“Hotel Palomo”, el exceso en su justa medida

15 / 09 / 2017
POR Verónica Martín

Desde Lindsay Lohan a Carmen Lomana pasando por Pedro Almodóvar. Nadie ayer en Madrid quiso perderse el desfile de Palomo Spain con Rossy de Palma como estrella invitada.

Tras conquistar las pasarelas de Nueva York y París, Palomo Spain ha elegido el concepto “hotel” como tema central de su puesta en escena, entendido éste como una constante entrada y salida de diferentes personajes cuyos caminos se cruzan. Desde el despertar de los huéspedes más madrugadores hasta la fiesta de los más trasnochadores, el diseñador utiliza el hilo narrativo para reivindicar una vez más la libertad personal de vestir de cada individuo con un estilo propio en el que se sienta cómodo independientemente de su status social y de su género.

Desde el gerente del hotel, los botones, la cocinera pasando por una jequesa árabe, una prostituta, un traficante de drogas y una novia: todos tienen cabida en “Hotel Palomo”.

En cuanto a la colección, contraste de tejidos lujosos y brillantes como la seda y las lentejuelas con otros más comunes como la toalla, el denim o la sabana de algodón. Fiel a su máxima “más es más”, Palomo Spain inundó la pasarela con plumas, brocados y bolsos baúles combinados con tintes setenteros y athleisure de infinitos colores.

El diseñador se sumerge por primera vez en el diseño de los complementos, con el lanzamiento de su primera línea de bolsos que va desde el básico de día hasta el bolso de fiesta pasando por la bolsa de viaje. Para los tocados, joyas y gafas de sol, Alejandro ha colaborado de nuevo con Betto García, Sara Tejerina y Kaleos Eyehunters respectivamente; y con Converse incluyendo en sus estilismos la icónica Chuck Taylor All Star.

Fotografías de Lorenzo Fanfani
Excepto último retrato de Rossy, Alejandro y Pedro de Matías Uris

www.palomospain.com