Llega el “Diluvio” con el nuevo single de “DouleurDolor”

24 / 04 / 2020
POR Peña Fernández

DouleurDolor es el dúo musical compuesto por Gómez Selva y Mahok, un proyecto interdisciplinar que experimenta con el trap y el rap y se deja influenciar por el pop, el techno y la electrónica para descubrirnos un estilo único. Hoy estrenan tema y hablamos con ellos.

DouleurDolor es el dúo musical formado por Gómez Selva y Mahok, dos chicos de Lezama, (Vizcaya) con trayectorias diferentes, Gómez, artista visual; Mahok productor musical, pero con inquietudes muy similares que los llevó a emprender un viaje en común.

Ambos funden sus dotes artísticas y su creatividad para dar forma a un proyecto interdisciplinar que concede un espacio tanto a la creación musical como a la visual y a la experimentación. Dejándose influir por la escena urbana y experimentando con diferentes sonidos y ritmos, DouleurDolor se mueve entre el trap y el rap y se nutre además de la música pop, techno y electrónica para crear un estilo único y difícil de etiquetar que da como resultado temas tan innovadores como “caballos negros” o “perro”, una verdadera declaración de intenciones que nos descubre el talento y el potencial del grupo.

Todavía no hemos absorbido toda la frescura de su EP “DouleurDolor”, estrenado el pasado mes de marzo, cuando nos sorprenden con el lanzamiento de “Diluvio”, un tema musical que nos lleva a ese momento doloroso cuando el amor termina, acompañado por un videoclip con una estética cuidada al detalle e impregnado de notas que derivan de los valores compartidos por sus creadores sobre la amistad, la masculinidad, el amor y el dolor.

Hablamos con DouleurDolor para saber más del proyecto y de su recién estrenado “Diluvio”.

¿Qué es DouleurDolor?

Nos gusta referirnos a DouleurDolor como un proyecto interdisciplinar más que únicamente musical, en el que la experimentación y creación visual es tan importante como la sonora. Obviamente podemos hablar del proyecto como un grupo de música, no es que queramos desmarcarnos poniéndonos etiquetas “alternativas”, pero sí queremos insistir en la importancia del trabajo colectivo y el papel de artistas y amigas que están colaborando con nosotros, y que van mucho más allá de lo musical.

¿Qué comparten Gómez Selva y Mahok que los llevara a iniciar un proyecto en común?

Aunque Mahok y yo comenzamos a trabajar juntos a comienzos de 2019, ya nos conocíamos de varias movidas. Ambos hemos estudiado en Bilbao, compartimos amistades y hemos tocado en algunas bandas juntos. Creo que lo que más nos animó a comenzar este viaje es que tenemos las mismas inquietudes musicales; ambos queríamos experimentar con cierto tipo de sonidos y con un formato concreto, y ya nos olíamos antes de DouleurDolor que teníamos una conversación pendiente.

¿Cuál es el papel de cada uno en el grupo? ¿Tenéis funciones definidas y os complementáis o sois perfiles bastante versátiles?

Pues un poco de ambas. Mahok se encarga principalmente de la producción musical, instrumentales, software, etc. Yo en cambio me encargo de las letras, voces y gran parte de la dirección creativa del proyecto. Sin embargo, nos gusta insistir en el imprescindible carácter colectivo de las composiciones y la capacidad de ambos para entender lo del otro; es un proceso muy enriquecedor y simbiótico.

¿Cuál fue la primera creación que os hizo ver que funcionabais como dúo?

Nuestro bebé “Caballos Negros” fue el comienzo de todo. No solo es la primera canción que compusimos juntos, sino que fue lo primero que salió en el estudio cuando quedamos por primera vez. Estuvimos escuchando composiciones que tenía Mahok a medias y comenzamos a trabajar sobre una instrumental que nos llamó la atención. Trabajamos sin ponernos demasiados límites en cuanto a estructuras o sonidos y vamos viendo si funcionan o no, y en cuanto vimos que estaba cogiendo forma decidimos ponernos en serio con el proyecto.

No es sencillo definir vuestra música bajo una única etiqueta, encasillarla en un estilo, ¿cómo la describiríais?

Solemos hablar de esta movida; parece que siempre la intentamos evadir un poco, pero la verdad es que no sabemos cómo definirla con una sola etiqueta. El proyecto se basa en la experimentación con sonidos y ritmos procendentes de la música urbana como el trap y el rap pero también bebemos mucho del pop, techno, electrónica entre otros. Las letras vienen de reflexiones y experiencias personales y tienen mucho que ver con las poesías y ensayos que escribo (a veces demasiado enrevesados). ¿Hemos respondido a la pregunta? jajaja.

¿Cuál es la historia detrás de vuestro recién estrenado “Diluvio”?

Sin dar demasiados detalles, “Diluvio” es el testimonio de una breve historia de amor que terminó de forma muy dolorosa. La letra juega con la dualidad, las dos personas implicadas, cambiando de una frase a otra entre las protagonistas de la historia y no dejando entender muy bien quién es quién; incluso en ocasiones parece más una oración a Dios que una carta de disculpa.

La verdad que hacer esta canción fue un proceso muy bonito ya que Mahok me enseñó la instrumental un día en el estudio, la cual tenía algunas líneas de voz que había grabado él y que me inspiraron al instante; y le dije que teniamos que llevarla a DouleurDolor. Escuché la instrumental un par de veces en mi casa y siguiendo la melodía de voz que ya teníamos, escribí la letra del tirón, quedamos al día siguiente en el estudio y la grabamos. La mayoría de las voces que suenan en la canción final son las primeras grabaciones de prueba que hicimos para ajustar niveles antes de grabar “en serio”. La canción se hizo sola prácticamente, todo encajaba a la perfección.

El videoclip presenta una estética muy cuidada que se acerca a lo poético ¿de dónde llega la inspiración?

Hacer este videoclip fue un curro considerable, ya que concentramos la grabación de dos videoclips en un solo día de rodaje con un equipo bastante pequeño. La idea del vídeo la desarrollé con Markel González (Proyecto Hemen), que es nuestro estilista y lleva la dirección creativa del proyecto junto a mí. A pesar de la historia que cuenta la letra, queríamos que el vídeo mostrase algo distinto, centrándonos en valores y reflexiones que compartimos Mahok, Markel y yo sobre la amistad, la masculinidad, el amor, y el dolor. Además nada hubiese sido posible sin el trabajo de Laura Umaran, Asier Marleza, e Iyan Altube, quienes también trabajaron con nosotros en el videoclip de “Perro”.

Muchos artistas ven sus planes posponerse a consecuencia de la cuarentena, ¿qué os ha llevado a elegir esta fecha para el lanzamiento de vuestro single? ¿era una fecha ya preestablecida que habéis decidido mantener?

No teníamos nada pensado en torno a “Diluvio” antes de la cuarentena. Ya teníamos terminada la canción y el videoclip antes de que comenzase el confinamiento, pero no había nada en mente a corto plazo. De hecho, hace apenas un mes que sacamos nuestro EP debut y queríamos dejarle algo de aire antes de sacar otro single, pero no podemos aguantarnos. Esta canción es muy especial y no tenía sentido aguantarla más tiempo en nuestro disco duro.

La escena musical es una de las gran afectadas y de las primeras en sufrir las consecuencias de la pandemia ¿cómo habéis afrontado la situación como grupo?

Hemos hecho público el proyecto hace nada y nos ha pillado con muchos trámites a medias, preparando los directos, buscando manager, fechas, etc. y hemos tenido que dejar gran parte de esto en pausa. Mahok vive en Lezama (Vizcaya) y yo en Madrid, por lo que tampoco podemos encerrarnos en el estudio a producir juntos hasta que se pueda viajar de nuevo; pero lo bueno es que con tanto tiempo libre estamos componiendo, terminando temas que ya teníamos grabados, ideas para vídeos, etc. No hay que parar la máquina.

¿Cuáles son vuestros planes una vez salgamos de esta situación?

Reanudar todo lo antes posible; estamos deseando presentar el proyecto en directo, grabar videos que quedaron pendientes y colaboraciones con artistas. Este “parón” solo ha conseguido que tengamos el cuádruple de ganas de hacer crecer el proyecto.