Stephania Yepes: “Esta generación de creativos españoles está cambiado la visión conservadora”.

31 / 03 / 2021
POR David Alarcón

La estilista y directora creativa colombiana acude a sus vivencias y sus referentes, encarnados por mujeres, para plasmarlos a través de la moda. Hablamos con ella.

Fotografía: Carlota Guerrero / Estilismo: Stephania Yepes & Emiliano Di Mola

Es probable que hayas visto su trabajo en editoriales, revistas y campañas, pero tal vez no conozcas su nombre. Hasta ahora. Stephania Yepes está detrás de muchas de las imágenes que inundan Instagram a lo segundos de publicarse, circulando a toda velocidad y siendo compartidas por cientos de personas. ¿El motivo de su éxito? La honestidad y el significado que encierra su visión del arte y la estética. De Carlota Guerrero a Paloma Wool, pasando por Amaia y grandes promesas de la moda como Di Petsa o Rubearth. La estilista y directora creativa ha colaborado con algunas de las mejores embajadoras de las nuevas generaciones, con quienes comparte la puesta en valor de sus orígenes, la inclusión real y el apoyo a la escena artística emergente.

Originaria de Colombia, país del que destaca las ayudas gubernamentales a los diseñadores noveles (a la vez que denuncia el impacto de la colonización de la creatividad), aterrizó en España con tan solo 12 años. “A esa edad solo quieres ser uno más, adaptarte y no llamar demasiado la atención. Te alisas el pelo, no quieres que tu acento sea muy diferente y un gran etcétera”, comenta la creativa, quien encontró en las mujeres de su familia tres referentes fuertes que no han dejado de inspirarla a lo largo de su camino. Una vez se dio cuenta de que intentar encajar en una industria en la que no se sentía representada carecía de sentido, Stephania emprendió su propia ruta apartada de los egos, la soberbia y el elitismo que tanto abundan en el sector. “Si quieres trabajar en moda, tienes que aprender a trabajar en equipo sí o sí”, explica.

Hablamos con Stephania Yepes sobre su primera aproximación a la moda, la importancia de los orígenes y la identidad, y el panorama creativo nacional e internacional.

Stephania Yepes

Eres una de la estilistas más respetadas de la escena creativa actual pero, para aquellos que aún no conozcan tu trabajo… ¿Quién es Stephania Yepes?

Soy como todos, una mezcla de todas nuestras experiencias. Soy orgullosamente colombiana, quiero pensar que un poco bruja, hija de Oggun y del Pacífico. Pero también soy española, mitad de mi mente es Europa. Digamos que soy un sancocho.

Paloma Wool, fotografía de Carlota Guerrero y estilismo de Stephania Yepes

Hay quienes acuden a la educación reglada tratando de adquirir los conocimientos elementales para desarrollar su carrera. Otros optan, en su lugar, por la formación autodidacta o las vías de desarrollo menos convencionales. ¿Cómo se produjo tu primer acercamiento a la dirección artística?

Cuando eres creativo simplemente lo eres, nadie puede cambiar ese poder que está en tu interior. Es muy bueno adiestrar ese sentimiento, escucharlo, y que de ahí salga el mensaje del que realmente quieres hablar. Por desgracia, cuando quieres dedicarte al mundo creativo, las mayorías de universidades son privadas, y si no puedes asistir a una de estas el camino es un poquito más difícil… Pero no imposible.

Yo intenté estudiar, tuve tres trabajos para poder pagarlo, pero al final no logré terminarlo. Era demasiado difícil, así que empecé a ser autodidacta y poco a poco fui aprendiendo a ganar coherencia a nivel creativo. Mi primer acercamiento empezó desde niña. Mi tío me inscribía a concursos de belleza en Colombia, así que veía mucha purpurina y lentejuelas; me encantaban los concursos de belleza. En los noventa, el reinado en Colombia era una fiesta, un espectáculo. De ahí vienen muchas de mis inspiraciones.

También tengo un recuerdo muy vivo de mi infancia. Uno de mis abuelos era costurero, y para un Halloween le hizo un vestido a una prima con papel, solo con cartulina y relleno de flores de papel. Nunca voy a olvidar esa imagen, está grabada en mi mente a fuego. Curiosamente, muchas prendas en mis trabajos las hago yo. Con papel, con tela, cortar y amarrar.

Cover ‘Pero no pasa nada’ de Amaia. Fotografía: Paloma Wool / Estilismo: Stephania Yepes

Naciste en Cali (Colombia), pero vives en Barcelona desde hace casi dos décadas. Y dices no haber olvidado en absoluto tu tierra, a la que recurres constantemente en busca de inspiración. ¿De qué forma reflejas tus orígenes en tu obra? ¿Es muy diferente la escena creativa española respecto a la colombiana?

Nunca me olvidaré de dónde vengo, forma parte de quién soy. Cuando llegué a España tenía 12 años. A esa edad solo quieres ser uno más, adaptarte y no llamar demasiado la atención. Te alisas el pelo, no quieres que tu acento sea muy diferente y un largo etcétera. Cuando empecé a ser estilista quería lo mismo, adaptarme a una industria en la que en realidad no me sentía representada. Con el paso del tiempo te vas dando cuenta de lo que extrañas, de ese momento que explotó tu mente (como mi abuelo haciendo un vestido de papel). De los olores y los sabores. Es por eso que soy incapaz de olvidarme de donde vengo, porque me hace feliz. Es lo que más me llena, trabajar con el recuerdo de las mujeres fuertes que me criaron, engrandecer mi cultura, aprovechar mi plataforma para que otros conozcan un poco de ella.

En cuanto a la escena creativa, en Colombia hay mucho apoyo a los diseñadores. Si eres una pequeña empresa hay muchas opciones de tener apoyo a nivel gubernamental, cosa que no pasa en España. Pero, por desgracia, la creatividad en Colombia sigue tan colonizada que aún tenemos que trabajar mucho en amar lo nuestro y representar lo propio sin querer ser otro. En ese sentido, España es mucho mejor. Siento que esta generación de creativos españoles está cambiado la visión conservadora que se suele tener. No están teniendo miedo, están amando lo suyo, su propio ser.

Paloma Wool x Carlota Guerro / Estilismo: Stephania Yepes

De la diseñadora barcelonesa Paloma Wool a los gigantes Zara o Adidas, pasando por marcas emergentes como Rubearth o Di Petsa. Has colaborado con infinidad de firmas, además de haber firmado editoriales en publicaciones internacionales como PAPER o CAP 74024. ¿Cuál fue la primera marca con la que trabajaste? ¿Qué recuerdas de esta experiencia?

¡Wow, no recuerdo la primera marca con la que trabajé! Pero sí puedo decirte que me da mucha felicidad poder trabajar con marcas que ya son familia, como Paloma Wool, Rubearth, Di Petsa, Edward Cuming… Es precioso compartir el camino con tus amigos, e ir creciendo juntos.

Las mujeres constituyen el eje fundamental de tu obra. Son ellas, en su diversidad más absoluta, las protagonistas de tus composiciones. La sororidad, el contacto con la piel y el autoconocimiento también están muy presentes en tu trabajo. ¿Qué es lo que te atrae de estas cuestiones? ¿Han estado presentes en tu trabajo desde tus comienzos?

Soy una mujer rodeada de mujeres talentosas y criada por mujeres. Mis dos abuelas me criaron, ellas fueron mi padre y mi madre durante mi infancia. Cuando vine a España, mi madre me enseño sobre la autodefinición. Tengo un gran ejemplo de fortaleza con ellas tres.

Cover ‘Sanación’ by María José Llergo / Estilismo: Stephania Yepes

Tus creaciones me remiten a “El Nacimiento de Venus” de Botticelli, a la vez que me trasladan a la Polinesia recreada por Gauguin. De lo que no hay duda, es de que el arte está presente en todo lo que haces. ¿Quiénes son tus máximos referentes? ¿Hay alguna época o movimiento artístico por el que sientas debilidad?

El Renacimiento italiano siempre me ha inspirado mucho. ¡El verano pasado estuve en Florencia y pude ver “El nacimiento de Venus” y “La Primavera” por primera vez! Es una época que siempre me ha inspirado. Pero tengo que reconocer que no es lo que más me inspira, ya que lo veo como una ilusión. El arte del renacimiento era eso, lo que debía ser. Cómo de bello debería ser, es una ilusión. En el arte latinoamericano siento que hay mucha verdad, mucha cotidianidad y realidad. Noé León, Hélio Oiticica, Ana Mendieta, etc. Me gusta pensar que esta mezcla nos lleva al famoso “realismo mágico” del que tanto hablaba Gabriel García Márquez.

Fotografía: Carlota Guerrero / Estilismo: Stephania Yepes

Has reconocido recurrir a multitud de fuentes en busca de inspiración, desde exposiciones de arte hasta las propias mujeres, como comentábamos antes. “Creo que en lo que menos me inspiro es directamente en la moda” comentabas en una entrevista. ¿Qué opinas de la imagen que proyecta la moda actualmente? ¿Estamos evolucionando en términos de inclusión y representación?

Pienso que estamos en el camino de que incluir deje de ser una discusión. Espero que en unos años no tengamos siquiera que discutirlo, y ver modelxs que nos representen a todxs sea lo normal.

También has trabajado con Carlota Guerrero, Sita Abellán o María José Llergo, entre otras muchas artistas. Todas ellas, mujeres con un fuerte discurso y defensoras de la libertad, capaces de hacer de la moda un lenguaje propio. ¿Cómo es el proceso desde que decides colaborar con un/a creativo/a hasta que os ponéis manos a la obra?

Tengo la gran suerte de poder trabajar con estas mujeres con mensajes tan fuertes y aprender de ellas. El proceso depende mucho de la persona. En mi caso, he tenido suerte porque tenemos universos muy parecidos. Se trata solo de compartir y dejar brillar al resto. Trabajar en equipo es lo más importante.

Arca by Carlota Guerrero (fotografía) y Stephania Yepes (estilismo)

Hace unos meses, participaste en la iniciativa emprendida por el artista malagueño Ernesto Artillo -en colaboración con #VEINDIGITAL- en la que invitaba a distintos creativos a interpretar libremente el concepto ‘Suspiros de España’. Tú presentaste una composición bajo el título de ‘Yo también soy español’. Háblanos de esta obra.

¡Te quiero dar las gracias a ti, David, por también hacerme partícipe de ese proyecto! Como te comentaba en su momento, España tiene una gran historia inmigrante. Las tradiciones, la música más reconocida de España, han sido obra de extranjeros. Hay una historia oscura de esclavitud que no se reconoce oficialmente, una esclavitud que dio mucha riqueza cultural a este país. Una España negra, una España gitana que estuvo y siempre estará ahí.

Interpretación de ‘Suspiros de España’ por Stephania Yepes

Como comentabas, el trabajo en equipo, al que consideras un pilar fundamental, forma parte de tu día a día. Una fórmula que exige de comunicación, cooperación y escucha activa ¿Qué has aprendido a lo largo de tu trayectoria profesional en este sentido?

Si quieres trabajar en moda, tienes que aprender a trabajar en equipo sí o sí. Por muy creativo que seas, tu trabajo siempre va a depender de otros, de su energía, de la comunicación que construyas con esas personas. Tenemos que aprender a escuchar y dejarnos el ego en casa. El ego solo funciona al ponerlo en tu faceta creativa, el resto solo estropeará la energía con tu equipo. Al final, si hay una buena comunicación, el resultado será mucho mejor.

Desfile de Rubearth en MBFWMadrid / Estilismo: Stephania Yepes

¿Con que marca, diseñador o creador te gustaría colaborar en un futuro cercano?

Hace poco conocí en París a un nuevo diseñador que se llama Marvin Mtoumo. Tiene un universo muy especial del que me gustaría formar parte.

¿Qué consejo le darías a aquellos que quieren dar sus primeros pasos en el mundo del estilismo y la dirección artística, pero no saben cómo hacerlo?

Mis consejos serían los mismos que me di a mí misma y que me sigo dando. ¡Si no lo tienes, hazlo tú mismo! Compra unas tijeras y no tengas miedo de cortar, no todo es moda, se trata de crear imágenes. Nunca jamás quieras “pertenecer” a la industria, sigue tus pasos y todo vendrá poco a poco.

 –