006 de Ernesto Naranjo: “Esta colección ha sido disfrutona”

16 / 11 / 2020
POR David Alarcón

Hablamos con el diseñador sevillano, quien reconecta con sus raíces en ‘It’s a family affair’. Una propuesta surgida durante el confinamiento inspirada en las personas que le rodean.

‘It’s a family affair’, la colección primavera-verano 2021 de Ernesto Naranjo

Ha padecido los efectos de la pandemia, ha visto cómo algunos de sus proyectos se posponían y ha tenido que adaptarse al nuevo contexto definido por el confinamiento y la máxima expectación. Al igual que el resto de agentes de la industria de la moda, Ernesto Naranjo se ha visto obligado a lidiar con las dificultades que trabajar en mitad de una pandemia mundial. Sin embargo, lejos de resignarse y adoptar una actitud tremendista, el diseñador andaluz encara la nueva normalidad con ganas, ilusión y una enorme (y envidiable) dosis de vitalidad. “He sufrido porque todo se ha parado de repente, pero me comparo con otra gente y veo que no he sufrido tanto” confiesa.

El creativo, inquieto por naturaleza, combate la difícil situación sanitaria a través de la creatividad, el ingenio y la conexión con sus raíces. Sus amigos y familiares, con quienes ha mantenido el contacto durante el encierro forzoso gracias a las videollamadas y las posibilidades que las nuevas tecnologías confieren, inspiran su nueva colección surgida durante la pandemia: ‘It’s a family affair’. Una propuesta en la que busca plasmar el ADN de la firma, desprendiéndose de procesos de investigación exhaustivos en torno a cuestiones, épocas o personajes concretos. “Tenía la necesidad de hacer prendas con las que me sintiese cómodo, que representasen a la marca. Necesitaba encontrar elementos identificativos que contasen quien soy yo sin necesidad de palabras” explica.

Su propuesta 006, de acuerdo con la numeración predilecta del joven diseñador, es una oda a los nexos de unión (físicos y emocionales) con nuestros seres queridos. Un núcleo familiar en el que no faltan los líos, los guiños y el caos más absoluto. A Naranjo, quien vuelve a utilizar prendas de colecciones anteriores en su nueva propuesta, no le interesan las relaciones idílicas que rozan la utopía. Él se decanta en su lugar por las peculiaridades de cada sujeto, tanto en el planteamiento inicial como en el desarrollo creativo de su obra. “Ellas vienen, les enseño la colección y eligen” responde, cuando le preguntamos por el grado de involucración de sus familiares en la colección. Y es que su madre, su tía o su prima se convierten en las verdaderas protagonistas de la campaña.

Hablamos con Ernesto Naranjo para conocer cómo ha vivido el confinamiento, de qué forma ha conseguido dar vida a una nueva colección sin salir de casa y cuáles son sus planes futuros (entre los que se encuentran propuestas para hombre).

Has pasado el confinamiento rodeado de tu familia y tus seres queridos. ¿Cómo definirías estos meses de encierro marcados por la incertidumbre y el desconcierto?

El confinamiento ha sido estupendo, no lo he pasado mal. He estado en Pilas, mi pueblo, donde tengo el taller. Lo he pasado junto a mi madre, mi padre y mi hermana. Vivimos en la misma casa, una casa típica de pueblo, bastante amplia. Tengo el taller dentro de la casa, por lo que he podido seguir trabajando. Al principio, sentía que tenía demasiado tiempo. La actividad se paró de repente, se cortó todo. Las primeras dos semanas tuve que pensar en cómo aprovechar el tiempo: me descargué películas, organicé el taller mil veces aprovechando que no podía venir nadie… Soy una persona muy casera y no lo he notado tanto. Mi vida es moda 100% todo el rato, no hay un escape.

Todo era muy apocalíptico, estaba en el pueblo y allí no había ningún contagiado. Era extraño porque lo veía por la tele, no salía a la calle, pero no era realmente consciente de lo que estaba pasando… Había venido a Madrid el 12 de marzo, dos días antes de que nos confinasen, para entregar el portfolio del Who’s On Next. Estaba muerto de miedo, así que me quedé lo estrictamente necesario y me volví a Sevilla. Dos semanas antes había estado en Milán, justo cuando se produjo la cancelación del desfile de Armani a consecuencia del aumento de casos en el norte de Italia. Por aquel entonces, no sabíamos prácticamente nada. He sufrido porque todo se ha parado de repente, pero me comparo con otra gente y veo que no he sufrido tanto. No me puedo poner tremendista.

Dices haber “abierto los ojos para apreciar lo que echabas de menos”. ¿A qué te refieres?

Cuando estás en el estudio, te centras tanto en tu trabajo que acabas encerrándote y no hay quien te vea el pelo. Durante el confinamiento, hemos hecho reuniones familiares por Zoom y me he dado cuenta de que era algo que echaba de menos. No lo he notado hasta que he conectado con ellos “por obligación”.

Has diseñado la colección sobre las mujeres que protagonizan la campaña: tu madre, tus tías, amigas de la familia… Háblanos más acerca de esta forma de trabajar. ¿Las convocas desde un principio, o pruebas sobre ella los prototipos una vez los tienes terminados?

Ellas vienen, les enseño la colección y eligen. Pruebo sobre cuerpos reales, sobre ellas mismas.

La colección es una oda a los líos de familia, el caos y los guiños. Cuéntanos alguna anécdota reseñable que hayas vivido durante el proceso de creación.

Mi tía Pilar odia los tacones, le cuestan muchísimo, así que me adapto a ella. A mi madre ya la conozco y sé lo que le sienta bien. Mi hermana no se viste de mí nunca, no quiere. Dice que lo que hago no le favorece. Con quien mejor me llevo es con las señoras mayores, mi target hasta el momento. Me encantaría que la gente joven vistiese así también, pero son las personas más mayores las que saben lo que les gusta, lo que les funciona, lo que les queda bien. Todo es un equilibrio, hay que buscar un balance entra ambas cosas.

La palabra que mejor definía tu anterior colección, inspirada en la artista italo-argentina Leonor Fini, era ‘NO’. ¿Qué término resume esta propuesta?

Sinceramente, no sabría qué palabra decirte para esta colección. No la identificaría con una sola palabra, podría ser ‘por qué’. Esta propuesta no se ha creado partiendo de una investigación exhaustiva, ni de un concepto concreto. Tenía la necesidad de hacer prendas con las que me sintiese cómodo, que representasen a la marca. Necesitaba encontrar elementos identificativos de la firma que contasen quien soy yo sin necesidad de palabras, a la vez que disfrutaba con el proceso de creación.

Esta colección está más proyectada desde el ‘yo’, desde lo que me ha apetecido en ese momento. Si ves los looks, ves que no hay una relación constante de elementos. Tiene que ver con el ‘aquí y ahora’. Es una propuesta que he disfrutado muchísimo porque he estado muy centrado en ella, no he tenido elementos de distracción. Ha sido lenta, disfrutona. Lo que más me gusta es crear, investigar, hacer research… el proceso.

¿Has colaborado con algún artista, diseñador o firma en 006?

No, esta vez no. Hemos hecho joyería en nuestra casa, creando una especie de taller con la ayuda de mi familia. Se han involucrado en el sentido de querer formar parte del proyecto, a modo de taller artesanal.

¿Has reutilizado tejidos y prendas de temporadas previas, tal y como venías haciendo en tus anteriores colecciones?

Sí, es algo que siempre hago.

Has sido reconocido como uno de los ‘100 españoles más creativos en los negocios’ por la revista Forbes. ¿Cómo recibiste la noticia? ¿Qué crees que han visto en tu trabajo para otorgarte este reconocimiento?

No me lo esperaba para nada, a veces soy muy duro conmigo mismo. Estoy intentando hacer otro tipo de comercio, otro tipo de negocio; pero no me lo esperaba en absoluto.

¿Te planteas adentrarte en el armario masculino a través de prendas o colecciones de menswear?

Sí, tengo unas ganas tremendas. Mi ropa funciona muy bien en hombre, me la pruebo yo mismo. Tengo que encontrar al hombre, a ese modelo que represente mi moda. No he dado todavía con esa persona. No lo quiero dilatar, pero también quiero que mi moda de mujer acabe de encajarse. Para hacer un hombre mal,  prefiero no hacerlo. El hombre tiene otras necesidades, es otra cosa. Y lo quiero hacer bien, no porque sí.

Créditos:

Fotografía: Marta Rom

Vídeo: Shootin Flames & Nadya Prieto

Peluquería: Rocío Suárez

Maquillaje: Elena Reyes

Modelos: ESSDM