‘No time for romance’, la nueva expo de Celeste Ciafarone

09 / 05 / 2018
POR Belén Rubiales

Mujeres fuertes, empoderadas y en actitud ‘badass’, cobran vida de la mano de la ilustradora a través del rotring, el boli bic y poscas sobre papel Canson.

 

 
Celeste Ciafarone, argentina de nacimiento, supo anticipar con agudeza la repercusión que tendrían las movilizaciones del pasado 8 de marzo, día de la mujer. El tema surgió de forma fluida y sin mucha premeditación, a la par que recibió la propuesta de exponer en la nueva galería ovetense OHZ, donde a partir del jueves podréis disfrutar de la exposición, en horario de 16 a 20h.

El feminismo pisaba con más fuerza que nunca, siendo el centro de conversaciones entre amigas y el principal foco de comentarios por parte de la prensa y diferentes medios de comunicación, así que Celeste quiso volcar en sus ilustraciones todo ese flujo de pensamiento, que le influía de forma considerable. Con este título quiere que esa idea de mujer que busca el amor de forma desesperada para sentirse completa se deje a un lado. Piensa que es una concepción muy extendida pero incierta, y considera que actualmente hay temas más importantes a los que prestar atención, como exigir que nuestros derechos se cumplan y nuestra voz se oiga.

“La serie es una crítica hacia el estereotipo de la mujer como el sexo débil, sumisa, especialmente sensible, nacida para ser madre, cuidadora y ama de casa”, nos dice. Mujeres representadas, de forma antagónica, “en actitudes desafiantes, por decirlo de alguna manera, con carácter fuerte y miradas intensas. Algunas enseñando sin pudor su pecho descubierto, otras mostrando sin miedo su enfado.”

Le pedimos que nos explique el significado que encierran algunas de las ilustraciones que forman parte de ‘No time for romance’, por qué eligió a las mujeres que en ellas representa, así como las técnicas que ha utilizado:
 

 

Rotring y Poscas sobre papel Canson

 
“Esta ilustración está hecha a partir de un frame de la serie ‘Mad Men’. La retratada es el personaje de Betty, la mujer de Don Draper. Betty es la imagen de mujer perfecta en el marco que se desarrolla la historia (alrededor de 1960). Dedica su vida a ser una madre devota, complacer a su marido, organizar la casa y no por ello dejar de ir siempre de punta en blanco. Sigue a rajatabla todos los puntos en la vida que le dijeron que tenía que cumplir para ser feliz, pero aún así no lo es. Su personaje deja entrever de vez en cuando su frustración. En la escena retratada Betty sale al jardín de su casa en camisón y escopeta en mano para disparar a las palomas de su vecino en un momento de rabia. Betty es víctima de la época en la que vive y de su educación, sigue sin rechistar las normas que le impone la sociedad, tiene y hace todo lo necesario para tener una vida perfecta pero la felicidad se le escapa. Esa frustración, esa rabia, dejan entrever que en el fondo es consciente de que algo no va bien, que el modelo de vida que se le impone no tiene por qué ser el correcto.”
 

 

 
“Casi siempre tomo de referencia fotografías antiguas para ilustrar. Cuando empecé a desarrollar la idea me puse a recolectar fotos vintage de mujeres tatuadas. En cierto modo que llevasen tatuajes era importante para mi porque: 1. Tatúo, y 2. Ahora el tatuaje es algo muy extendido por suerte, pero cuando me empecé a hacer los primeros mi madre no estaba muy de acuerdo (oh, sorpresa), y un comentario que repetía alguna vez es que “en las mujeres no queda bonito” (comentario que tenía sus variantes, como cuando me decía que una mujer bajo los efectos del alcohol tampoco quedaba “bonito”). No quiero dejar a mi madre como una mujer extremadamente machista, pero -al igual que Betty- es el resultado de una época y una educación. Pero yo pienso: ¿Por qué una mujer tiene el deber de tener la piel impoluta, y en un hombre ya da más igual? ¿Quién inventó esa norma? ¿Por qué una mujer se tiene que comportar y guardar siempre la compostura? ¿Qué diferencia a hombres y mujeres par que haya que poner estos límites?. Me encantó la fuerza de la mirada de esta mujer, cómo se descubre el pecho y mira desafiante. Los tatuajes ya son cosa de mi imaginación.”
 

 

Rotring y Posca sobre papel Canson

 

“Me encontré con la fotografía que usé de referencia por casualidad y me pareció perfecta para la serie. El caso de que las cuatro mujeres apunten con una pistola no es una oda al uso de armas, pero sí que me transmite a mi la fuerza que quería transmitir con estas ilustraciones. Cuatro mujeres, juntas, se enfrentan a algo que les disgusta, como un equipo. Me parece muy importante que las mujeres trabajen unidas para poder avanzar en la búsqueda de la igualdad.”
 


www.celesteciafarone.com