¿Por qué es tan bueno este anuncio?

05 / 07 / 2021
POR África Poveda

El diseñador gráfico es clave para comunicar con éxito, lograr atención y hacer que el producto perdure en la memoria de la gente. Desde el Istituto Europeo di Design (IED) nos dan las claves para lograr impacto visual. 

‘Blue’ de Julen Calvillo

Todos los días estamos expuestos a una gran cantidad de anuncios, ya sea cando abrimos una app en el móvil o incluso cuando caminamos por la calle. Entre 4.000 y 10.000 es el número de anuncios nos rodean diariamente. Parece una cifra demasiado alta pero, ¿cuántos de ellos recordamos? Para que un anuncio se comunique de manera exitosa, va a depender en gran medida de su fuerza visual y de las emociones que te transmite. Los diseñadores gráficos son los responsables de crear y desempeñar ese rol. Para ello, es necesario que sepan observar, escuchar, tener unos determinados conocimientos y habilidades y ser capaces de trabajar en equipo. De nada vale saber hacer un buen diseño o tener las mejores herramientas si a la hora de querer expresar las ideas no se hace de manera adecuada. Es necesario que todos cumplan con una serie de habilidades comunicativas con las que puedan mostrar sus propuestas. Se aprende con la experiencia, pero todo suma si el diseñador tiene un buen título especializado en este sector tan competitivo.

Una de las escuelas de diseño más destacadas del panorama nacional y con gran proyección internacional donde aprender todas estas características que definen a un buen diseñador gráfico es es el Istituto Europeo di Design (IED). Sus centros en Madrid, Barcelona y Bilbao ofrecen numerosos programas formativos en este campo: Título de Grado en Enseñanzas Artísticas Superiores de Diseño Gráfico, Motion Graphics and Video, Advertising, Branding, Digital, Virtual o Publicidad. Además, el trabajo de los alumnos de la escuela se reconoce año tras año en variedad de premios de prestigio del sector.

Hemos hablado con estudiantes del IED para que nos cuenten más acerca de la figura del diseñador gráfico y su experiencia desempeñando ese rol durante sus años de formación. Para Andrea López (IED Madrid), un “buen proceso creativo” no existe en sí, sino que cada uno tiene el suyo propio y eso es lo interesante. También depende totalmente del proyecto: hay veces que es necesario un proceso ordenado y metódico y otras en las que se necesita el caos y la experimentación. En su caso, la inspiración no viene nunca de la nada. No es de esas personas que pueden ponerse delante de un papel en blanco y dejar volar la imaginación. “Normalmente lo que más me funciona es hablarlo con alguien porque me ayuda a pensar mejor, pero también viendo pelis, series o documentales”, nos cuenta la estudiante.

Mientras tanto, Julen Calvillo (IED Bilbao) nos explica cómo sería un buen diseñador. Ha querido aclarar que está dando sus primeros pasos en este largo camino del diseño y la comunicación visual. Desde su punto de vista, atendiendo a la sociedad tan cambiante en la que vivimos, piensa que como profesionales, deben ser curiosos, abiertos a todo tipo de estímulos y estar preparados para experimentar cualquier tipo de experiencias. Esto les permitirá estar inmersos en un proceso de aprendizaje constante. Aun así, el trabajo y la disciplina son factores indiscutibles. “Un buen diseñador sabe comunicar y conectar con los demás, teniendo siempre una actitud innovadora. Eso sí, nunca puede faltar esa pizca de locura y espontaneidad para dejar claro en todo momento quiénes somos y cuál es nuestra identidad”, explica Julen.

Además, Thinh Truong (IED Barcelona) ha querido contarnos cómo debe ser ser un mensaje, imagen o diseño para que cobre vida, sea impactante y perdure en el tiempo. Para explicarlo, cita un diálogo en Bicentennial Man, donde Portia le dijo a Andrew, un robot que desea ser humano: “Esta es una conversación humana. No se trata de ser racional. Se trata de seguir tu corazón.” Él ve el diseño como una “conversación humana”.  El diseño-visual en sí tiene que ser humanizado, para provocar una respuesta “humana”. Ya sea que haga reír, llorar, enamorarse, emocionarse por el futuro por venir, recordar una vida que nunca tuvieron o incluso despreciarla.

Abordar el diseño con una mentalidad “racional” de resolución de problemas está sucediendo en todas partes en este mundo creativo, entonces, ¿por qué tenemos más problemas que nunca? ¿quizás es hora de que diseñemos con el corazón en lugar de con la cabeza? “Nunca sabré si mi diseño dejará tal impacto que perdure en el tiempo. Lo que sé es que si pongo todo mi corazón en ello, una parte del público lo recibirá así: una pequeña risa después de un día agotador, una palmada en la espalda para levantar el ánimo o un “oye, está bien llorar”, porque las emociones humanas son hermosas”, concluye Thinh.

‘Ja ¿Qué?’, de Andrea López (IED Madrid)

‘Ja¿Qué?’ es el trabajo de Andrea que habla de la comunicación, algo esencial en nuestras relaciones sociales, en nuestro trabajo, en nuestro día a día… Sin embargo, en muchas ocasiones se hace un mal uso de ella: nos interrumpimos, no escuchamos, faltamos al respeto, somos impacientes y orgullosos. El proyecto nace de esta idea y promueve la reflexión sobre nuestra forma de comunicarnos a través de una conversación puramente gráfica. En ella van surgiendo esos comportamientos negativos que derivan en una falta de entendimiento por todas las partes. El objetivo es que, a través de las imágenes, podamos identificar estos errores para aprender a corregirlos.

“Cada vez creo más en que la vida es mejor si te la tomas con humor, y en este proyecto en concreto quería reflejar que a veces no es necesario un planteamiento demasiado profundo e intelectual para poder reflexionar sobre algo. Yo siempre he tenido muchas dudas sobre qué proyectos hacer por no querer caer en la banalidad, pero creo que pensar siempre es bueno y, en este caso, he querido aportar una reflexión visual sobre algo que normalmente solo se trata de manera teórica.” – Andrea López

“Siempre he dudado de si he desarrollado mi creatividad estos años y al planteármelo así, mi respuesta inmediata ha sido decir ‘sí’. Lo que pasa es que la creatividad se ha convertido en un concepto un poco confuso, en el que parece que solo aplica a los artistas. La creatividad está también en los inventos que hacemos los vagos para coger el mando sin movernos del sofá.” – Andrea López

‘Blue’, de Julen Calvillo (IED Bilbao)

‘Blue’ es un proyecto/movimiento creado por Julen (y firmado por ‘Blue Work Shop’) que se enfoca en el uso responsable del agua en nuestro día a día. Su objetivo es generar una interrupción artística y visual en unos objetos que utilizamos en nuestra rutina diaria y que tengan relación con el consumo del agua en el hogar. Todo ello para hacer reflexionar a las personas sobre el uso correcto del agua cuando cocinamos, cuando limpiamos, cuando utilizamos la lavadora, etc.

Se conecta el diseño gráfico como soporte de información visual, el arte como herramienta para generar las formas expresivas, y la experimentación del color azul, haciendo referencia al color del agua. Se han elegido 3 objetos que tiene que ver con una situación de consumo del agua en el hogar: la silla, la taza y el bote de jabón. Cada uno de estos tienen un mensaje en relación al lugar donde se consume el agua correspondiente. Sirven como recordatorio, para que en los momentos del uso, la persona vea el objeto y por su diseño actué en consecuencia para optimizar el agua del hogar.

“Diseñar es comunicar, es conectar con las personas, es generar experiencias. Tenemos la suerte de disponer de recursos como nuestro tono de voz, la presencia física o nuestra mirada. Estos se deben trabajar y desarrollar para utilizarlos de manera que nos sean beneficiosos como personas y profesionales. Desafortunadamente, la pandemia ha influido negativamente en este ámbito, ya que la capacidad de crear esa conexión de la que hablo, se ha visto afectada considerablemente por los meetings y reuniones virtuales. El trato con las personas es una de las cosas que más disfruto.” – Julen Calvillo

“En este centro de diseño, la creatividad es un tema al que se le da un valor especial, y se agradece. Pienso que todo diseñador debe madurar esta habilidad para que sus experiencias sociales futuras, sean positivas y exitosas.”- Julen Calvillo

‘I Cry in the Shower’, de Thinh Truong (IED Barcelona)

Con ‘I Cry In The Shower’, Thinh ha querido desarrollar un proyecto para iniciar la conversación sobre personas que abusan de las pastillas contra la depresión en el baño para lidiar con sus luchas emocionales cotidianas. Comprende una serie de fotografías que abrazan nuestra vulnerabilidad para decir que está bien llorar porque nuestras emociones son válidas y hermosas.

“Como en la descripción de mi proyecto, es mi intención gritarle a cualquiera que llore en la ducha (como yo) que “oye, está bien, yo también lloro”. Todos lloramos a veces y eso no es algo de lo que avergonzase u ocultar. ¡Aceptemos eso! Creo que en la sociedad moderna tenemos tanto miedo de mostrar vulnerabilidad, y lloramos en la ducha o bajo la lluvia para que nadie vea nuestras lágrimas. ¿Por qué suprimimos la parte que nos hace humanos? Deberíamos abrazar todas estas emociones mientras podamos porque antes de que te des cuenta, tu corazón está agotado y ni siquiera puedes llorar más.”- Thinh Truong.

“Debo decir que estudiar en el IED Barcelona me ayudó a desarrollar mi sensibilidad. Me he vuelto muy consciente de todo lo que veo. El color del correo postal, el error tipográfico en un restaurante antiguo, la ‘composición’ de una escena aleatoria en la calle, etc. Además, la escuela ofrece esa cercanía que me hace ser más consciente del sentimiento de comunidad y pertenencia.” – Thinh Truong.

Más información sobre los estudios y los eventos ofrecidos por IED en www.iedmadrid.com www.iedbarcelona.es www.kunsthal.es

_