Paris Alta Costura en 8 colecciones

24 / 01 / 2020
POR Peña Fernández

De la despedida de las pasarelas de Jean Paul Gaultier al reclamo feminista de Dior. Vuelta a los orígenes, surrealismo, originalidad nupcial y el mundo clásico han definido las pasarelas de la capital francesa.

Este 20 de enero se ha dado inicio a la Semana de la Alta Costura de París, espacio donde las firmas más icónicas presentan sus propuestas de alta costura para la primavera/verano 2020. Un evento que une tradición y artesanía junto a vanguardia para dar vida a unas colecciones que no han dejado de sorprendernos, demostrando que elegancia e innovación pueden ir de la mano.

A continuación, hacemos un repaso de las colecciones que más nos han conquistado:

 

JEAN PAUL GAULTIER

La gran importancia de esta colección fue señalada desde el momento en el que el fundador de la firma anunciara que este desfile celebrado el 22 de enero en el Théâtre du Chatelet sería el último, coincidiendo con el 50 aniversario de la casa parisina. No se trata de una despedida rotunda, puesto que el diseñador ha aclarado que Jean Paul Gaultier continuará con un nuevo proyecto del que él mismo es instigador.

La despedida tiene inicio con una asombrosa y lúgubre entrada de la mexicana Issa Lish que sale desde un ataúd, ha incluido un homenaje a la cantante y musa de la firma, Edwige Belmore; tampoco podía olvidar sus icónicos corsés, que hemos podido ver en sus musas Dita Von Teese y Rossy de Palma, con un toque diferente como el entrelazado de cinturones; accesorios como corbatas, medias y guantes que en conjunto conforman la prenda principal, trajes dispuestos como si de muñecas recortables se trataran, temática marinera, referencias a la “Naranja Mecánica”…  Todos los ingredientes para hacer del desfile una experiencia inolvidable.

DIOR

Maria Grazia Chiuri ha trabajado junto a la Judy Chicago en la creación de un desfile de esencia feminista. La artista estadounidense ha concebido la obra “La mujer divina” en el museo Rodin, una monumental escultura que albergaba pancartas con frases como “¿Qué pasaría si las mujeres gobernaran el mundo?” “¿Y si Dios fuera mujer?”, y donde tuvo lugar un desfile que nos desplazó al plano de lo divino. Oro, cortes clásicos, matices griegos, coronas y diademas, el laurel como elemento ornamental y la ligereza de los tejidos nos transportan a otro mundo lleno de sutilidad, casi etéreo, al universo de Dior.

 

SCHIAPARELLI

El director creativo de Schiaparelli, Daniel Roseberry, da continuidad a la vertiente surrealista que ha caracterizado a la firma italiana, pero lo hace desde la moderación. La colección retoma los volúmenes y utiliza las transparencias, la pedrería y toques masculinos para ofrecer nuevas perspectivas. Nos propone un contraste entre las curvas generadas por los volúmenes y los volantes de los vestidos y la precisión de los trajes de sastre, la vivacidad de los colores de unos y la sobriedad de otros.

 

CHANEL

Virginie Viard recrea el patio de la abadía de Aubazine, rememorando en el Grand Palais uno de los lugares más importantes de la vida de la fundadora de la casa parisina, Coco Chanel. Estos jardines, con un pozo al centro de la composición, nos llevan a un momento de la infancia de la diseñadora, a la vez que configuran el contexto que presta inspiración a esta colección donde domina la estética de colegiala. Por ello, los diseños se llenan de tablas, cuellos babydoll, cortes por la rodilla, medias blancas, calcetines caídos y zapatos planos, propuestas que conceden preferencia al blanco y negro.

VALENTINO

El desfile de Valentino está lleno de magia, romanticismo y diversión, estilismos impregnados de motivos surrealistas que hacen soñar. La colección da un gran protagonismo a las diferentes formas que con armonía se abrazan en cada propuesta. Volúmenes, volantes, plisados, lentejuelas, transparencias siguen una misma conversación en la que los detalles se encargan de mejorarla: maxi pendientes, lazos, capas, guantes, tocados. Pierpaolo Piccioli nos hace viajar a un mundo de fantasía y nos adentra en la complejidad del mar con sus recreaciones del coral en forma de tocado, las escamas del pez o la cola de sirena.

 

GIVENCHY

Una carta de amor entre Vita Sackville-West y Virginia Woolf y la belleza de los jardines ingleses sirven de inspiración de esta romántica colección de Givenchy. Destacan las siluetas fluidas en armonía con las líneas rectas, los colores pasteles que conviven con tonos más fuertes, el volumen, los volantes, las pamelas gigantes, el monocolor. También ofrece unas propuestas de lo más interesante para aquellas novias que no se conforman con la normalidad y se atreven a innovar. Kaia Gerber se encargó de cerrar el espectáculo con un vestido de novia largo de encaje con escote Bardot y un sombrero XL que cumple la función de velo nupcial.

 

ALEXANDRE VAUTHIER

Alexandre Vauthier aglomera una gran cantidad de formas y volúmenes dando origen a una colección llena de contrastes: brillos y cuero, volantes y drapeados frente a piezas de sastrería, delicadeza frente a toques rockeros. Las diversidad presente en la colección es un reflejo de la unicidad de cada mujer, diferentes entre ellas, que el diseñador imaginó como la surrealista diner-de-tête de Rothschild que tuvo lugar en el Château de Ferrières en 1972.

RALPH & RUSSO

Ralph & Russo celebra una década esta temporada. Es por ello que la colección presentada en París revisa las piezas más icónicas creadas por la firma durante todos esos años: el traje de tweed, el traje de seda, el vestido con corsé…  Entre sus creaciones destaca la presencia de flecos, flores, lazos y transparencias para sublimar cada una de las propuestas. La inspiración llega desde Australia, tierra natal de su directora creativa, Tamara Ralph.