Alessandro Michele y el ritual alrededor de Gucci FW20

20 / 02 / 2020
POR Eduardo García

El diseñador Alessandro Michele ha concebido una pecera en la deja al descubierto el ritual previo al desfile de mujer Otoño-Invierno 2020 celebrado en el Gucci Hub de Milan. “Un ritual irrepetible” es el punto de partida de la presentación.

Siempre he considerado el desfile de moda como un evento mágica cargado de encanto. Un ejercicio litúrgico que interrumpe lo ordinario, inundándolo con un exceso de intensidad. Una procesión de epifanías y pensamientos ampliados que se instalan en una partición distinta de lo perceptible.

Es una colaboración que se alimenta de las expectativas, mi pensamiento toma forma y salto a la luz. Aúna obsesiones e impulsos antigravedad. Reflexiona sobre la improbabilidad. Abraza una nostalgia por lo humano que otros califican de imperfección. Hilvana -con la precisión del amor- los detalles más imperceptibles a fin de brindárselos a una comunidad de intérpretes.

Es un ritual irrepetible marcado por el éxtasis de una ofrenda; por la promesa de un hermoso alumbramiento.Se apagan las luces. La congregación espera ansiosa. Un silencio sepulcral acompaña a mis latidos irregulares y mi entusiasmo.

Ofrezco mi poesía a esta tribu de espectadores emancipados. Con la esperanza de que les sirva para reflexionar; de que me ayuden a entenderla. Pueden utilizarla para reavivar interrogantes latentes. O, por el contrario, pueden limitarse a rechazarla si no encuentran la forma de abrir una puerta a la compasión. Pueden ser traductores o traidores. La ofrenda es un ente vivo, un jeroglífico cuyo significado no le pertenece a nadie.

Hoy, vamos a experimentar este ritual, tan sagrado para mí. Una sucesión de pasos dibujará el espacio, como los redobles en un templo. Los hilvanes ocultos prestarán un jurado solemne a la luz. Una partitura ratificará las profecías impresas sobre los cuerpos en movimiento.

Sin embargo, hay algo en esta ceremonia que tiende a permanecer enterrado: los esfuerzos de la parturienta que acompañan al estremecimiento de la creación; el vientre del que nace la poesía, adoptando distintas formas. Así pues, he decidido desvelar lo que ocurre dentro de bambalinas. Que el milagro de las diestras manos y la respiración contenida emerja de entre las sombras. Que, al compás de los escalofríos, la luz ilumine la inteligencia colectiva a cargo de la gestación. Que esta colmena salvaje y enajenada que llamo hogar tenga por fin su trono.

Porque ese es el hogar que venero: el bendito pasaje a través del cual la belleza sale del cascarón.

Alessandro

 

www.gucci.com