Antes de que existiese el rock & roll, estuvo Sister Rosetta Tharpe

30 / 11 / 2021
POR Julia González

Mientras Chuck Berry estaba en la cárcel, y Little Richard aún estudiaba en la secundaria, ella acababa de inventar el rock. Para Elvis Presley fue una gran inspiración.

Rosetta Nubin nació en 1915 en un un pueblo de Arkansas cerca del río Mississippi, y gracias a que sus padres cantaban en el coro de la iglesia, al mismo tiempo que aprendió a andar y hablar, también lo hizo a tocar la guitarra y a cantar.

A los cuatro años ya era una estrella local y junto a su madre, conocida como Mama Bell, actuaba en los festivales de góspel en Arkansas de iglesias que permitían mujeres. Sin embargo, no fue hasta el día de su boda con el pastor Thomas Thorpe que se dio cuenta de su éxito como artista, cuando miles de personas asistieron a la ceremonia para escucharle cantar.

 

Sister Rosetta Thorpe por Tony Evans.

Debido a que se casó joven, cuando sólo tenía 19, su matrimonio no duró mucho y se mudó a Nueva York con su madre. Allí, conservando el apellido Thorpe, pues tenía más gancho para el público, tocó con músicos tan importantes como Duke Ellington y durante sus veinte recorrió el sur del país con The Dixie Hummingbirds. En 1938 lanzó su primer éxito ‘Rock Me’, y en 1945 debutó en la lista de la revista Billboard con ‘Strange Things Happening Every Day’ siendo el primer single de góspel en en conseguirlo. Desde entonces se le considera la creadora del rock & roll, pues aunque se le suele atribuir a Chuck Berry o a Little Richard, por aquel entonces, uno no había salido de la cárcel y el otro todavía no había terminado sus estudios.

Cartel promocional de una actuación de Rosetta.

Un año más tarde, conoció a la cantante Marie Knight, quien fue el amor de su vida, y con quien se fue de gira por Estados Unidos tras grabar ‘Up Above My Head’. Firmó un contrato con la agencia discográfica Reminder y fue una de las cantantes más de góspel más exitosas. Tan criticada como amada, para los nuevos seguidores era demasiado religiosa, pero para los que ya la conocían le criticaban por sacar el góspel de la Iglesia. Sin embargo, no por ello su música fue menos influyente para los grandes nombres del rock como Elvis Presley.

Según apunta la revista Rolling Stone en palabras de Gordon Stocker de The Jordanaires “Elvis amaba a la hermana Rosetta”, en referencia a su estilo tocando la guitarra. “Eso es lo que realmente atrajo a Elvis: su elección. A él le gustaba que ella cantara, pero primero le gustaba esa elección, porque era muy diferente”.

En los años 50 volvió a casarse, esta vez con su agente Russel Morrinson, en el Griffith Stadium de Washington D.C, al que de nuevo acudieron 25 mil personas para escucharle cantar. Durante los siguientes años su carrera se relajó hasta que a mediados de los años 60 hubo un renacimiento del folk y Rosetta fue contratada para el tour Folk Blues and Gospel Caravan en Inglaterra.

Concierto de Folk Blues and Gospel Caravan en una estación abandonada.

En los 70 mientras estaba de gira por Europa con Muddy Watters cayó enferma y tuvo que volver a Estados Unidos, donde tras empeorar de diabetes le amputaron una pierna, pero eso no hizo que parase de actuar. Falleció en Filadelfia a los 58 años a causa de las secuelas de un derrame cerebral que sufrió en un concierto en Copenhague en 1970. El funeral fue pequeño, y Marie Knight fue quien se encargó de maquillarla y elegir la ropa con la que fue enterrada. Desde el año 2018 ocupa un lugar en el Rock & Roll Hall of Fame como homenaje a su contribución en la industria musical.