Lane 29 & INZO Overthinker, un film para concienciar sobre la destrucción medioambiental

21 / 03 / 2019
POR Mariana Martinez

Un mundo asfixiado por el plástico y la destrucción de la naturaleza; es el contexto al que podríamos llegar si no trabajamos en equipo. Así, es la realidad que proyecta el corto de la directora Salomé Caballero. Hablamos con ella.

 
 
Lane 29 & INZO Overthinker es el nombre del fashion film que surgió de una colaboración entre la joven realizadora de Madrid, Salomé Caballero, y el diseñador emergente Agustín Paños. Se trata de un pequeño, pero impactante cortometraje, que proyecta una realidad distópica en un contexto de arquitectura brutalista, en donde un mundo asfixiado por el plástico y la destrucción de la naturaleza parecen ser las consecuencias inevitables a las que podríamos llegar si no trabajamos en equipo.
 
Un film en sintonía con la nueva colección del diseñador, Lane29 y que está ambientado en un espacio abandonado y congelado en el tiempo, entremezclado con los elementos visuales de las prendas de ropa y con la música de INZO, «overthinker» de fondo. A continuación, hablamos con su directora, Salomé Caballero.
 
¿Lane29?
 

Lane 92, es el título de la colección (Agustín Paños) y del fashion film (Salomé Caballero y Carlos Jimena). Agustín Paños, el diseñador de la colección, se inspira en las Olimpiadas del 92 de Barcelona para trabajar sobre el concepto del trabajo en equipo como una forma de lucha contra la discriminación de raza, sexo, religión… En sus prendas se aprecian detalles de imágenes de los juegos en forma de grabados. Lane se encarga de aportar la idea de ir en una sola dirección para conseguir la meta, un mundo mejor.

 
¿Cuál es el concepto y la inspiración de esta colección?
 

Agustín trabajó sobre la deconstrucción del chándal y la unió al traje de chaqueta convencional. Se podría decir que se trata de romper, hacer crecer, sumar o restar partes, realizando así una simbiosis entre el traje y el chándal, esto lo que hace es crear estructuras rotas en las que se entremezclan elementos visuales típicos de una prenda en otra, lo que crea un puzzle con el que podemos jugar, deconstruir o construir.

 
El film plantea un contexto brutalista y distópico ¿Qué es lo que busca transmitir?
 

La arquitectura brutalista, marcada por una estructura de hormigón «crudo» de grandes dimensiones, lleva a un futuro literalmente crudo, sin naturaleza, sin forma, áspero. Los elementos del fashion film son flores congeladas, bolsas de plástico con agua pero sin pez, un espacio brutalista abandonado. Son elementos que transmiten nuestro paso por la naturaleza; no hay peces en el océano, no está atrapado en la bolsa de agua que sostiene ella, nuestro hogar y entorno está roto, deconstruido, nos «asfixiamos» en el plástico. Así que podríamos decir que hay una búsqueda de comunicar esa lucha contra la destrucción del medio ambiente, a favor del trabajo de todas las partes para cambiarlo, de uno mismo… y una llamada a nuestro despertar.

 

¿Qué representa el «vómito artístico» en este contexto?

 

Es una forma de mostrar la devastación de la naturaleza por parte del hombre. Consumimos tanto producto de dudosa calidad, generamos tanta basura que acaba enterrada bajo los parques por los que paseamos, en el fondo del mar, en todas partes. Provoca una necesidad de comunicar el ritmo imparable al que nos sometemos y consumimos. Todos los días vemos anuncios de denuncia y concienciación sobre los residuos de plástico en el mar, en los océanos… nos revuelve el estómago. El vómito es una reacción del cuerpo por una mala digestión y en Lane92 se representa este concepto bajo una forma «bella», se muestra el «residuo, el excedente, la velocidad del consumo» con forma de flor. Pero… también es una metáfora visual, una forma poética de expresar las palabras con el habla…

 
Un mundo asfixiado por el plástico y la destrucción de la naturaleza son temas recurrentes hoy en día, ¿cómo pueden intervenir la moda y el arte en la reconstrucción ambiental?
 

Lo primero, concienciando al consumidor. Hay tantos intermediarios en la cadena de venta que hemos perdido la información real del origen del producto. Parece que comemos y vestimos lo mismo, productos tóxicos y contaminantes, por eso la necesidad de generar conciencia. La moda es Arte, y la moda sostenible es también artística, especial, diferente. Gran parte de las personas tienen aun el pensamiento tradicional sobre la ropa ecológica como una estética cruda, tosca, marrón. Pero realmente hay una corriente nueva en la que las marcas realizan diseños artísticos haciendo uso de materiales que no contaminan, por eso a nivel visual, resulta muy interesante dar visibilidad a esa marcas que tienen un pensamiento ético y son consecuentes haciendo negocios con el consumidor. Salimos vestidos a la calle, así que consumimos la moda constantemente, es nuestra primera forma de comunicación con los demás, por eso considero que tiene un poder importantísimo para generar pensamiento en la sociedad, en el modelo de consumo y desecho. Creo que son factores claves para paliar la destrucción ambiental que generamos