404 Studio reinventa la vida de Cleopatra

10 / 06 / 2019
POR VEIN

Anaïs Vauxcelles, directora creativa de la firma, presenta su última colección en esta sesión que actualiza el personaje histórico en colaboración con la fotógrafa Inma Vivas y la escritora Blanca Pons. 

Estos breves relatos no son más que pinceladas de una interpretación de la intensa vida de uno de los personajes más emblemáticos de la historia: Cleopatra. Esa perfecta desconocida que nos hipnotiza y embelesa sólo con los rumores de su existencia. Supongamos pues que la deliciosa Cleopatra se reinventa. Se trata de una joven alocada, contemporánea y urbanita, movida por los mismos impulsos que ya lo hacían en el antiguo Egipto.

Le acompañarán en esta historia sus cautivadores compañeros: Octavio, Marco y el veneno que finalmente acabaría con su vida, ÁSPID.

Dicho esto, relájense y déjense llevar.

 

JUVENTUD

Qué afortunadas: Tenerse la una a la otra. Áspid mira a Cleopatra y el universo tangente se quebranta. Sus cuerpos inundan la música, y en ese escenario idílico, y sólo como de tanto en tanto les ocurre, sus diferencias se quedan a un lado. Ni el alma vidriosa de Áspid ni la divinidad de Cleopatra son capaces de detener el intenso fuego de la juventud.

REAL

Marco y Cleopatra conectan. Y lo hacen desde la sinceridad e intensidad que lo hacen los más famosos romances de la literatura. No son capaces de tocarse, pero se sienten del todo cerca.

Sin duda, es real.

DESEO

El envenenado y desafortunado deseo se hizo realidad. El joven OCTAVIO, los seductores juegos de ÁSPID y la falta de asertividad de Cleopatra son los jugos perfectos para que la seducción sacie sus sedientos cuerpos.

LA MANZANA

Cleopatra, tras despertar del lujurioso trance descubre a Octavio junto a ella, todavía perdiéndose por su cuerpo. Áspid los observa desde lo lejos con esa sonrisa que sólo puede ser impulsada por el placer que le produce su propio veneno.

La manzana y la serpiente.

TATUAJE

Marco, afligido se deja ahogar entre los brazos de Áspid, fundiéndose en un engranado beso.

Un tatuaje comienza a dibujarse con este primer beso en la aterciopelada piel de Cleopatra. Hasta descubrirse una serpiente: la venenosa cobra egipcia.

Quema, escuece. Quema muy dentro.

VENENO

El mismo veneno que la elevaba estaba matando a Cleopatra. Áspid formaba parte de ella, y su lealtad la estaba matando. Aún así, Cleopatra, adicta a ese dolor hechizado, se pregunta:

“¿Y por qué no seguir envenenándome?”

BÍFIDA

Cleoepatra, con la piel candente se levanta, dejando la lascivia a sus pies. Se dirige a su fiel compañera, ÁSPID, y la besa.

Y sintiendo el éxtasis del delicioso veneno en sus labios entrelaza su ya bífida lengua con la de MARCO.

CALMA

Amanece.

 

Créditos

Diseño y dirección creativa: Anaïs Vauxcelles
Looks: 404 Studio
Tattoo: Tattoonie Design x 404 Studio
Redacción: Blanca Pons
Fotografía: Inma Vivas
Dirección creativa: Aida River
MUAH: Gala Philippe
Asistente MUAH: Karla Gabaldón
Modelos: Carmen Meseger, Monica Cano y Agus Modu
Asistente de producción: Julia Lorente
Diseño editorial: Diego Cayuelas