6 campañas masculinas de invierno 2019

31 / 12 / 2019
POR Estela Gómez

Elegantes, retro, personales, futuristas, y macarras. Exploramos la moda para hombre de esta temporada, de la mano de las marcas cuyos enfoques más nos han llamado la atención.

 

Poco a poco la moda masculina evoluciona, y a pesar de hacerlo a una velocidad más lenta que la femenina, vemos una gran mejoría en las formas en las que las marcas presentas sus campañas. Paralelo a lo que veíamos con las campañas femininas, la estética retro y la futurista son las que predominan este año, encontrando dentro de la primera, figuras de referencia en Celine de David Bowie, que también ha servido de influencia en un tono futurista para Valentino junto con Edgar Allan Poe. Por otro lado, encontramos campañas que se han dejado llevar por un lado más personal y sentimental como Ludovic de Saint Sernin, y otras que apellan a personalidades dentro del mundo del espectáculo como Henry Cavill para BOSS y Finn Wolfhard o Keanu Reeves para Saint Laurent.

· BOSS ·

Henry Cavill, imagen de  BOSS #SharpenYourFocus desde 2018, vuelve para retomar su papel en la campaña de otoño invierno 2019. Vemos al actor en una galería de arte, dónde los cuadros con imágenes de si mismo, cobran vida jugando con los planos. A través de los modelos navegamos por diferentes estilos, mostrando como las gafas son accesorios que nos definen y hablan de nosotros, reflejando así la personalidad de Cavill.

· CELINE ·

A medio camino entre un lookbook y un fashion film, y jugando con las diagonales, Celine nos presenta su campaña masculina de 2019 rodada por el director creativo de la marca, Hedi Slimane, en la ciudad de Berlín. En el mismo área en el que se encuentra el club SO36, frecuentado durante los 70s y 80s por figuras como David Bowie, la arquitectura de la ciudad es el foco de atención. En blanco y negro, contrastando las esquinas de los edificios con imágenes de las prendas, Slimane muestra una ciudad elegante, misteriosa, seductora y provocadora, que bien es un reflejo del hombre que Celine viste.

·VALENTINO·

La nueva colección de Valentino ha aterrizado en la Tierra. Inspirados por Edgar Allan Poe y David Bowie, el director de arte Tetsuya Nagato, recrea un imaginario ciencia ficción, con cabezas robóticas, ovnis y un aura oscura, reinterpreta la percepción que se tenía en el pasado del futuro, mezclándolo con la moda de hoy en día. Con el uso del collage, Nagato juega con lo real y los fantasioso, dándonos una perspectiva fantasiosa, creando una fascinación en nosotros por lo que está aún por descubrir.

·LUDOVIC DE SAINT SERNIN·

Esta es sin duda una de nuestras campañas favoritas en cuanto al  mensaje que transmite. La marca Ludovic de Saint Sernin. Titulada ‘2 boys and a dream to die for’, este retrato en blanco y negro de Eliseu Zimmer y su trayectoria hasta convertirse en modelo, junto con su proceso de conocerse a si mismo, nos muestra una imagen vulnerable a la vez que poderosa. En el film, acompañados de su voz narradora, vemos transformarse a Zimmer en diferentes personajes de una forma camaleónica disfrutando de ser quien él quiera ser.

·YVES SAINT LAURENT·

Finn Wolfhard, más conocido como Mike Wheeler de Stranger Things, y Keanu Reeves son otras dos celebrities que se han sumado a la moda de ser imágenes de marca, esta vez para YSL, como estrategia para acercarse a un mayor público.

Los videos destacan por transmitir un estilo cool. Wolfhard, caracterizado como un joven Bob Dylan, con una estética muy diferente a la que nos tiene acostumbrado en su serie. Reeves con su aspecto casual y descuidado, y ese misterio que le rodea es más que un acierto para la marca, ya que en la campaña en vez de disfrazarlo se potencia este lado del actor que tanto gusta a los fans.

·FARAH·

Para esta temporada, FARAH explora las entrañas del Northern Soul, estilo musical y de baile nacido en Inglaterra a finales de los 70, que supuso un cambio en la historia de la música y que continúa influenciando a músicos y artistas a día de hoy. FARAH nos presenta ‘Twisted Soul’, un viaje por la Inglaterra industrial, donde una generación de jóvenes adultos escapa de su vida diaria a través de la música.