Kimberley Tell: “algo que surgió por puro placer está empezando a dar sus frutos”

16 / 04 / 2020
POR Peña Fernández

La hemos visto en series como “Buscando el Norte” o “Hierro”, ha participado en la BSO de “Élite” y pronto lanzará su primer EP. Hablamos con la cantante y actriz canaria de todo ello.

Interpreta, compone, canta… Kimberley Tell es un talento que parece no tener límites.

Además de en su su paso por los teatros con el musical “Drac Pack“, hemos podido ver a la canaria en series como “Buscando el Norte” en el papel de Ulrike o en “Hierro” (Movistar+), que tiene como escenario su propia tierra, en donde interpreta a Pilar.

Aunque antes la habíamos podido escuchar interpretando la intro musical de “Buscando el norte, en su faceta como cantante empezó a despuntar al incluirse su “Lo que no me dices” entre los temas que conformaron la banda sonora de la segunda temporada de “Élite”. Ahora, vuelve a repetir la experiencia, sorprendiéndonos con una versión de “Hoy no me puedo levantar” para la tercera temporada de la serie de Netflix, estrenada este pasado 13 de marzo.

A la primera experiencia en Élite, siguió el lanzamiento de “Trihte” con una propuesta visual cuidada al detalle que arropa la sensibilidad musical y la delicada voz de la cantante. “Alégrame” se presenta como adelanto de su  EP “1,35”, un tema más bailable con ecos del Rnb y la música negra de los 80 producido por Matías Eisen. Hablamos con Kimberley Tell para conocer más de este talento multidisciplinar:

Kimberley no es el más típico de los nombres canarios. Preséntate.

No, no lo es jaja. Mi madre es inglesa y mi padre danés, pero yo nací en Lanzarote. O sea que canaguiri.

Actúas, compones y cantas ¿de dónde te viene todo este arte?

No lo sé, igual tiene que ver con que soy hija única y siempre he estado inevitablemente metida en mi ropa cabeza y en mi mundillo, pero no lo sé. Si pienso en mi infancia, mis padres hacían shows de entretenimiento para turistas recreando sketches de los Monty Python, Cabaret, Evita.. puede que haya bebido algo de eso. Después, tuvieron un pub inglés en el que pasaba horas viendo la MTV y VH1. O haciendo manualidades con mi madre y mis amigas. Art Attack nos caló mucho, jaja.

Te hemos visto haciendo papeles en series como  “Buscando el norte” o “Hierro” ¿qué es lo mejor de actúar? ¿Y lo peor?

Pues lo mejor el simple hecho de actuar en sí, de jugar a ser otra persona y crearte un nuevo universo. También me encanta la experiencia del rodaje, la sensación de equipo y estar todos ilusionados y trabajando por lo mismo. Y lo peor, la inestabilidad del trabajo, se acaba un rodaje y no sabes cuándo vas a volver a trabajar… eso es lo que más miedo me da.

¿Has tenido siempre la idea de desarrollarte profesionalmente en la música o ha ido tomando forma?

De pequeña sí soñaba con ser cantante (supongo que me quería ver en esos videos de la MTV), y siempre escribía mis canciones (alguna hay grabada por ahí que espero no salga a la luz nunca), pero lo fui dejando de lado supongo que por miedo o porque surgieron otras cosas. Hace años volví a escribir canciones que acababan guardadas en un cajón, y no fue hasta hace dos años que empecé a tomármelo en serio. Tuve un parón en mi trabajo como actriz que me llevó a una pequeña crisis existencial, y rellenaba mi tiempo aprendiendo a producir con el Ableton y a grabarme mis maquetas. Luego, empecé a quedar con Matias Eisen, con quien he estado produciendo todo, y ya está, ya estamos non stop en esto. Pero todo ha ido surgiendo de forma natural sin ninguna pretensión de nada, así que me hace ilusión que algo que surgió por puro placer esté empezando a dar sus frutos.

Teatro y música se dan la mano en el musical “Drac Pack” donde interpretas a una cantante aspirante a estrella.¿cómo viviste la experiencia?

Bueno, era la primera vez que me subía a un escenario y hacía teatro, así que lo viví con nervios y con mucha ilusión. Tuve la oportunidad de trabajar con actrices que admiro muchísimo así que win win. Además, eso también surgió porque Najwa y yo coincidimos en una fiesta de fin de rodaje donde había un piano, y nos pusimos las dos a hacer el tonto cantando, hasta que vino el encargado a mandarnos callar. Meses más tarde, cuando estaba buscando una chica, le hablaron de mí y se acordó de ese momento y ya quedamos para conocernos y hablar del proyecto.

¿Quiénes son tus referentes musicales?

Billie Holiday, la mejor cantante de todos los tiempos, por supuesto. Esa es mi única respuesta inamovible. Después, es que mis gustos son muy amplios y han ido cambiando con cada etapa. The beatles, Destinys Child, Tame Impala, Metrónomy, Frank Ocean, Sza, Kali Uchis, Solange, Ravyn Lenae, Tyler the Creator….y una larga lista sin fin.

Antes de “Trihte”, has prestado tu voz para la intro de “buscando el norte” o para la bso de “Élite” con “Lo que no me dices”, ¿qué te ha aportado participar en estos proyectos?

Bueno, la intro de “Buscando el norte” fue solo prestar mi voz, así que es algo más anecdótico. Pero con “Lo que no me dices” ha sido algo mucho más especial para mí, porque fue mi primer single publicado ever, y la suerte de que me la pusieran en “Elite” ha sido la mejor forma de lanzamiento y una gran ayuda para que eso pueda llegar a más gente. Y si no fuera porque ya había firmado un contrato con “Élite”, es posible que la hubiera guardado también en un cajón, así que les voy a estar siempre agradecida por haberme lanzado a la piscina (gracias Diego Betancor).

Con “Trihte” vemos una declaración de intenciones, una voz dulce, un especial cuidado al sonido y la creación de una estética en el vídeo que llama la atención de cualquiera ¿qué ha inspirado este proyecto?

“Trihte” fue la primera canción escrita de este EP, y la que ha impulsado que todas las canciones las escribiera desde una misma temática.

Como ya conté antes, pasé por un momento de crisis, una continua sensación de vacío sin ser nada especialmente dramático. Escribí la canción desde ese bucle del “no hacer nada” pero en cambio tener ganas desgarradoras de hacerlo todo y sentirte estancada ahí.

El EP se llamará 1’35, que es la medida de mi cama, porque todas las canciones hacen referencia a ella, o son contadas desde ahí. Es una especie de autorretrato con diferentes moods de este momento en concreto de mi vida, contado desde la cama. Es una forma de darle un lugar importante a lo pequeño, a lo cotidiano.

Como contrapunto de “Trihte” llega “Alégrame”, estrenado este 6 de marzo, de ritmos más animados con pinceladas del Rnb y de la música negra de los 80, una oda al amor romántico adaptada a una generación desenvuelta en las tecnologías,¿te sientes parte de ella? ¿utilizas las redes para comunicarte con tu público?

Sí que me siento parte de ellas, por que es casi inevitable. En redes tampoco me comunico con “mi público” más allá de compartir lo que hago o subir fotos, pero sí que me siento engullida un poco por el mundo virtual, los whatsapp, FaceTime, Dms, etc. “Alégrame” va sobre querer algo más fácil, un amor simple y que te alegre como por ejemplo sacar la pierna por encima de la sábana, Un amor cozy jaja.

Tu EP parece estar cerca, ¿qué podemos esperar de él?  

Es un EP sencillo, pero creo que muy fresco y sincero, un proyecto personal hecho desde la ilusión y el juego. Estoy contenta porque he hecho exactamente lo que he querido hacer y lo veo como una bonita carta de presentación, que espero que os guste mucho, y poder seguir trabajando y compartiendo lo que estamos haciendo.

Por ahora tenemos un concierto el 25 de Abril en Las Palmas, en el Monopol Music Festival, que quien esté por ahí nos encantaría que vinierais, y esperamos tener más bolos pronto.

Algunos de los cantantes más exitosos procenden de la actuación, hay quienes se mantienen activos en ambos mundos y quienes acaban decantandose por uno de ellos¿te gustaría conciliar ambos perfiles artísticos?

Pues sí, eso sería para mí un sueño, poder compaginar ambas cosas y que además pueda seleccionar solo lo que realmente quiero hacer.