#SANGREFRESCA Olga Tytarenko

22 / 12 / 2016
POR Marisa Fatás

La proporción como protección y el acolchado como refugio. Así es el renacimiento de los plumas más acogedores para estados de ánimo delicados.
 
dominik_tarabanski_-_hunger_puffa_01

Una prenda diseñada por Olga Tytarenko en un editorial de moda realizado por Hungertv

 
La sombra del plumífero rojo de Balenciaga, grabado ya a fuego, es larga y se ha extendido hasta confines insospechados, desde rincones inusitados de Instagram a cualquier chino de barrio. También hemos visto desfilar innumerables reinterpretaciones del plumas por las pasarelas de Alexander McQueen, Marques ‘ Almeida, Vivenne Westwood, Acne Studios, Stella McCartney, Hood By Hair… Sin embargo, otras firmas alternativas como A.W.A.K.E., Zhixian Wang, Cheng Peng, o la propia Abrahamsson hace un par de años, ya han demostrado que al funcional acolchado le queda mucho por recorrer. Olga Tytarenko, por ejemplo, actualiza esta prenda explorando sus nuevas posibilidades estéticas y alejándola definitivamente del ostracismo feísta al que estaba desterrada.
 
olya
 
Olga Tytarenko (23, Ucrania), recién graduada en diseño de moda en la London College of Fashion, presentó como trabajo de fin de grado varias piezas con la que exploraba las maneras que ofrecen los plumas (puffa en inglés), adoptándolos a nuevos usos de forma innovadora. Tal y como ella nos explica, “el proyecto es un collage compuesto por trozos de piel y arrugas y estaba inspirado en la ideas de confort y suavidad a partir de texturas poco comunes“. Pero no fue en el trabajo de otros diseñadores donde buscó la inspiración original para su colección, sino en la fotografía, en concreto en la obra de Synchrodogs, Asger Carlsen, Mathilde Giron, Mark Borthwick y Viviane Sassen.

De alguna forma se había propuesto dejarse guiar solo por sus instintos y no comenzar el proceso de investigación siguiendo ninguna idea preconcebida. “No soy ese tipo de diseñadora que comienza desarrollando un concepto cuando se enfrenta a una colección. Tiendo a estar en contacto con el mayor número posible de imágenes relacionadas con la estética del proyecto en el que estoy involucrada. Voy absorbiendo las siluetas, colores y texturas conforme voy recolectando las fotos que me gustan. Las telas que elegí, por ejemplo, eran muy táctiles – seda, satén, algodón egipcio – y fueron los tejidos, precisamente, los que le dieron un impacto importante a la apariencia visual de la colección. Creo que las fotos de este proyecto podría llegar a formar parte de la colección de imágenes que utilicé como inspiración

 
olga-tytarenko
 
Seguramente sus futuras propuestas tendrán mayor viabilidad comercial, pero como estudiante no quería poner límites a su creatividad. “Es una etapa perfecta para experimentar y hacer algunas piezas más arriesgadas. Antes de comenzar la escuela, yo no usaba volumen y proporciones en mis diseños así que, con este proyecto, decidí explorar algo que era nuevo para mí”.
 
_mg_1288

foto: sara sandri

_mg_1272
foto: sara sandri

 
En cierto modo, es una buena ocasión para reavivar lo que Olga define como “la magia de la industria”, para algunos apagada por el ritmo frenético que impone el mercado. “Porque ofreciendo una enorme variedad de ropa, matamos la habilidad de ser selectivos y reflexivos en relación a lo que vestimos. Desearía que pudiéramos centrarnos más en la calidad y la individualidad de las prendas que compramos”.
 

Olga Tytarenko