Nadie quiere a Carrie Bradshaw

24 / 01 / 2016
POR Marisa Fatás

Tanto Sarah Jessica Parker, la actriz que dio vida a Carrie Bradshaw, como Darren Star, creador de Sexo en Nueva York, sienten que el personaje protagonista traicionó al espíritu original de la serie.

 
a5ybd0jccbt9idnhiess0phglinnwezibfqhrkxujfakgpzqncqtp651mwsuhlpt

 

Carrie Bradshaw vive, temporada tras temporada, animando a las mujeres a ser dueñas de sus vidas (económicas y sexuales), a disfrutar de su tiempo libre sin tener que dar explicaciones y a ser independientes de los hombres (aunque esclavas del yugo consumista y del ideal de belleza femenino). El problema, para muchos, es que termina escapando de las manos del fétido ruso para pasar a los de un soporífero Mr. Big.

 

SatCM_2250

Hace unos días, Sarah Jessica Parker confesaba a The Wall Street Journal que se sentía radicalmente opuesta a Carrie Bradshaw. “Creo que, a veces, debido a que tenemos la misma apariencia, vivimos en la misma ciudad y frecuentamos los mismo barrios, compartimos terreno de juego, cuando en realidad, para mí fue un gran trabajo ser ella cada día, entenderla y no juzgarla”, afirmaba.

Por su parte, el productor, Darren Star, también se desmarcó de un final que considera no respetaba la idea primigenia: “que las mujeres, en última instancia, no tienen por qué encontrar la felicidad en el matrimonio. No es que no puedan. Pero el show inicialmente se desmarcaba de las comedias románticas previas… y al final se convirtió en la más convencional”.

carrie

También muchos fans vivieron con desencanto el final de una Carrie a la que hubieran preferido ver cómo conseguía salvar sus propios desperfectos. Quizá una inversión en un fondo de pensiones en el momento adecuado o la venta de todos los ‘manolos’ para destinar lo recaudado a la creación de una revista independiente propia nos hubieran evitado el desengaño.