Las prendas “hechas para vivir contigo” de Mundaka Studio

16 / 10 / 2019
POR Julia Mico

Tras presentar su nueva colección Primavera-Verano 2020 en París, hablamos con su fundadora, Belén Vidal.

Desde que fundara Mundaka en el año 2014, Belén Vidal apuesta por un guardarropa inspirado en la vida espontánea de las ciudades de mar como Mundaca, una pequeña y pintoresca localidad costera de Vizcaya que recibe cada año la visita de personas de todo el mundo atraídas por la magia y peculiaridad geográfica que tiene a pesar de su menudo tamaño, en definitiva, podría considerarse como un pequeño tesoro de la costa vasca. Las prendas de Mundaka se rigen por la atemporalidad, la sencillez, la comodidad y, sobre todo, por ser el reflejo de uno mismo. Tras haberse formado y trabajado en talleres de la talla de Del Pozo o Maison Margiela y haber presentado su primera colección de mujer Primavera-Verano 2020 en el Showroom de MAN/WOMAN París el pasado mes, Belén Vidal nos habla del espíritu de su propia firma, de ese armario ágil que plantea con Mundaka en el que los rigorismos de género se disipan y nos hacen amar las prendas en todas y cada una de nuestras facetas diarias.

Trabajaste en talleres como DelPozo o Margiela ¿Qué supuso para ti?

Mucho aprendizaje y también me abrió las puertas a otros trabajos.

Analizando esta última colección de mujer, vemos prendas donde prima la sencillez y la ligereza que llama al uso cotidiano de las mismas, al día a día, algo que contrasta bastante con estos gigantes de la moda en los que has trabajado, ¿Tiene el espíritu de Mundaka algo de ellos?

Sí, yo empecé Mundaka porque quería que la gente de la calle llevara ropa de diseñador. Creo que existe un punto medio en el que se puede aportar a las prendas del día a día parte de la genialidad que se imprime en los desfiles y las prendas más de imagen. Hay algunas prendas muy básicas pero con proporciones y tejidos que siguen a las más experimentales. Mi objetivo es acercar los dos extremos.

¿Cómo definirías ese “armario ágil” que plantea la firma?

Siempre tengo presente que las prendas deben ser algo fácil, tienen que fluir, que te las pongas y puedas ir con vaqueros, con zapatillas, con tacones, que las veas, te gusten y no sean complicadas de llevar. Que estén hechas para vivir contigo y no sean una pieza de museo intocable.

Solo con escuchar el nombre de la firma, ‘Mundaka’, nos trasladamos a un lugar concreto, la playa, el surf… ¿Qué tiene el espíritu de la firma de los pueblos o ciudades del mar?

La fuerza de un lugar tan peculiar como Mundaka, que es una localidad pequeña pero conocida en todo el mundo gracias a lo especial que es geográficamente. Es ese concepto de ser pequeño y diferente y al mismo tiempo valorado por esa diferenciación lo que inspira la marca.

De acuerdo a vuestra filosofía que sortea el binarismo de género en la moda, ¿qué te impulsó a crear una primera colección exclusivamente de mujer?

El deseo de vestirme a mi misma y la libertad creativa del mercado de mujer. Me divierte mucho hacer prendas de trapos y rectángulos y cosas así como más primarias y amorfas. En hombre podrías haberlo hecho pero el camino natural para mi es hacer algo que yo querría llevar.

Al haber experimentado en ambos campos, colecciones para hombre durante años y ahora para mujer, ¿Podrías dar un veredicto final?

Al final lo de ‘hombre’ o mujer’ es una etiqueta de mercado pero cada uno se viste con lo que quiere y ya está. Voy a seguir haciendo para ambos mientras sea posible.

‘MAN/WOMAN’ París es un gran escaparate para marcas de todo el mundo, ¿Cómo ha sido la experiencia de este showroom?, ¿crees que supondrá un antes y después para la firma?

Es un buen sitio para reunirte con las tiendas que has conocido vía email o invitar a compradores que quieras conocer. Sí que es un antes y un después porque es la primera feria de la que participamos y esto desencadena oportunidades que traen otras y así podamos ir evolucionando.

De acuerdo a la filosofía de la marca y a esta nueva colección, la atemporalidad de las prendas parece un factor importante, algo que contrasta con ese ritmo acelerado de cambio que tiene la moda temporada tras temporada, ¿sigue Mundaka algún tipo de tendencia a pesar de esa apariencia de atemporalidad?

Lo de la atemporalidad es algo que yo siempre tengo presente, aunque a veces es divertido dejarse llevar por algunas tendencias. Tampoco se puede ser totalmente atemporal, de hecho es imposible ¡creo! Es más una declaración de intenciones que un hecho en sí; el no querer ser parte de la tendencia rápida y caduca sino formar parte de algo más duradero en calidad y estética, y tener presente otras décadas y un campo más amplio de tiempo y no sólo lo de ahora.

Fotografías de César Segarra para @mundaka_studio