“Sororidades Instagramer”, la representación del género en la era de las pantallas

15 / 02 / 2019
POR Antonina Cupe

Charlamos con Ana Cebrián y Carmen Oviedo Cueva, las comisarias de esta muestra que destaca por la pluralidad de voces e intencionalidades estéticas de los artistas que participan. Porque la visibilización importa.

La Sala de Arte Joven acoge hasta el próximo 17 de marzo la exposición Sororidades Instagramer comisariada por Ana Cebrian y Carmen Oviedo, ganadoras de la X edición de la convocatoria “Se busca comisario”. La muestra reflexiona sobre las construcciones de la imagen de la mujer a través de las redes sociales. Especial atención requiere Instagram, un álbum fotográfico colectivo en el que todos tomamos el rol de comisarios de esa imagen que queremos mostrar al mundo de nosotros mismos y desde el que podemos analizar el fenómeno de resignificación política que vive lo femenino. En el caso concreto del feminismo, las redes han tenido un impacto interesante y se han convertido en un espacio virtual de empoderamiento, lucha y visibilidad. La muestra reflexiona sobre todas esas cuestiones a través del trabajo de numerosas artistas nacionales e internacionales. Destacan la pluralidad de voces e intencionalidades estéticas, algo imprescindible en los tiempos que corren si se quiere mantener un diálogo sobre autorrepresentación. La muestra se completa con un programa cultural y de mediación que incluye encuentros con las comisarias, visitas dinamizadas para grupos, performances y activaciones del dispositivo pedagógico.

Charlamos con las comisarias, que no han dudado en crear una cuenta de instagram @sororigramer para acercar a las redes su trabajo en esta exposición. 

¿Por qué una muestra sobre los feminismos y la autorrepresentación de géneros en las redes sociales?

Porque era urgente, porque estamos vivas y ardientes también en las redes sociales. Algo está sucediendo. Cada vez estamos más hiperconectadas y tenemos más necesidad de contarnos a nosotras mismas y de escucharnos las unas a las otras. Buscamos voces femeninas y no binarias que nos devuelvan otra imagen de lo que es el mundo.

¿Cuál es la relación entre esa resignificación de la identidad femenina y las redes sociales que queréis resaltar con la muestra?

De repente nos encontramos frente a esa red que es Instagram en la que nuestro diario fotográfico personal se convierte en una exposición que autocomisariamos con la intención de contarnos en primera persona y de revelar y rebelarnos en otros discursos alejados de lo que nosotras llamamos #pudorpatriarcal. Una suerte de miscelánea ecléctica, donde el glamour brota de lo cutre y lo feo y lo cotidiano se revaloriza: la espinilla, la menstruación, la grasa, el sexo, la afectividad femenina, una transición de género. Nuevos formatos que nos llevan a visibilizar «nuestras prácticas», enunciadas desde cada una de nosotras en su diversidad, enfrentando los algoritmos que determinan la popularidad de unos discursos sobre otros, lo antes marginal se vuelve ahora tendencia en un circuito poroso y desencadena transformaciones estéticas y políticas en nuestra sociedad.

¿Creéis que con el auge de las redes sociales ha cambiado nuestra forma de autorrepresentarnos?

Nos ha hecho más conscientes de que la imagen esconde un relato (ficticio o no) de lo que somos o queremos ser. Como dice Avtar Brah, las estructuras y las prácticas generan poder, la imagen es práctica visual y tiene la capacidad de generar un tipo de poder también. La hiperconexión de las redes sociales es lo que nos hace poderosas, (…y si crees que lo que digo es importante puedes seguirme y yo puedo seguirte a ti), hablarnos en imágenes, compartir otros imaginarios sociales. Las redes nos permiten tejer alianzas de un mayor alcance, visibilizarnos, promocionarnos, sin que esto signifique excluir el contacto, la importancia de generar espacios donde encontrarnos cuerpo a cuerpo y ensayar esta sororidad.

¿De qué forma ha influido en el feminismo y en otras causas?

El feminismo ha tenido un importante factor de repercusión y retroalimentación a través de las redes sociales. Son numerosas las cuentas de Twitter, Instagram, Facebook y YouTube, así como los blogs y las páginas webs, que han contribuido a la formación de una conciencia fem. que ha acelerado la creación de encuentros, multiplicándose el número de publicaciones y favoreciendo la convocatoria de las mareas cuando las redes sociales han dado la alerta feminista. Lo mismo ha sucedido con otras luchas, como sucede por ejemplo con la causa antiracista, negra, migrante o racializada, hoy más que nunca, las estrategias de reivindicación también se replican, se contagian, se cuestionan, y algunas veces, se alían.

Contadnos cómo ha sido el proceso de selección de lxs artistxs que forman esta muestra.

Para comisariar esta exposición, buceamos Instagram. Visitamos las profundidades, entre la basura de los labios sugerentes, los culos apretados y las poses de masculinidad. Encontramos a compañeras que ya conocíamos, también conectamos con otras que no. De alguna manera, las obras de unas se reflejan en las de las otras, se completan, cuentan una historia por partes que ya incide en la grieta. Compartimos seguidores, a veces seguimos a la misma gente, nos buscamos mutuamente.

Xirou Xiao, Angélica Dass, Quiela Nuc…Vuestra selección destaca por la pluralidad de voces e intencionalidades estéticas. ¿Os parece algo esencial hoy en día?

De alguna forma era importante visibilizar a mujeres distintas, por un motivo u otro no normativas, con las que pudiéramos sentirnos identificadas en uno u otro aspecto, conectar desde ese lenguaje común que es la sororidad.

Se trata del origen del proyecto, la importancia de visibilizar los márgenes del discurso feminista, no sólo replantear los formatos y canales para representarnos, sino diferentes procesos creativos, diferentes cuerpos, diferentes maneras de vivirnos mujer. Creemos que tenemos que revisar la lucha feminista y darnos cuenta de que es indivisible de otras luchas, enfrentar los distintos puntos de fricción, ser soporte para las otras e imaginar un espacio común para repensar los términos de nuestra alianza que nos permita provocar fisuras en la institución del poder patriarcal.

Habladnos del programa cultural y de mediación que incluye la muestra

En la activación de los movimientos sociales, la movilización en redes es tan importante como la producción de conocimiento que la dota de un marco teórico. La exposición es también un espacio de reflexión entre distintos colectivos que recoge parte de la diversidad existente dentro de la conciencia fem., donde se comparten puntos de encuentro, conflicto y transformación. Para ello, se ha generado un dispositivo pedagógico Sororidad Situada a cargo de la artista Marta García Gano, que fue activado por ella misma y David Lanau. Están programados también encuentros con las comisarias y un encuentro interseccional con Esther Mayoko Ortega y Toxic Lesbian, y el día 12 de Marzo la artista Xirou Xiao reproduce la performance Me Importa Un Pepino. La sala cuenta además con un programa de mediación a cargo de Patricia Raijenstein y Christian Fernández Mirón que antes de inaugurar, ya tenías sus visitas completas.

Nosotras, que venimos del territorio transversal del arte+educación, hemos priorizado la importancia de generar espacios donde la sororidad se vuelva pedagogía y ponernos en escena con la intención de transformar los paisajes institucionales.

 

 www.comunidad.madrid