Matagalán, un universo para los amantes de las plantas-flores

27 / 09 / 2017
POR Cristina Moreu

Un proyecto de diseño único con plantas para conquistar, lejos de lo típico y tradicional.

 

 
Cactus, flores, cerámica y muchas dosis de originalidad es lo que encuentras si buscas a Matagalán, un proyecto que surgió para romper los tópicos en torno a las plantas-flores. En VEIN hemos tenido la oportunidad de hablar con su fundadora Carolina Spencer sobre sus orígenes, sus , y esto es lo que nos ha contado.
 
¿Por qué Matagalán? ¿Qué quieres transmitir con ese nombre?

El nombre Matagalán nació el 2013 cuando conversaba con un amigo florista, viene de un dicho latinoamericano ” Billetera Matagalán” , que quiere decir que el tipo con más dinero aunque sea monstruoso siempre se llevará a la chica más guapa, y vencerá al galán. Entonces pensamos en la idea de Galán y todo lo relacionado con él, querer conquistar a alguien con chocolates, flores y todos esos clichés de película. Nos gustó la potencia verbal de la frase y pensé en transformar con ello el significado de ciertos tópicos relacionados a las plantas-flores, como regalarlas sólo para ocasiones especiales, bodas, nacimientos o muertes y llevarlas a un plano más cotidiano.

 
¿Cómo describes el proyecto?

Después de varios años con Matagalán podría decir que es un proyecto que me refleja a mí misma. Es la expresión creativa de cómo soy y por eso está en constante cambio. Partí trabajando con macetas cilíndricas + cactus y ahora estoy diseñando jarrones y componiendo con flores. Sin embargo podría decir que el hilo conductor es crear para encontrar una armonía entre el diseño-decoración-arte con cerámica y materia viva.

 
¿Cómo empezó tu relación con la cerámica?

Comenzó por necesidad, tenía que decorar con plantas Satans Coffee Corner y además quería vender los cactus expuestos. La maceta de plástico ( y el plástico en general ) es algo que no me gusta nada, por lo que comencé a investigar quién podía producir las formas que tenía en mente y así poder ofrecer el producto más consciente y duradero con una forma nueva, lista para vivir en cualquier sitio.

Las primeras formas fueron cilindros de terracota en diferentes tamaños y alturas, piezas simples y neutras sin esmaltar. Funcionaban muy bien como unidad y en conjunto, además se complementaban bastante bien con las plantas y se adaptaban a cualquier espacio. La cerámica es el hogar de las plantas-flores con la que trabajo y el 50% que logra el equilibrio del producto final, por lo tanto tiene en mí una especial atención, es la base y el contenedor de lo que vendrá. Ha estado presente desde el minuto cero.

 

 
¿Qué fue lo que te hizo ir más allá de las rosas, los jazmines y las flores de siempre, y ofrecer un tipo de planta diferente?

Siempre he sido medio rarita y tengo especial amor por formas y cosas extrañas. Partí trabajando con cactus, porque son resistentes, y me llamaba mucho la atención sus colores y formas raras, me gustaba su manera de crecer y florecer. Nunca me decanté por plantas temporada en la que la flor se lleva toda la atención, porque suele ser engañoso y la mayoría solo duran un mes como mucho y luego no resisten las estaciones. Luego fui saltando a otras especies como Helecho Platiceryum, Agave atenuatta o cualquier cosa extraña que no haya visto en cualquier floristería de Barrio o el chino. Ahora estoy usando mucha flor fresca y cuando compro, suelo escoger aquello que me sorprende a primera vista, me decanto algo que no haya visto nunca. Me maravilla observar que la naturaleza cree semejante cosas, colores, formas y texturas que parecen de otro planeta.

 
Ahora parece haber gran interés por las plantas y las flores ¿A qué crees que se debe?

Creo que parte del interés actual parte de la evolución natural de una sensibilidad que siempre hemos tenido dentro -venimos de la naturaleza- pero que muchos no se han detenido a integrar.

Supongo que hoy en día esta sensibilidad – que algunos creían no tener – se nutre de una tendencia social potenciada por redes sociales basadas en la imagen. Internet con sus herramientas hace que el poder de la belleza llegue directo a tus ojos y se instale en tu cerebro. Igual te comienza a gustar algo que antes ni conocías o no sabías que te interesaba. Esa imagen gusta, se comparte, viaja por el mundo y así se forman tendencias.

En cuanto a lo no digital creo que también influye el hecho de que ya viajar sea tan barato y podamos estar en contacto con otras culturas que nos muestran otras maneras de nutrir nuestros ojos. Si vamos a Inglaterra – Francia – Australia – Holanda – Japón – Indonesia veremos que tienen una cultura floral muy rica y personalmente creo toda esta información se va quedando de una manera u otra en nuestro inconsciente.

En España llevamos ya un par de años creciendo en cultura botánica. Partió con las plantas y hoy en día afirmaría que ya están totalmente consideradas como un integrante más de casi cada hogar, hotel, tienda o restaurante que preste un poco de atención en los detalles. También me atrevería a decir que por fin estamos incorporando las flores a nuestros espacios cotidianos y que las personas están destinando parte de su presupuesto a decorar sus hogares o lugares de trabajo con flores frescas. Después de 9 años trabajando en el sector esto no me genera más que felicidad.

¿De qué forma te diferencias del resto del sector?

Supongo que como vengo del Diseño y luego aprendí el oficio de Florista, hoy en día mezclo las cosas. Nunca he concebido la creatividad de manera aislada. Tal vez eso hace que hoy tenga un sello personal.

 

 
A parte de la venta de plantas, también trabajáis en decoración de espacios, eventos… ¿Cómo es vuestro estilo? ¿Con qué materiales te gusta trabajar?

Para mí es muy importante entender la personalidad del espacio y a partir de ahí proyectar formas. Yendo al detalle, diría que siempre intento mantener especial atención en el contenedor y el contenido. Puedo trabajar con colores neutros y materiales nobles o exaltar todo de color y formas raras dependiendo del estilo. Sólo me interesa que el resultado sea armónico.

¿Dónde se puede encontrar Matagalán?

En Impossible Barcelona, o vía email en mi web o instagram. Estoy trabajando en la tienda online, espero tenerla activa para Diciembre.

¿En qué proyectos estáis trabajando?

Desde hace un año y medio decoro semanalmente con flores frescas la tienda de Masscob en Barcelona, y el lobby de Casa Bonay. También llevo el mantenimiento con plantas del restaurant Elephant Cocodrile Monckey, Satans Coffee Corner y Social Point en Barcelona. Esto ocupa la mayor parte de mi tiempo, son proyectos que he desarrollado a medida y me gusta seguir cuidándolos personalmente. Con el resto de tiempo que me queda intento seguir diseñando nuevas piezas o armando instalaciones sin mucho sentido funcional en mi casa-taller. Hay un par de cosas dando vueltas pero que prefiero no decir por si no resultan.

 


 

Fotografías: Florencia Lucila

www.matagalan.club