LET’S EAT GRANDMA abren el tour Bershka On Stage

11 / 04 / 2019
POR Oriol Bruc

Rosa Walton y Jenny Hollingworth me esperan sentadas en el sofá, melena larga, look parecido, ambas tienen 19 años y con tan sólo 13 empezaron a hacer música en su Nowirch natal, en el noroeste de Inglaterra. Son Let’s Eat Grandma; con un sonido que baila entre el pop y el indie, que transporta a festivales y a inquietudes juveniles, en 2016 y con 17 años publicaron su primer álbum I, Gemini. Antes de tener un sello, se formaron en el directo, escribiendo para tocar y tocando porque lo sentían. Ahora presentan I’m all ears, un álbum que ha cosechado críticas excelentes y que las consolida en el panorama con letras sobre la adolescencia, encontrar el propio lugar en el mundo, emotivas, profundas, fáciles. I am only seventeen, I don’t know what you mean, dicen en una. It’s late but I will be waiting for you, dicen en otra.

Después de trabajar con SOPHIE, Faris Badwan o David Wrench y de tocar en el Primavera Sound el año pasado, este 2019 van a por el Coachella y el Primavera Sound de Portugal. ¿Su próximo concierto? Tocarán en la tienda de Bershka de Oxford Circus, en Londres, a través de la iniciativa Bershka On Stage, una serie de conciertos íntimos celebrados en tiendas insignia de la marca, con la que también han diseñado una camiseta y una tote bag con la frase “We Got this”: confianza en uno mismo y empoderamiento independientemente del género de cada uno, según cuentan ellas. Música, adolescencia y un espíritu fresco y personal. ¿Su objetivo ahora? Hacerte bailar.

 

 

Empezasteis en 2013, cuando erais muy jóvenes. ¿Cómo surgió la idea de la banda? ¿Cómo empezó todo?

Jenny: Creo que cuando empezamos no lo hicimos con la intención de acabar haciendo música como un grupo, lo hicimos simplemente para pasarlo bien. Creo que cuando eres más joven haces las cosas simplemente por curiosidad, no le das tantas vuelta a todo. Una vez te haces más mayor, empiezas a plantearte, ¿forma esto parte de mi plan de carrera?

Rose: Exacto. Simplemente nos encantaba, así que pasábamos todo nuestro tiempo libre haciéndolo cuando no estábamos en la escuela.

 

¿Hay algún momento en el que os dais cuenta de que esto cambia?

R: En realidad no. Es decir sí, nos cogieron de la discográfica, pero la música es algo que siempre hemos hecho con mucha pasión.

J: Incluso ahora que se ha convertido en una carrera, de algún modo hacemos ver que hacemos las cosas sólo porque las disfrutamos. Y si llega un momento en el que ya no disfrutas haciéndolo, pierde el sentido seguir.

 

En 2016, con 17 años, publicasteis vuestro primer álbum, que fue recibido de forma muy positiva por la crítica. En I’m all ears, habéis colaborado con productores como SOPHIE o Faris Badwan.

J: Es la primera vez que colaboramos con alguien más, porque siempre hemos sido independientes. Cuando fuimos al estudio, coescribimos dos canciones con ellos, pero con excepción de eso, cuando vamos al estudio siempre lo tenemos todo listo antes de hacer las demos y demás y no hay nada que cambie más allá de la producción. Es algo muy nuevo para nosotras, coescribir con alguien, y creo que cada uno tenemos nuestros puntos fuertes: Rose es muy buena con los hooks o ganchos, Sophie es INCREÍBLE con los beats y la producción, y Faris es muy bueno en los storylines, en hacer que todo quede bien atado, así que salió genial considerando que es nuestra primera vez colaborando con alguien.

 

¿Hay alguna canción de la que estéis particularmente orgullosas?

J: Yo diría que mis dos favoritas son Donnie Darko y Falling into me.

R: ¡Las mías también!

J: Creo que Donnie Darko es una de las canciones más antiguas del álbum, porque ya la tocábamos en directo dos años antes del álbum, y era guay porque la gente se la sabía sin tan siquiera saber cómo se llamaba.

 

 

Si tuviera que describir vuestra música con vuestras palabras, ¿cuáles serían?

J: Bastante emocional. Pop, supongo. Y creo que también se ha convertido en algo muy honesto, aunque parezca que a veces sólo hay palabras random pero… Supongo que un poco excéntrica también. Es un poco difícil de decir porque hemos hecho mucho tipo de música variada. ¿Variada? (ríen)

R: Yo siempre me lío intentando definir géneros, incluso la música que escucho me cuesta ponerla en categorías, no pienso en la música de esa manera.

 

Claro, la música es música.

J: Creo que siempre estamos flotando entre el mundo pop y el mundo indie. No me puedo decidir, si me haces elegir entre pop vs. Indie.

 

En vuestras letras hay profundidad, y son muy emocionales como habéis dicho. ¿Qué escribís antes, las letras o las melodías?

R: Primero va la música, escribimos la melodía, y cantamos lo que sea que nos inspira durante, y luego lo perfeccionamos después.

 

¿Cuáles son vuestras influencias?

J: Escuchamos mucha música de los 70s, de los 60s, y también hits de los 80s. Pero literalmente recopilatorios de hits de los 80s, y también últimamente estamos con el minimalismo, el post rock y obviamente el pop.

R: Y RnB de los 90s.

 

 

 

¿Concebisteis algún concepto que englobara el álbum?

R: Creo que es sobre nuestras vidas, no especialmente sobre un concepto. Hay canciones sobre cosas distintas, cubrimos diferentes temas.

J: Hay algunos temas en nuestras vidas que se han convertido en recurrentes. Por ejemplo cuando lo escribíamos (el álbum), hablábamos de historias relacionadas con nuestra edad, las primeras experiencias románticas, la independencia que consigues…

 

La adolescencia, crecer, encontrarse a uno mismo en el mundo, elegir la persona en la que te vas a convertir… Habéis estado de tour con CHVRCHES en el Reino Unido. ¿Lo disfrutasteis?

R: Mucho, sobre todo por los sitios donde hemos tocado. Glasgow fue increíble, porque CHVRCHES son de ahí. Nosotras solíamos escribir nuestras canciones para directos, y antes de tener sello tocamos infinidad de veces, por lo menos una vez a la semana, así que el directo es una parte importante de Let’s Eat Grandma.

 

Ahora en Abril vais a tocar con Bershka en uno de sus locales de Londres, por lo que disparasteis las fotos en Barcelona. ¿Cómo surgió esta colaboración?

R y J: Estamos muy interesadas en hacer proyectos creativos más allá de la música, así que cuando Bershka nos ofreció la oportunidad, aceptamos encantadas.

 

Mientras escuchaba vuestro álbum, se me ocurrió que la imagen que proyectaba era un festival, el sol saliendo y la gente bailando. ¿Pensasteis en algo de esto mientras lo escribíais?

R: ¡Sí! De hecho, lo que queríamos para este álbum es que la gente bailara.

J: En 2017 nos pasamos todo el verano escribiendo y viendo muchísimos directos y nos encantó la energía del directo. Queríamos que el público bailara sin parar.

 

 

Cuando miráis atrás, a vuestro primer álbum, ¿sentís que ha habido un cambio?

R: Sí, en ese álbum éramos tal y como éramos entonces, y en este es más como éramos entonces, pero un entonces más reciente (ríe).

J: También las dos aprendimos mucho sobre producción entre un álbum y otro, ahora por ejemplo yo sé identificar qué me gusta de una canción, si las letras o la producción, mientras que antes era “me gusta” y ya está.

R: Estudiamos producción en la universidad entre álbums.

 

He estado leyendo críticas muy buenas en internet, algunas de ellas dicen que estáis redefiniendo la idea joven del pop. ¿Os gusta leer lo que la gente dice sobre vosotras? ¿Cómo lo lleváis?

 

J: Yo solía decir que no me importaba lo que la gente decía, pero no es cierto. No voy a mentir, si leo algo positivo me hace sentir bien, pero siempre me tomo las cosas bien porque no quiero que influyan en cómo me siento respecto a mi música. Por suerte todo el mundo ha sido encantador. Al final, nos tiene que gustar lo que hacemos y sentirnos bien nosotras, e intentar mantener la integridad de todo ello.

 

Hay opiniones en todas partes. Youtube…

J: ¡Youtube es la peor! La gente no piensa antes de comentar (ríe).

R: ¡Es verdad! (ríe)

 

 

Ahora tocaréis en Coachella y en el Primavera Sound de Oporto. ¿Qué más tenéis planeado?

J: ¿Supongo que escribir nuevas canciones? (ríe) Tenemos breaks durante los cuales no escribimos, porque resulta difícil escribir si no hemos vivido lo suficiente para poder escribir de ello. No quiero escribir canciones sobre los mismos temas que ya toqué, así que dejaremos que la vida pase y escribiremos más.

 

Una última pregunta. Vuestro nombre.

R: ¡Sí! (ríe) Es todo por la coma. No ponerla, cambia de comer con tu abuela, a comerte a la abuela para comer, así que eso es lo que significa Let’s Eat Grandma. (ríen)

 

Camiseta y tote bag ya disponibles en Bershka.com

On Stage Bershka, es un proyecto en el que DAZED ha escogido los próximos grandes nombres de la música para tocar en las flagships de Bershka alrededor del mundo. El tour comienza con Let’s Eat Grandma en Oxford Street en Londres. Toda la información sobre este y futuros conciertos en su web: www.onstagebershka.com

Imágenes cortesía de Bershka