
 

· Ann Demeulemeester ·

Sébastien Meunier, al frente de la dirección artística de Ann Demeulemeester, ideó maravillosos y delicados velos de encaje que cubrían las miradas de las modelos, recordando a los trajes clericales del siglo XIX. Esta colección de Ann Demeulemeester la compusieron prendas como botas, chaquetas y chalecos -atados en la parte posterior y dejando ver largos cordones-, abrigos y pantalones en tono verde y berenjena de un fino terciopelo y suaves sedas en tono pastel. Estos últimos, pusieron la nota de color a una colección de paleta muy sobria. Al igual que en Rick Owens, la nota excelente la pusieron los tocados, de formas estructurales y delicadas.


 
 

· Maison Margiela ·

Esta temporada, John Galliano propuso cantar a la libertad para Maison Margiela con cortes inesperados, costuras al descubierto y guiños a la corona de la estátua de la libertad americana. No obstante, su oasis creativo fue más allá e incluyó referencias a Marilyn Monroe, los obreros, los militares y etnias y religiones diversas. Algunas de sus increíbles creaciones fueron el vestido de punto debajo de un traje de organdí decorado con plumas de pavo real o los largos abrigos coloridos en clave tribal.