“Dead to each other”, la colaboración entre Ange y Chelsea Warner

15 / 10 / 2020
POR Nuria Miralles

El primer single de estas dos artistas de la escena R&B/neo-soul australiana ya está disponible en todas las plataformas. 

Cuando algo no funciona es mejor dejarlo marchar para que otras oportunidades puedan llegar. Este es el mensaje de “Dead to each other“, el single compuesto conjuntamente por Ange, la catalana que hace R&B desde Sidney y la australiana Chelsea Warner. Producido por Sonny Grin, ya se encuentra disponible en todas las plataformas.

Ange lleva cinco años viviendo en Sydney. Con apenas cuatro singles ha alcanzado llamar la atención de numerosos medios y encabezar las listas de iTunes. Chelsea Warner es cantante, productora, instrumentalista y compositora. Aún con su primer EP por llegar, ya forma parte de la escena R&B/neo-soul de Sydney.

Lo que sí sabemos que ha funcionado a la perfección es la relación entre ambas. Hace más de un año que se conocieron en un concierto de Chelsea en Londres y Ange le propuso ser su telonera en otro show. Ha sido bajo la idea del apoyo entre mujeres en la industria musical que se ha construido este proyecto: “Me encanta trabajar con otras mujeres, es mágico; todo es admiración y apoyo mutuo”, comenta Ange.

Sabemos que el tema ha sido creado con mucho cuidado. Como comenta Chelsea: “Esta canción se hizo prestando atención a los detalles, grabando un millón de pistas vocales y perfeccionando cada frase… está hecha con mucha delicadeza”. Estas dos artistas forman parte de la escena R&B/neo-soul australiana y sus voces encajan a la perfección.

“Ahora voy en busca de mi felicidad” es uno de los versos que podemos escuchar en “Dead to each other”. Y es que, al fin y al cabo, la canción es una historia de crecimiento personal. En los cuatro minutos que dura el tema podemos apreciar la evolución de tomar una decisión: comienza con dudas para terminar, finalmente, con la reafirmación de que la decisión tomada es la correcta. A veces debemos apostar por lo que es mejor para nosotros aunque al principio no sea sencillo. Así pues, tras una serie de altibajos, la canción termina aceptando que los cambios, aunque duelan, son necesarios y positivos.