5 claves sobre Emma Kuntz, la artista-curandera

20 / 10 / 2021
POR África Poveda

Investigadora, creadora y sanadora. Sus dibujos no se consideraron arte hasta después de su muerte, pero 50 años después, siguen siendo estudiados por analistas y críticos.

1. Más que artista, “sanadora e investigadora de la naturaleza”

Emma Kuntz nació en 1892 en las circunstancias más simples en Brittnau (Aargau) y vivió en la Suiza rural desde que era niña. Jamás se consideró alguien especial. Al contrario, ella se definía como una sanadora e investigadora más de la naturaleza. Descubrió su capacidad de predecir eventos futuros y de poseer habilidades curativas y telepáticas que comenzó a trabajar a los 18 años. Sin embargo, Emma creía que cualquier persona podría tener el potencial para hacer el mismo trabajo. A pesar de ello, durante toda su vida fue una reconocida y prestigiosa sanadora gracias a sus remedios naturales con minerales y plantas variadas.

Muy interesada en el espiritualismo y la filosofía, ella prefería denominarse a sí misma como una investigadora. Estudiaba las plantas, las rocas y los diferentes elementos naturales de una manera muy profesional. Analizaba y experimentaba con ellas para después ponerlas en práctica con aquellos que lo necesitaran.

Kuntz fue además naturópata y descubrió la roca sanadora ‘AION A’ en una cantera romana en Würenlo que hoy en día se sigue vendiendo en farmacias en Suiza y se extrae de la misma cantera. Se usa para tratar una diversos problemas de salud, desde dolores articulares y musculares hasta trastornos inflamatorios de la piel.

2. Un don innato para el arte

Emma Kuntz se crió y creció en zonas rurales, donde sus padres trabajaban como tejedores. Ninguno de ellos tuvo influencia en el trabajo artístico de su hija, lo que hace aún más increíble el don creativo de la artista.

Ella nunca tuvo una educación artística formal, pero en vida produjo un gran número de dibujos geométricos. Según los estudios de sus obras, estas creaciones constituían visiones de campos de energía a partir de las cuales podía hacer diagnósticos para los pacientes con enfermedades físicas y mentales que la visitarían en busca de ayuda.

Ella misma no consideraba sus dibujos como arte. Simplemente eran herramientas que utilizaba con sus pacientes gracia a los patrones geométricos y complejos. Con ellos, Emma conseguía encontrar respuestas a las dificultades de las personas que acudían a consultarla. 

3. El péndulo como herramienta de su arte abstracto

A partir de 1938, cuando tenía 46 años, comenzó a hacer dibujos a gran escala que continuaría desarrollando durante el resto de su vida. Su técnica se basaba en utilizar un péndulo como herramienta principal para trazar las complejas composiciones lineales en papel cuadriculado que conforman sus trabajos.

Un péndulo, un papel y un lápiz le basta para encontrar a través de sus dibujos la respuesta a las preguntas que todos se planteaban. Con los trazos geométricos del péndulo podía averiguar mucho sobre el mundo que la rodeaba. Desde los temas tratados en una reunión gubernamental, hasta preguntas más personales o las variaciones en una enfermedad

A lo largo de su vida dejó más de quinientos dibujos sin fecha ni firma. Aunque nunca se viviese a ella misma como una artista, se dio a sí misma el nombre artístico de ‘Penta’. Los dibujos son en realidad mapas gráficos, guiones pictóricos de sus hallazgos, imágenes que nunca explicó por escrito. 

Sus obras son fundamentalmente abstractas en cuanto a su estructura y su forma. Parecen repetitivas, vemos el mismo patrón una y otra vez. En cambio, en una contemplación lenta, podemos visualizar su complejidad y variedad. Diferentes ritmos y simetrías hacen de sus obras algo único. Por otro lado, las líneas son meticulosamente precisas y perfectas. 

Se ha estudiado en la medida de lo posible el impacto de sus dibujos. Hay quien los interpreta como representaciones de campos de energía expansivos que contienen, a la vez, perspectivas de la naturaleza en lo micro y en lo macro.

4. Toda una visionaria 

Emma Kuntz predijo que sus dibujos, nunca exhibidos en vida, estaban destinados para el siglo XXI. La primera vez que se mostraron públicamente fue en la década de 1970, algunos años después de su muerte, tras llamar la atención del curador suizo Harald Szeemann. Su visión lúcida de que sus dibujos serían contemplados por las generaciones futuras se hicieron realidad. Desde entonces, sus obras han formado parte de numerosas exposiciones colectivas. Solo fue percibida como artista después de su muerte.

Fue en 2019 cuando se hizo realidadSerpentine Galleries’ en Londres, la primera exposición individual en el Reino Unido de Emma Kuntz, cuya obra está siendo hoy reconsiderada a la luz de investigaciones. En esta ocasión, la Serpentine exhibe más de 40 dibujos suyos, trabajos raramente vistos que ofrecen una panorámica de su visión del cosmo.

Una de sus obras expuestas en esta muestra sería la titulada ‘Filosofía de la vida’. Se ha interpretado como el diagrama de un hombre inserto en el cosmos. El eje vertical y el horizontal podrían aludir a un crucifijo y el hombre se dispondría entre la maldad (a la izquierda) y la bondad (a la derecha), representados a través de figuras femeninas y masculinas entrelazadas.  

También podemos encontrar uno de los dibujos realizados por ella poco antes de su muerte. Una representación de una pirámide, símbolo antiguo de la gran conexión entre la tierra y el universo. Ella dejó escrito que con esta creación había dejado abierta “la séptima cámara de la pirámide” y que sus investigaciones estaban acabadas.

5. El legado de una artista inmortal

El legado de Emm Kuntz perdura hasta nuestros días. A pesar de que jamás conoció este tipo de fama durante su vida, sus dibujos son hoy objeto de análisis para críticos de arte, comisarios de museos e investigadores.

Puede que Emma, hace más de 50 años, ya supiera más sobre su futura trayectoria artística de lo que jamás podremos entender. O quizás, simplemente, todo se trate de una serie coincidencias. Ahí se encuentra su misterio, en la incertidumbre sobre la figura de esta mujer que lleva presente desde hace medio siglo. Sus impenetrables dibujos aún permanecen a la espera de alguien que sea realmente capaz de ver más allá del papel.

Su don fue contar con la habilidad de tener esas conexiones que iban en contra de las leyes de la naturaleza y el arte. Los dibujos de Emma Kuntz son intentos de encontrar una conexión universal. Son los registros de su concentración en la cuestión del Todo.

#surrealistasyvisionarias

_