Nos colamos en el backstage de Palomo Spain en París

18 / 01 / 2018
POR Natalia García

Como una jornada de caza al estilo Felipe IV. Así imagina la próxima temporada otoño-invierno la firma cordobesa.

 

 
Desde su cortijo en Córdoba, que hace a la vez de taller, Alejandro Gómez Palomo se propuso conquistar la cima de la moda. Y lo ha conseguido.

Palomo Spain ha desfilado en la Paris Fashion Week y de nuevo, como ya es costumbre, lo ha hecho rompiendo moldes. El diseñador se inspira en lo femenino para “liberar” al hombre, aunque esta vez sus diseños tienen tintes más masculinos y comerciales, con puntadas que se acercaban a la alta costura. A pesar de mostrarse fiel a su estilo calificado de “transgénero”, “neutro” y “gay” – él asegura que sus colecciones son para cualquiera que quiera vestirlas-, Palomo presentó su línea más “seria” hasta el momento.

“He querido hacer una cosa opuesta a lo anterior. Suelo usar mucho color, mucho brillo”, pero esta vez apostó por “algo mucho más sobrio, para que la gente me tome en serio y no se crea que esto es un carnaval”, explicó en una entrevista telefónica a France Prense momentos antes del desfile.

Llegaba la hora de presentar su colección otoño invierno 2018 2019, una apuesta que fue recibida por aplausos en la Semana de la Moda de París. Inspirada por la estética británica y española, y el universo de la caza, sorprendió por la imaginación de sus diseños, como las minifaldas con volumen que dejan ver las piernas masculinas o las perneras que se llevan a conjunto con los calzoncillos.

Plumas, pieles, pedrería… el cordobés sedujo por la elección de los materiales y de los tejidos -como la seda y el tul. La artesanía en las aplicaciones era exquisita, especialmente en la construcción de los hombros o los sombreros de caza con montones de plumas y los bolsos de cuero con flecos. El vestido plateado de cadena de lentejuelas con capote verde fue un momento decisivo en el desfile, y lo fueron también los brocados de seda. Otras miradas, como la majestuosa capa negra espolvoreada con cristales, daban una sensación de mujer de luto de principios de siglo. Había un humor liberador, sin género, de cuento de hadas.

El ascenso de Palomo Spain ha sido estelar. La marca fue lanzada hace apenas tres años y ya ha desfilado por las pasarelas de Nueva York y Madrid. Las opciones para “los chicos a quienes les apetece disfrutar de la moda” se amplían gracias a prendas que se “atribuían al armario femenino”, manifestó Palomo en dicha entrevista.

En su opinión, Chanel liberó a la mujer y Saint Laurent la vistió con prendas tradicionalmente masculinas como el esmoquin y la gabardina, lo que en su día supuso “una revolución absoluta”, el diseñador español afirmó estar haciendo “el ejercicio opuesto”. Aunque recordó no ser el primero en hacerlo, ya que en 1980 Jean Paul Gaultier, ya vistió al hombre con faldas y corsés. “Pero yo lo estoy haciendo con una naturalidad tremenda”, afirmó a la AFP.

Sus prendas caracterizadas por tejidos provocativos y coloridos, volantes y transparencias que marcan la silueta de los modelos que emplea en sus desfiles han traspasado nuestras fronteras y las de la vestimenta masculina. Beyoncé, Miley Cyrus o Rossy de Palma han llevado sus creaciones, que según ha explicado el diseñador, adapta caso por caso a la mujer, puesto que siempre utiliza un patrón masculino, sin pecho,

La moda en España está “estancada en algo un poco rancio. Nadie se atrevía a salir y a tener una voz fuera, pero yo tenía un mensaje que iba más allá”, sentenció el artista. Que con las prendas colgadas en perchas en una furgoneta, y gracias a la ayuda de su padre y sus colaboradores, ha desplazado sus creaciones desde la localidad cordobesa de Posadas hasta París, para llenar la ciudad de la moda con sus nuevas ideas.

Os dejamos con las imágenes del backstage del desfile capturadas por la lente de Marc Medina para Fucking Young:
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

www.palomospain.com