Así fue el discurso original de Lena Dunham para “Girls”

13 / 03 / 2017
POR Laura Caufapé

La primera idea que presentó a la HBO era tan auténtica como la serie: sin guión, trama ni estructura… una declaración existencial desordenada y profunda.

 

Detrás de un gran artista suele haber un discurso, y detrás de una serie como Girls, también. Lena Dunham escribió la primera idea para la serie tras dirigir Tiny Furniture, una película indie a la que es difícil no encontrarle similitudes con esta: una chica de 20 años recién graduada llega a Nueva York, ciudad en la que se buscará a sí misma y se reencontrará con viejos amigos.

Tras el éxito de su primer film decidió seguir con la idea y redactar un “poema sobre la vida millenial” para la HBO, un pitch que describe como “el peor que habrás leído nunca”. Confiesa que “no había un discurso formal, pero debido a Tiny Furniture todos sentimos que teníamos un buen plan para lo que podría ser un buen show“. Bajo un formato casual, redactó una declaración de crisis existenciales y privilegios sin trama alguna, hablando de “esa etapa incómoda, entre la adolescencia y la vida adulta, en la que las mujeres terminan la universidad y no están rodeadas de glamour“.
 

Lena empezó el texto con unas palabras que recuerdan a Hannah y las demás “producto de la recesión, estas chicas están sobrepreparadas y sin empleo. Demasiado inteligentes para sus puestos como ayudantes, niñeras y camareras, pero no lo suficientemente motivadas como para demostrarlo (o hacer su trabajo tan bien como para ascender). Tienen esa mezcla de saberlo-todo y auto-súplica que es la marca de todos los grandes comediantes judíos, y de muchas mujeres de 24 años con títulos de artes liberales”.

En cuanto a las relaciones, la directora ya imaginó el papel de Elijah -ex novio y amigo gay-: “Algunos de sus novios resultaron ser gay, y otros han resultado ser republicanos. Estas chicas no son muy de política, pero quieren asegurarse de que el aborto es siempre una posibilidad. También retrata la dependencia que tienen unas de otras: “Aunque ya no hacen vida universitaria, todavía se llaman para anunciar que tienen la regla o que vieron a un hombre masturbándose en el metro”.
 

Lena Dunham lo cierra con una frase cargada de intenciones: “Todas estas son mis amigas, y nunca las he visto antes en la televisión”.