Cooperativa de la alta costura española: la edad de oro

23 / 01 / 2019
POR Antonina Cupe

En unas circunstancias tan complicadas como las de la dictadura, el diseño español consiguió prosperar. Porque nuestro saber-hacer también importa, ahora una exposición la rescata del olvido.

 

 
Aunque cada vez más laxa, aún son muy pocas las casas que cumplen con los requisitos de la que desde 2017 se conoce como la Fédération de la Haute Couture et de la Mode en París. Fundada en 1868 para consolidar París como capital mundial de la moda y el savoir faire como patrimonio cultural nacional, esta cámara se dedica no solo a decidir quienes desfilan durante la semana de la moda de Alta Costura, también cuenta con una escuela de artesanos para garantizar que no se pierda la técnica de esas preciosas manos capaces de crear piezas de ensueño.
 
Ninguna casa española participa en la semana de la moda de alta costura de París, pero quizás te interese saber que España en su momento contó con su propia cooperativa de la alta costura. Poco queda de esa época dorada del diseño español. El mundo de ensueño de la moda florecía en medio de la dictadura. Fundada en 1940 por Pedro Rodríguez y varias empresas textiles para darle a la alta costura española el lugar que le correspondía, estuvo en activo hasta los años 80, cuando la decadencia de la alta costura ya era más que evidente.
 
Ahora, el ISEM FASHION Business School de la Universidad de Navarra acerca al gran público esta época fascinante de la costura española con “La Cooperativa de la Alta Costura Española”. Comisarian esta exposición Amalia Descalzo y Lydia García, quien además es coleccionista de moda (colección Lopez-Trabado) y ha cedido 7 trajes con los que se reivindica el papel de España en la moda. 
 

Vestido de día en tafetán de seda de Balenciaga

 
Esta organización consiguió con la ayuda del Ministerio de Información y Turismo internacionalizar la moda española como nunca antes y mejorar en la medida de lo posible la imagen de un régimen a punto de agonizar. Entabló relación con Estados Unidos, organizó exposiciones por toda Europa e intentó así competir con Francia, el mayor exportador de moda del mundo. Sus éxitos todavía están por superar. Y es que la moda necesita de una industria que la acompañe, sin ella no hay producción, por mucho talento que tengan nuestros diseñadores.
 
5 diseñadores (los 5 grandes) destacaron en la época dorada de la costura española:  Pedro Rodríguez, Santa Eulalia, El Dique Flotante, Asunción Bastida y Manuel Pertegaz. Incluso Cristóbal Balenciaga estuvo vinculado con la organización. Es por eso que en la exposición –que puede visitarse hasta el próximo 28 de marzo– los visitantes podrán disfrutar de los intrincados detalles de 5 trajes de los cinco grandes, así como uno de Elio Berhanyer y otro de Balenciaga, cuyo valor hoy en día podría compararse al de una obra de arte.  
 

Vestido de noche en otomán de seda azul hielo de Pedro Rodríguez (1961)

 
Muchos se preguntan cual es el objetivo de mantener este tipo de moda tan alejado de la gente de a pie, algo que por otro lado nunca ha sido un problema en esta industria. El rol de estas pasarelas es mostrar y reivindicar el savoir-faire, ese trabajo artesanal y único que caracteriza a las casas mas lujosas. Un espectáculo para los amantes de la costura y una estrategia de marketing que garantiza ventas en pret-à-porter, accesorios y demás. No, la mayoría de los mortales no tenemos acceso a piezas de 100.000 euros, pero nadie le ha pedido nunca a la moda que tenga los pies en el suelo.
 

Vestido de fiesta de Pedro Rodríguez, 1952

 

ISEM Fashion Business School

(C/Marquesado de Santa Marta, 3)

Horario: de 9:00h a 20:00h

 

 –