Bendi González, disidente del régimen sexo-género

15 / 02 / 2021
POR David Alarcón

Hablamos con la joven modelo y actriz sobre el grado de inclusión real en la moda española y cómo los cánones binarios y cisnormativos afectan a su carrera.

Fotografía: Leo Adef

“Es una respuesta con la que creemos tener el control y que nos hace sentirnos seguros, aunque en realidad solo sea una percepción”, responde Bendi González cuando le preguntamos por el instinto del ser humano de compartimentarlo todo bajo etiquetas y términos limitativos. Modelo, actriz y defensora de la valentía como forma de sobreponerse a un hermético sistema cisgénero que parece no contemplar realidades alternativas, la creativa, quien se autodefine como “una disidente del régimen sexo-género”, ha desfilado para algunas de las firmas más prometedoras de nuestro país. Entre ellas, Reparto Studio, Coconoutscankill o Robber Rodríguez, ganador del Mercedes-Benz Fashion Talent en la última edición de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

Un hecho que demuestra que la industria de la moda avanza, gradual y pacientemente, hacia un futuro en el que la diversidad y la inclusión se consolidan como valores fundamentales. Consciente de que la sociedad necesita tiempo (y educación) para abrir la mente, González, para quien la moda ha sido “una herramienta para conocerme y empoderarme”, está convencida de que aún queda mucho por hacer. “Está lejos de ser todo lo inclusiva que podría”, comenta sobre una industria en la que el hermetismo y los cánones inamovibles contrastan con la renovación y la pluralidad que abanderan, en su gran mayoría, las marcas más jóvenes.

Fotografía: Leire Cavia

La modelo ha visto cómo le cerraban las puertas en repetidas ocasiones en su país natal, muy aferrado a los cánones binarios y cisnormativos de acuerdo a su experiencia. “Nadie me ha dicho ‘no te queremos por ser quien eres’, pero sí me han dicho lo siento, no eres el perfil que buscamos’. Y son precisamente estos obstáculos los que la han llevado a proyectar su carrera hacia el extranjero. “Me he visto obligada a buscar fuera lo que no me ofrecen aquí, firmando con una agencia de Londres y otra de París”, añade. Junto a la negativa de agencias y agentes de la industria, cabe destacar la nula remuneración percibida por gran parte de los empleadores, quienes dicen ofrecer “visibilidad” en su lugar. “La próxima vez que una marca quiera trabajar con una persona no normativa, debería preguntarse si la está apoyando realmente, o solo se está aprovechando de su imagen y los valores que representa”.

Hablamos con Bendi González para conocer cómo afecta el régimen sexo-género al sistema moda, qué trabas ha encontrado en su trayectoria profesional y qué marcas están apostando por una diversidad real.

Fotografía: Mauro Testa

“Toda mi vida ha estado marcada por las etiquetas que la sociedad me ha impuesto”, confesabas en un video publicado en tus redes sociales. Etiquetas que te fueron asignadas antes de que aún si quiera tú misma te hubieses definido. ¿Por qué crees que gran parte de la sociedad persiste en su intento de compartimentarlo todo?

Supongo que es lo que estamos educados a hacer desde pequeños, y simplemente repetimos este comportamiento sin replantearnos si es realmente necesario siempre o, si por el contrario, estamos limitando la realidad. Es algo que va más allá de las personas, podemos etiquetarlo todo. Pienso que es una respuesta con la que creemos tener el control y que nos hace sentirnos seguros, aunque en realidad solo sea una percepción.

Bendi González desfilando para Anel Yaos en MBFWMadrid

“Me considero un disidente del régimen sexo-género”, reconocías en esa misma publicación, rescatando las palabras del filósofo Paul B. Preciado. ¿Puedes explicarnos a qué te refieres?

Como dice Paul, existen una multiplicidad infinita de cuerpos irreducibles al sistema binario, cuyo objetivo es segmentar la población en dos nichos biológicos de reproducción, estableciendo normativamente la heterosexualidad como núcleo familiar. Ser disidente, para mi, significa tener la valentía de ser uno mismo cuando no formas parte de esta norma, y darte la libertad para explorarte y desarrollarte en todos los sentidos. A veces las etiquetas son necesarias.

Estoy orgullosa de decir que soy una mujer trans porque me enorgullece pertenecer a una comunidad de mujeres tan valientes que lo dan y arriesgan todo por ser quienes son, y que no se doblegan ante una sociedad que las rechaza y las niega el derecho a la vida. Igualmente, creo que si todos fuéramos respetuosos con nosotros mismos y con los demás, estas etiquetas serían innecesarias. Estoy segura de que sería muy liberador deshacernos de ellas, ya que tendríamos una identidad y una sexualidad mucho más orgánica y libre al no estar éstas limitadas por las barreras mentales de las etiquetas.

Fotografía: Leo Adef

¿Qué obstáculos te has encontrado a lo largo de tu carrera?

Nadie me ha dicho “no te queremos por ser quien eres”, pero sí me han dicho numerosas veces “lo siento, no eres el perfil que buscamos”. Me he dado de bruces con una industria que, en este país, sigue teniendo muy marcados los cánones binarios y cisnormativos de siempre. Ninguna agencia grande de España ha querido trabajar conmigo por el momento. Por lo tanto, todo lo que he conseguido me ha sido el doble de difícil, ya que no he tenido detrás de mí un grupo de profesionales que me faciliten desarrollar mi carrera más rápido proporcionándome más y mejores trabajos.

Por lo cual, me he visto obligada a buscar fuera lo que no me ofrecen aquí, firmando con una agencia de Londres y otra de París, donde parece que tienen una mentalidad menos cerrada. Y con la triste certeza de saber que es cuando tienes éxito fuera cuando se te da el reconocimiento y las oportunidades aquí. No entiendo por qué nos cuesta tanto apostar por la diversidad y el talento que tenemos aquí, hasta que no se pone de moda fuera. Seamos más valientes y pioneros, por favor.

Fotografía: Sergio Penas x Coconutscankill

Reparto Studio, Peter Sposito, Coconutscankill, Robber Rodríguez… Has desfilado para muchas de las marcas más prometedoras del panorama nacional, cuyos valores abogan por la libertad, el respeto y la inclusión. ¿Es ahora la moda más inclusiva que nunca?

Para mí ha sido todo un honor que estas marcas hayan confiado en mí, y me hayan dado la oportunidad de formar parte de sus proyectos. Me hace reafirmarme en que somos las nuevas generaciones las que debemos ser el germen del cambio, y que está en nuestras manos transformar la realidad.

Pero también has trabajado para firmas más clásicas, reconocidas nacional e internacionalmente, como Ángel Schlesser. Y es precisamente en las marcas más asentadas donde la representación de minorías tienden a ser menor. ¿Crees que las grandes maisons están sabiendo adaptarse a los nuevos tiempos?

Creo que algunas lo están haciendo más rápido y otras aún no han dado el paso, pero pienso que todas son conscientes de hacia dónde están yendo los valores de la sociedad y de esta industria. Debemos abogar por el amor y el respeto, y celebrar la diversidad. Estoy segura de que, tarde o temprano, las grandes firmas se irán adaptando a los nuevos tiempos, pero sería interesante que lo hicieran más pronto que tarde, ya que creo que desde esta industria tenemos la capacidad de acelerar y provocar un cambio en la sociedad con lo que proyectamos en nuestro trabajo.

Bendi González desfilando para Angel Schlesser en MBFWMadrid

¿Es la moda más inclusiva de lo que ha sido nunca?

Sí, pero aún está lejos de ser todo lo inclusiva que podría. Y, una vez más, está en las manos de todos los que trabajamos en esta industria el hacer que lo sea y que todo el mundo pueda verse representada en ella porque, ¿qué sentido tiene la moda si no es para todxs y no nos representa a todxs? No creo en la moda de y para unos pocos.

¿Qué marcas, proyectos o campañas destacarías positivamente en términos de inclusión real?

Destacaría, por ejemplo, la nueva serie de capítulos que presentó Gucci para mostrar su nueva colección Ouverture Of Something That Never Ended, protagonizada por la actriz Silvia Calderoni y dirigido por Gus Van Sant, donde se habla de temas como el sistema, los sueños o la disidencia del régimen sexo-género entre otras cosas. Y un ejemplo de un desfile inclusivo sería Fenty by Rihanna, pero pocos más se me ocurren si hablamos de inclusión real, y no de acciones que parezcan campañas de pink marketing, cuyo objetivo real sea vender en vez de realzar y dignificar la diversidad.

Fotografía: Álvaro García

¿Has encontrado un mayor número de trabas en España o en el extranjero?

Pues de momento no he trabajado más que una vez en el extranjero, y no he podido desfilar de momento en Londres ni París por el tema del Covid-19. Pero diría que sí he encontrado más trabas aquí, ya que no he tenido apoyo de ninguna gran agencia que se dedique a la industria del modelaje. Diría que un 98% de los trabajos que he hecho han sido sin ningún tipo de remuneración. Está bien que se trabaje con gente diferente y se de visibilidad, pero hay que tener en cuenta que somos personas y que este es nuestro trabajo, con el cual tenemos que comer. Así que, la próxima vez que una marca quiera trabajar con una persona no normativa, debería preguntarse si la está apoyando realmente, o sólo se está aprovechando de su imagen y los valores que representa.

Fotografía: Leo Adef

De Teddy Quinlivan a Valentina Sampaio, pasando por Hunter Schafer o Ángela Ponce. Si bien es cierto que la representación de modelos transexuales aumenta (muy lentamente), los titulares no dejan de referirse a la identidad de género de estxs profesionales cuando hablan de su trayectoria y últimos trabajos. ¿Por qué crees que se le concede tanta importancia a este hecho?

Como comentaba antes, es algo en lo que estamos educados, pero debemos ser conscientes de si la manera en la que lo comunicamos es la correcta, y reeducarnos para saber también cuando es innecesario. Al fin y al cabo, creo que somos mucho más de cómo nos identifiquemos sexualmente.

Hay quienes piensan que recalcarlo es una forma de visibilizarlo, proyectando un mensaje que invita a la normalización de las distintas realidades. Otrxs creen que el mayor acto de normalización es evitar hablar de ello en la medida de lo posible. ¿Qué piensas al respecto?

Es una forma de visibilizarlo porque, para muchos, nuestra forma de identificarnos implica una lucha que probablemente una persona cis no tiene. Pero también hay que tener en cuenta que somos y aportamos muchas más cosas que nuestra forma de identificarnos, por lo que muchas veces me parece innecesario y puede llegar a ser discriminatorio. Es como si a una persona heterosexual le remarcaran en todos los titulares su orientación. Por ejemplo, “la actriz heterosexual gana un Goya a Mejor Actriz…” “El modelo heterosexual es la cara de la nueva campaña de…” La mayoría de las veces parece una información prescindible, y con nosotras ocurre lo mismo.

Fotografía: Álvaro García

El modelo de género no binario Rain Dove, protagonista de campañas para marcas como Zalando y autodefinido como “capitalista de género”, condenaba abiertamente la opresión del sistema moda sobre el género, reivindicando a su vez una nueva estructura de relaciones sociales como forma de vencer definitivamente las etiquetas. ¿Crees que la moda ha sido un facilitador o un impedimento a la hora de expresarnos tal y como somos?

Para mí un facilitador, sin duda. Ha sido una herramienta para conocerme a mí misma y empoderarme, como un complemento a mi personalidad que me hace saber quien soy, y me permite ampliar y modificar estéticamente lo perceptible de mi ser y, por tanto, lo que la gente primero percibe de mi. Es lo que ven, y para bien o para mal, les está contando algo de cómo soy o quizá de cómo me siento. La única barrera que hay que superar es la de qué va a pensar la gente. Cuando poco a poco vas siendo consciente de que lo importante es lo que pienses tú de ti mismx, se convierte en una forma de expresarte libremente que puedes disfrutar mucho.

¿Concibes un futuro exento de etiquetas, o repleto de términos específicos que respondan de forma precisa a la condición e identidad de cada persona?

Creo que seguramente pasaremos por todos esos términos específicos que respondan a todos las formas de identidad, pero cuando estemos preparados para amar y respetar incondicionalmente, seremos conscientes de que son innecesarias. Dentro de la diversidad todos somos iguales, seres humanos, y lo realmente importante es cómo somos en nuestro interior.

Fotografía: Alex Cascallana x Peter Sposito

¿Tienes algún referente?

Muchos, y casi todos mujeres. Desde mi madre hasta mi antigua profesora de filosofía, muchas amigas y personas que me rodean que se atreven a ser ellas mismas y me inspiran a hacer lo mismo. Actrices como Tilda Swinton, Carmen Maura, Victoria Abril, Laura Corbacho, Nawja Nimri o Marisa Paredes. Directores como Almodóvar o Gaspar Noé, o iconos de la moda como Cristóbal Balenciaga, Elsa Schiaparelli, John Galliano, Martin Margiela o Thierry Mugler.

Bendi González desfilando para Robber Rodríguez en MBFWMadrid

¿Qué mensaje te gustaría lanzarle al mundo?

Seamos más conscientes del amor que hay dentro de nosotros y cómo se transforma nuestra realidad cuando lo que proyectamos es amor y gratitud. Creo que el amor es la fuerza más fuerte que existe, y la mejor arma para cambiar el mundo. El cambio empieza en uno mismo, cuando cambias tu forma de ver el mundo el mundo cambia para ti. Creo que la clave para disfrutar de la vida es querernos y aceptarnos de verdad a nosotros mismos , respetar a los demás y apreciar más todo lo que damos por hecho.

¿Un sueño por cumplir?

Vivir de lo que me gusta, que es lo que me hace feliz, y aportar algo positivo en este mundo.

Fotografía: Leire Cavia