Carlota Barrera, la sensualidad masculina y la búsqueda de la belleza

30 / 01 / 2019
POR Antonina Cupe

La diseñadora sigue experimentando con los roles de género a través de la sastrería. Un mensaje visual, pero también social. Nos colamos en el backstage.

 

 
Su primera colección, presentada en la anterior edición de la MBFWMadrid fue en realidad su proyecto de master, “estuve dos años trabajando en ella”, nos comenta Carlota Barrera. Se inspiró en la sastrería del mundo del toro y en la estética marinera para crear piezas visualmente muy impactantes en blanco, azul marino y beige con pequeños toques de rojo y verde. Destacó el uso de materiales como la rafia, la fluidez de los tejidos y la riqueza de los bordados.  “Le puse todo lo que se me ocurría” añade la diseñadora. Su propuesta para otoño-invierno 19/20 es discreta y se adapta al ritmo y estilo de vida del hombre contemporáneo. 
 


 
Y es que esta vez ha no tenido tanto tiempo. Se trata de su primera “colección de calendario” y está inspirada más en el día a día y en un viaje a Sicilia que hizo al año pasado. “He combinado los recuerdos de lo que estaba viendo en el momento con mis imágenes de referencia, que siempre son bastante antiguas, y por otra parte he jugando con las proporciones masculinas, con la silueta y demás”. El resultado es un trabajo conciso y coherente que emana en cada costura la esencia de Carlota Barrera. Sin embargo, para ella aún es muy pronto para decir que ya ha encontrado su silueta,  “de momento estoy disfrutando mucho explorando estas proporciones.” confiesa. Para otoño-invierno encontramos pantalones de tiro alto, camisas asimétricas y tops ajustados; la paleta de color se reduce y la lana es sin duda el tejido protagonista.
 


 
Al preguntarle por qué decide lanzarse en menswear, su primera respuesta es “¿por qué no?”, seguida de una pequeña carcajada. “Me parece interesante como mujer vestir a los hombres. Las mujeres hemos sido vestidas por hombres toda la vida. Casi todos los modistos son hombres. Los hombres se han vestido a sí mismos también. Ellos han pensado mucho en los detalles, en que la ropa sea funcional, cómoda. A nosotras nos han dejado un poco con los bolsillos de mentira y la ropa un poco más incómoda”. Carlota trabaja el cuerpo masculino y explora conceptos como la masculinidad y la sensualidad desde la distancia que le aporta el hecho de ser mujer, “me parece interesante trabajar ese cuerpo masculino desde una persona que no lo tiene”. Aunque más funcional que la precedente, Water’s Edge (orilla del agua) se enmarca en una búsqueda de la belleza, de la proporción y de la armonía, no de la comodidad o el pragmatismo. “A lo mejor sí que aporto mi feminidad a mi forma de trabajar, a los diseños y a las formas”, apunta la diseñadora.
 
Ensalzar la anatomía masculina parece ser algo que siempre tiene en mente.”Simplemente me fascina” nos cuenta con una gran sonrisa. “De hecho me encanta dibujar el cuerpo masculino. Una de mis cosas favoritas durante la carrera era dibujar desnudos masculinos. La escultura griega me encanta e inconscientemente se traslada, más que nada porque si tengo un cuerpo masculino que encuentro bello, no lo quiero esconder”, añade. Al hombre que viste de Carlota Barrera “le interesa explorar un poco la sensualidad de su cuerpo y está seguro de sí mismo,” asegura. Seguro de sí mismo porque estas prendas juegan con los roles de género establecidos, algo para lo que no todos los hombres están preparados. De una forma sutil, Carlota muestra partes del cuerpo que le interesan o le resultan sensuales en un hombre. Ejemplo de ello son sus camisas asimétricas desabrochadas prácticamente hasta la cintura, su top de punto blanco sin mangas con un corte o su suéter ceñido de cuello barco que deja parte del pecho al descubierto. Los pantalones tipo sastre de tiro alto, que Carlota complementa en ocasiones con fajines de punto hechos a mano, marcan la cintura y crean una silueta poco común en el prêt-á-porter de hombre. En dos de los looks, los ha combinado con camisetas blancas con los costados del mismo color que crean un efecto óptico de cintura de avispa, lo que potencia aún más una silueta que ya la caracteriza y que esperamos siga explorando.
 

 
Puede que esta colección esté compuesta de prendas aparentemente sencillas, pero solo hay que ojearlas de cerca para reconocer la técnica y el gusto por el detalle. Y es que su pasión por la sastrería se deja ver en todas y cada una de las piezas. Ha jugado con los patrones hasta dar con la silueta que buscaba y ha experimentado con las proporciones para dotar de un aire de modernidad las prendas más clásicas. “Disfruto muchísimo el patronaje, todos los patrones los hago yo. Me encanta hacer un patrón y hacer mil modificaciones hasta llegar a ese patrón final”, destaca Carlota con una sonrisa. Las piezas de punto están hechas a mano porque le interesa “recuperar las técnicas manuales que se están perdiendo un poco con tanta moda rápida”.  Para ella, la artesanía es un arte muy amplio que va mucho más allá del bordado, “cualquier cosa que se haga con las manos, con cariño y que lleve tiempo es una forma de artesanía”, asegura. Y no la concibe sólo como un recurso. “Me parece vital para hacer una colección que tenga sentido. Ya no solo sentido visual, sino sentido en el mundo contemporáneo con tanta producción en masa. Estamos generando tantos residuos por producir tantísimas cantidades que luego van a la basura”. Carlota encuentra así en el mundo de la sastrería y la artesanía una forma de reivindicar el papel que tiene la ropa en nuestras vidas y nos invita a cuestionar nuestra forma de consumirla.  El lanzamiento de su boutique online está previsto para este año, pero lo hará a su manera, “estamos haciendo producción de poquitas piezas porque al final es lo que intento transmitir, que sean pocas, pero muy especiales”, nos adelanta.  
 

 
Water’s Edge es solo su segundo desfile. “Acabo de nacer”, nos recuerda. Sin embargo ha sabido aprovechar su oportunidad y ofrecer algo que faltaba en la semana de la moda madrileña. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones tanto nacionales como extranjeras, pero para ella lo más importante es ver crecer su proyecto, “lo que más valoro es que el equipo está creciendo y eso significa que va para adelante”. En un momento en el que el streetwear domina el prêt-à-porter, creadoras como Carlota aportan algo de frescura con su visión y hacen las delicias de algún que otro nostálgico de la época gloriosa de la costura. 
 


Fotos: Marisa Fatás

 

www.carlotabarrera.com