El nuevo futuro de la moda: prendas fabricadas con residuos de alimentos

06 / 09 / 2021
POR África Poveda

¿Sabes que se estima que el mercado de la ropa circular alcance los 77.000 millones de dólares en los próximos cinco años? Algo posible gracias a los textiles agrícolas a base de residuos, una solución de moda sostenible preparada para el crecimiento.

Foto de María Fernanda González para #VEINDIGITAL

La industria textil es considerada una de las más contaminantes a nivel mundial. Sus procesos de producción textil actuales tienen efectos desastrosos sobre el medio ambiente: más del 60% de las fibras utilizadas son a base de aceite. Esto supone una carga para los recursos naturales debido a la producción no controlada e insostenible. Lo mismo pasa con las fibras naturales, como el algodón convencional de la mayoría de las prendas, que dependen del uso intensivo de agroquímicos y agua. Pero…¿qué pasaría si los textiles se confeccionaran con fibras naturales a base de residuos alimenticios? puede parecer algo inimaginable, ¿verdad? Pues ya es una realidad. 

Aunque las nuevas innovaciones textiles circulares parecen surgir cada vez más rápido, el informeSpinning Future Thread del Instituto para Comunidades Sostenibles, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y la Universidad e Investigación de Wageningen (WUR), llegó a analizar grandes cantidades de residuos agrícolas en ocho países: Bangladesh, Camboya, India, Indonesia ,Pakistán, Sri Lanka, Tailandia y Vietnam, zonas conocidas tanto por la producción de desechos de cultivos como por la producción de textiles. Llegaron a la conclusión de la existencia de suficientes flujos de residuos agrícolas utilizables solamente del sur y sudeste de Asia para la producción a gran escala de productos reciclados. 

Crop-A-Porter‘, fotografía de H&M Foundation

Los investigadores proponen recomendaciones prácticas para establecer otro tipo de cadenas de valor textiles basadas en los residuos agrícolas con mayor potencial. Una alternativa basada en una hoja de ruta de colaboración e innovación para que las industrias de la moda y la alimentación se unan para permitir que esta clase de materias primas ayuden a la industria de la moda a construir cadenas de valor sostenibles a largo plazo. “Existe una oportunidad increíble para crear valor a partir del desperdicio. Esperamos que esto ayude a la moda, trabajando en colaboración con los alimentos, a acelerar las alternativas para inclinar la balanza a favor del planeta y su gente ”, dice Anita Chester, directora de materiales de la ‘Fundación Laudes’

Un proyecto que no solamente trae beneficios climáticos al reducir los desechos y la contaminación. El hecho de transformar los residuos en fibras textiles también tendría importantes beneficios económicos y sociales, incluida la mejora de los medios de vida de los agricultores. Por suerte, cada vez surgen más innovaciones textiles circulares que utilizan fibras basadas en residuos agrícolas. Algunos ejemplos de empresas textiles que trabajan de esta forma son Crop-a-Porter’, Agraloop’ y Able Made

Orange Fiber‘, fotografía de Luca Distefano

Sin embargo,Lenzing Group’ se ha llevado la palma al poner este proyecto en práctica y convertirse en el productor líder mundial de fibras especiales a base de madera. Pero aún es más sorprendente el nuevo proyecto que se ha traído entre manos tanto tiempo: su asociación con el innovador textil italiano ‘Orange Fiber’. Juntos han patentado el proceso de producción de pulpa para subproductos cítricos, con el fin de producir el primer material de lyocell con fibra de naranja y pulpa de madera bajo la marca ‘Tencel’. Una nueva edición limitada que ilustra la visión compartida de ambas empresas para mejorar la sostenibilidad en la industria textil y de la moda e inspirar a la industria a superar los límites de la innovación.

“La conversión de residuos agrícolas como materia prima para la industria textil es un paso en la dirección correcta. Pero en el futuro, también debemos aprovechar las lecciones aprendidas de nuestras experiencias pasadas y garantizar que las soluciones empoderen a los agricultores y apoyen sus medios de vida, simultáneamente”. – A.Nambi Appadurai , director de ‘Práctica de Resiliencia Climática’ en WRI India.

_