La Moda y el Feminismo según Emma Watson

01 / 12 / 2015
POR Marisa Fatás

La actriz habla en una entrevista de la relación entre la moda y el feminismo y revela que en #HeForShe le pidieron que no nombrara la ‘f word’

base_image

Lo ha hecho en el último número de la revista Porter. En ella afirma que “Debido a que muchas mujeres diseñan y hacen la ropa que usamos, son principalmente las condiciones laborales de las mujeres las que se ven afectados por las decisiones que tomamos. Por eso la moda es un tema feminista.”

Lo que dice no es más que un pequeño detalle de la complicada relación de esta extraña pareja formada por la moda y el feminismo. Y digo complicada y extraña porque, de la misma manera que en según qué ambiente nombrar el feminismo (The F Word) puede ser fuente de problemas, dependiendo de quién sea el receptor, juntar en una misma frase Moda y Feminismo (Fashion and Feminism: The two F Words), es arriesgado.

Tevi Gavinson: icono de moda y feminista activa

Tevi Gavinson: icono de moda y feminista activa

Hace más de un año, poco después de que Emma Watson diera su discurso #HeForShe para ONU Mujeres , en #VEIN2 hablábamos en profundidad de este tema:

¿Quién dice que moda y feminismo no puedan casar bien? Aunque es cierto que históricamente han mantenido una relación peculiar, quizá sea el momento del buen entendimiento. La feminidad no tiene una conformación estática y uniforme, sino que se renegocia constantemente en un proceso sustancialmente corporal. De hecho, algunas teorías feministas de la igualdad consideraban determinadas especificidades del cuerpo femenino (embarazo, maternidad, lactancia,…) como impedimentos para el acceso a ciertos derechos y privilegios. Como suele decirse, “para liberar a una mujer primero hay que liberar su cuerpo”. El cuerpo es un lugar de represión y discriminación, pero también de resistencia y reivindicación.

© Barbara Kruger

© Barbara Kruger

La moda es también un sitio de tensiones políticas, sociales, culturales y de género y el feminismo es una poderosa herramienta para decodificar todos estos significados. El problema surge cuando se instrumentaliza. Como hizo Karl Lagerfeld en el último desfile para Chanel en 2014 cuando mostraba la colección escenificando en una calle de París una manifestación feminista encabezada por Cara Delevigne seguida por un grupo de modelos blancas y delgadas, algunas de ellas con “estética Steinem”, que portaban pancartas con mensajes como “We Can Match the Machos” y “He For She”. Y es que los antecedentes de Lagerfeld son, cuando menos, sospechosos. Por su boca han salido perlas como que Coco Chanel no era feminista “porque no era lo suficientemente fea” u otra como “nadie quiere ver mujeres con curvas”. Así que resulta difícil otorgar credibilidad a un manifiesto cargado de topicazos vacuos y con unos precedentes tan difíciles de esconder bajo la alfombra.

 

La moda puede ser opresiva pero también placentera y puede ser utilizada como una forma de empoderamiento individual. La moda es una forma de expresión que puede servir para hacer pensar a un público más amplio sobre temas que de otro modo le serían invisibles, para denunciar injusticias y desigualdades o para defender derechos. En Antropología del cuerpo. Género, itinerarios corporales, identidad y cambio, Mari Luz Esteban se hace eco de una entrevista realizada a la filósofa Celia Amorós en la cual afirmaba que “la lucha feminista de la ética y la política se ha trasladado a la estética, de forma que las chicas jóvenes están totalmente normativizadas desde lo estético, mientras que reciben mensajes de independencia que entran en contradicción con la situación en la que viven”. Por eso aboga “porque los mensajes feministas se adapten a esta nueva situación para poder llegar a las más jóvenes”.

Desde que Emma Watson hablara para ONU Mujeres han sucedido muchas cosas en torno al feminismo. La moda y la cultura popular  le han dado más visibilidad que nunca. Pero ¿Significa eso que la lucha por la igualdad está más cerca de ser conquistada? o, por el contrario ¿Tanto ruido crea la falsa sensación de que ya haya sido ganada?