Les écoliers: prendas unisex y cómodas para niños libres y sin complejos

22 / 04 / 2019
POR Antonina Cupe

La colección “I’m still learning” refleja el momento por el que pasa la marca y ese afán de aprendizaje de la etapa infantil que no deberíamos perder nunca. Hablamos con su fundadora. 

 

 
Berta Ferrer ya daba de qué hablar durante sus estudios en la escuela superior de diseño. Dos años más tarde, junto a Sonia, su socia, su marca es una realidad. Les écoliers defiende una moda infantil unisex que promueve la igualdad. Prendas cómodas y en tejidos transpirables que acompañan a niños libres y sin complejos mientras descubren el mundo. “I’m still learning” (sigo aprendiendo) es el título de esta colección que refleja a la perfección el momento por el que pasa la marca y ese afán de aprendizaje de la etapa infantil que debemos luchar por conservar en la edad adulta y que la marca reivindica.
 
El algodón es protagonista y aunque los tejidos aún no son 100% naturales, ese es el objetivo a más largo plazo. Para esta primera colección comercial han optado por comprar tejidos de stock no utilizados y a través del upcycling darles una segunda oportunidad. Una forma sostenible de crear que se adapta al presupuesto de una marca que acaba de despegar. La producción es local y se lleva a cabo en un pequeño taller de la Ciudad Condal porque la sostenibilidad no es negociable en su modelo de negocio.
 
Siempre con los pies en el suelo, esta marca se lanza en el mundo de la moda infantil con ganas de crecer y comerse el mundo. Hablamos con Berta, su fundadora.
 
 
Te conocimos hace dos años con tu proyecto de fin de carrera, ¿cómo ha evolucionado Les Ecoliers en este tiempo? 

Una vez terminé los estudios tenía claro que quería seguir con el proyecto de marca que inicié durante mi estancia en la escuela superior de diseño. Este proyecto, al que llamé “LES ÉCOLIERS”, carecía de un buen respaldo económico y también le faltaba madurez. Durante estos años he estado trabajando y valorando al mismo tiempo la idea de seguir con el proyecto. En algún momento me he planteado dejarlo y trabajar para otra marca por las dificultades que supone emprender una nueva empresa. La verdad es que una gran motivación por crear y lo que significa para mi “LES ÉCOLIERS” me vencieron y este año me he decidido por llevar adelante mi sueño. Esta vez no he estado sola, he trabajado de la mano de mi socia Sonia, que le ha dado desarrollo y viabilidad comercial al proyecto. 

De momento se trata de un embrión de marca, con muchas ganas de crecer y con muchas metas que alcanzar, pero vamos poco a poco, con los pies en el suelo y saboreando cada paso. Hay que ser realista y saber sacar el máximo provecho de las posibilidades que uno tiene.

 

 
¿Qué tejidos han sido tus aliados en esta ocasión? ¿apoyas la producción local y los tejidos naturales?

Apoyo totalmente la producción local y creo que hay que apostar cada vez más por ella, hay que contribuir a enriquecer la industria local, por lo que LES ÉCOLIERS es al cien por cien “made in BARCELONA”, mi ciudad. 

Nuestras prendas se cosen en un taller pequeño, de forma que nos involucramos en una moda lenta, sostenible y cercana.

Mayoritariamente he trabajado con tejidos de algodón. Para esta primera colección comercial he debido supeditar algunas ideas a mis posibilidades económicas y me he decidido por comprar tejidos de stocks, tejidos no utilizados, y darles una segunda oportunidad. He comprado a mejor precio y he apostado por otra forma de generar sostenibilidad.

 
¿Qué ventajas crees que aporta a la marca ese tipo de producción? 

Como ya he comentado por ahora no todos mis tejidos son 100% naturales, aunque es mi apuesta de futuro por lo que implican de bienestar para las personas, los niños en mi caso, y porque ofrecen claras ventajas para el medio ambiente y, por tanto, para la salud de todos. 

Por otra parte, la producción local tiene también un claro componente ecológico y de sostenibilidad. Ambos aspectos creo que contribuyen a mi idea de una marca comprometida socialmente. No quiero hacer solo un buen producto, pretendo alinear la marca con valores que defiendo: compromiso social, preocupación por el medio ambiente, igualdad de género… Niños libres y sin complejos creciendo en favor de un mundo mejor.

 

 
¿Supone un esfuerzo extra trabajar de manera sostenible y con tejidos naturales? 

No soy un ejemplo de marca con tejidos 100% naturales aunque me encantaría. De hecho no trabajo así porque actualmente no puedo permitírmelo. Pero la gran mayoría de mis tejidos contienen un alto porcentaje de algodón.  Creo que se puede trabajar de una forma sostenible sin comprar tejidos 100% naturales: reciclando, trabajando de forma que deseches el mínimo de materia prima, siendo una marca km0. Son formas que requieren menos inversión pero igualmente promueven el respeto medioambiental.

 
Tu primera colección tenía un matiz de crítica social trasladado al mundo infantil, ¿cuál es el mensaje que buscas dar en esta ocasión con la nueva colección? 

Siempre intento transmitir un mensaje, está claro que mi primera colección al ser una colección más artística el mensaje era tangible, más visible. Esta vez se trata de una colección comercial y el mensaje tal vez es menos evidente, pero no deja de existir.  

“IM STILL LEARNING” es el nombre que toma la nueva colección para este verano. Habla  indirectamente del momento por el que está pasando la marca y a su vez refleja el continuo afán de aprendizaje de la etapa infantil y el deseo de extender ese espíritu a lo largo de toda la vida de los niños y también de la marca: siempre aprendiendo, siempre mejorando.

A través de esta primera colección quiero explicar que és “LES ÉCOLIERS”, qué valores seguimos, qué queremos como marca y a donde queremos llegar… Les Écoliers es una marca unisex apasionada por los niños expresivos, creativos y libres. La marca pretende dar comodidad pero también transmitir una manera de ver el mundo, quiere poner énfasis en las actitudes que pueden llevarnos a un mundo mejor: libertad, igualdad, compromiso social, cooperación, respeto y aceptación. Es una marca involucrada socialmente que pretende ir más allá de la superficialidad que puede aparentar el mundo de la moda y darle un valor añadido a sus prendas: prendas que favorecen movimientos libres, comodidad, que invitan al juego, al descubrimiento, al aprendizaje, y que con un estilo explícitamente unisex, quieren también promover la igualdad. Tras esta idea se esconden los mensajes de la marca.

 

 
¿La nueva colección está dirigida a un concepto más comercial que tus anteriores creaciones?  

Está claro que para crear esta nueva colección no he podido seguir los mismos pasos que en la colección anterior.  En mi primera colección podía experimentar con absolutamente todo sin pensar en nada más que disfrutar de lo que estaba creando. Esta vez cada paso que he dado tenía sus consecuencias, debía ceñirme a un presupuesto ajustado y también pensar en términos de venta. Sin duda estos aspectos han condicionado la colección y la han hecho probablemente más comercial, pero creo que he mantenido la esencia de lo que creo que debe aportar mi idea de la moda.

 
¿Qué ha cambiado en el proceso de creación de una colección ahora que sabes que esta se va a comercializar? 

Completamente todo. Antes tenía la libertad de hacer absolutamente lo que me apeteciera. Como decía en la respuesta anterior, esta vez cada decisión sobre una prenda, un tejido, aplicar más o menos detalles, etc. tenía su consecuencia presupuestaria por lo que he tenido que ir con más cuidado. Ha sido una lucha entre la creatividad y la realidad. 

 

 
Después de este nuevo lanzamiento ¿cuál es la siguiente meta que propones a Les Ecoliers? 

Mi siguiente meta es ¡no parar nunca! Quiero hacer otra colección y estoy abierta a cualquier colaboración con otras marcas. Me encanta conocer  gente, creo que  unir fuerzas es siempre sumar en todo, intentar entre todos expresar, hacer moda, crear arte y hacer de este mundo un mundo más sano, un mundo mejor. 

 
Y por último, ¿un consejo que te hubiese gustado recibir antes de empezar en este mundo y quieres dar a los jóvenes diseñadores? 

Este no es un mundo fácil pero es apasionante. El proceso de crear no tiene límites, es en sí mismo un reto y un regalo. Mi consejo es ser paciente y persistente, creer en los propios sueños, atreverse a apostar aunque sea una apuesta pequeña.Todo es posible y, aunque suene a tópico, con motivación, trabajo y persistencia somos imparables.

 
 

 

 

 

Fotografías de Mireia Farran

Modelos infantiles: Aritz y Martina

 

www.lesecoliers.com