Marc Jacobs relanza ‘Grunge’, su colección más controvertida

13 / 11 / 2018
POR Antonina Cupe

Grunge Redux le costó su puesto como director creativo en Perry Ellis, pero también fue el pistoletazo de salida a una carrera llena de éxitos.

 

 
Un cambio importante en el mundo de la moda se produjo a finales del siglo XX cuando se invirtió la pirámide. Hasta ese momento, los diseñadores habían dictado las tendencias y la gente de a pie las habíamos observado e imitado con lo que teníamos a nuestro alcance. De repente, todo cambió. Los diseñadores empezaron a buscar inspiración en la calle, en lo que ahora denominamos streetstyle. La estética de la gente de a pie inundó las pasarelas. Cuando echamos la vista atrás a todo ese fenómeno que explica el éxito de marcas como Off-White, resulta difícil que debates como la apropiación cultural no salten de vez en cuando.
 
Pongámonos en contexto: Principios de los años 90. Kurt Cobain y Kourtney Love están en todas partes. En la radio, en los periódicos, en la tele, son la pareja del momento. La serie “Salvados por la campana” causa sensación entre los jóvenes. El éxito de Nirvana provocó un aumento en la aparición de música rock en la MTV. La música underground fue ganando terreno en la cadena y en consecuencia el número de adeptos a la música grunge y rock alternativo aumentó considerablemente.
 

 
Marc Jacobs fue el pionero en llevar esta estética desaliñada que triunfaba en el noroeste de los E.E.U.U a la pasarela y, como suele ocurrir, nadie es profeta en su tierra. Al menos no al principio. En 1992, como diseñador creativo de la casa Perry Ellis, presentó la colección primavera-verano ‘93 Grunge Redux. Camisas de cuadros oversize, gorros de lana deformados, Dr. Martens, vestidos amplios y poco favorecedores. Divas de la talla de Naomi Campbell, Kate Moss y Carla Bruni defendieron sus creaciones en la pasarela, pero no fue suficiente. Las críticas fueron severas. Suzy Menkes dijo al respecto: “el grunge es espantoso”. El New York Magazine fue tajante: “Grunge 1992-1993, R.I.P”. Esa colección le costó su puesto en Perry Ellis, pero fue también el pistoletazo de salida a una carrera llena de éxitos.
 
Simple, desaliñado, sin construcción, sin magia. Éstas son solo algunas de las ideas que vienen en mente al revivir esa colección y sin embargo fue esa su genialidad. Lo importante en esa colección no era si las prendas eran favorecedoras o no y el tiempo acabó dándole la razón al diseñador. Su estética se convirtió en la abanderada de lo cool y lo vanguardista. Marc Jacobs quiere revivir ese momento y para ello recrea 26 de los más de 70 looks que componían la colección con los mismos materiales, accesorios y zapatos. En el lookbook fotografiado por Juergen Teller aparecen sus modelos fetiche Gigi Hadid, Slick Woods y Binx Walton. Sale a la venta el próximo 15 de noviembre y estará disponible online y en tiendas seleccionadas. Los que no podáis esperar, ya podéis reservar vuestras piezas favoritas en la página web del creador.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos de Juergen Teller.