Adiós a Anna Karina, musa de la Nouvelle Vague

16 / 12 / 2019
POR Peña Fernández

Despedimos al icono del cine francés que deslumbró en las películas de Godard.

Este sábado nos ha dejado Anna Karina, actriz danesa (naturalizada francesa) y musa de la nouvelle vague, un movimiento cinematográfico francés surgido a finales de los años 50 que reaccionó contra las imposiciones del cine francés del momento exponiendo como máxima la libertad de expresión y de técnica en la producción fílmica y que tiene entre sus representantes más emblemáticos a personalidades como Jean-Luc Godard, François Truffaut o Alain Resnais.  

Pasemos a recordar algunos de los aspectos que han hecho de Anna Karina una figura única en la escena cinematográfica:

  • Persiguió su sueño de ser actriz desde muy pequeña: Nació como Hanne Karin Blarke Bayer en 1940 y tras el abandono de su padre, vivió en casas de acogida hasta los 8 años cuando se trasladó a casa de su madre, de la que intentaría fugarse varias veces por no sentirse querida. La escuela de interpretación en Dinamarca no aceptaba a estudiantes hasta los 21 años lo que para ella significaba una eternidad, por ello tras un día en el que su padrastro le perpetuó una paliza y con tan solo 17 años y lo equivalente a 15 dólares, decidió irse sola a París, donde estaban ahora algunos actores que había conocido, destino al que consiguió llegar sobre todo gracias al autostop.
  • Trabajó como modelo para revistas como “Elle” y “Jours de France” y para casas de moda de alto prestigio. Tras días en los que casi ni conseguía comer, llegó su golpe de suerte. Sentada en el café Les Deux Magots (café que Jean-Paul Sartre hizo famoso), una mujer llamada Catherine Harlé se le acercó para preguntarle si accedería a hacer unas fotos para Jours de France, ese fue el inicio de su carrera como modelo, recibiendo una gran carga de trabajo que incluían a firmas tan conocidas como Chanel.
  • El nombre artístico por el que la conocemos fue sugerido por la misma Coco Chanel. Mientras realizaba un trabajo para la revista “Elle”, Coco Chanel le preguntó que le gustaría hacer en su vida, a lo que ella respondió que le gustaría ser actriz. Tras preguntarle cómo se llamaba, le comentó que no conseguiría sus propósitos con un nombre así y le sugirió el nombre de Anna Karina, nombre artístico que tomó desde entonces.
  • Su fama como actriz está ligada a la del director vanguardista Jean-Luc Godard con quien se casaría en 1961. El director la vio por primera vez en un anuncio para Palmolive y decidió proponerle un pequeño papel para “Sin aliento” (“À bout soufflé”). Tras comentarle que debería aparecer desnuda como ya había hecho en el anuncio, Anna le gritó que eso solo era así en su imaginación, que nunca se había desnudado y lo rechazó. Más tarde le propuso el papel principal para “El soldadito” (“Le petit Soldat”), trabajo que aceptó y donde se forjó la relación. Siguió siendo la protagonista de las películas del director, donde mostraba su talento para formatos que variaban desde la comedia musical de “Una mujer es una mujer” (“Une Femme est une femme”) a la de tragedia de “Vivir su vida” (“Vivre sa vie”). Su tormentosa relación pasó por la pérdida de un hijo, diferentes separaciones, infidelidades, intentos de suicidio y finalmente el divorcio.  “Banda aparte” (“Bande à part”) que rodó tras un intento de suicidio la devolvió a la vida y “Pierrot el loco” (“Pierrot le fou”) se convirtió en una de las piezas más influyentes de la historia del cine.
  • Es una actriz de alcance internacional. Los trabajos con Godard le dieron una fama que la llevó a participar en proyectos internacionales junto a directores aclamados como Luchino Visconti en “El extranjero” (“the stranger”), Guy Green en “El mago” (“The magus”) J. Lee Thompson en “Cadenas de libertad” (“Before Winter comes”) o George Cukor en “Justine”, entre otros.
  • También desarrolló su faceta como cantante. Además de mostrar sus dotes para el canto en “Una mujer es una mujer”, interpretó un musical televisivo con el título “Anna” que Serge Gainsbourg escribió personalmente para ella y que incluyó temas como “Sous le soleil exactement” y “Roller Girl” cantados por la actriz. En el año 2000 lanzó el album “Une histoire d’amour” que implicó un exitoso tour de conciertos, al que siguió “Chason de films” en 2005 con temas de películas.

 

  • En 1973 hace su debut como directora en “Vivre esemble”, función que ejerce junto a la de guionista y actriz. Además, ha escrito cuatro novelas Vivre ensemble (1973); Golden City (1983); On n’achète pas le soleil (1988) y Jusqu’au bout du hasard (1998) publicadas en francés.