La sastrería queer de Carlota Barrera

16 / 04 / 2021
POR Nerea Sánchez

La diseñadora asturiana celebró el ‘Madrid es Moda’ con una oda a la atemporalidad, la durabilidad y la reinvención de clásicos desde una mirada contemporánea.

Cuatro modelos caminan por una sala diáfana. No lo hacen en línea recta, sino que dan vueltas por el espacio, entre los invitados, y van cambiándose de ropa a cada rato. También corretea un bebé. Esta imagen, que sería impensable en un desfile tradicional, es justo lo que quería Carlota Barrera en su paso por Madrid.

En este antiguo garaje de estilo industrial, amplio, de color blanco, con la escasa decoración de algunas plantas y sillas, se proyectó el film ‘Fall Winter 2021’ y se estrenó un corto en el que se refleja la alianza entre Carlota Barrera y Adidas Stan Smith. La diseñadora asturiana afincada en Londres quiso trasmitir con este evento lo mismo que en sus últimas las colecciones: una mezcla de cercanía y cosmopolitismo.

La herencia española de Carlota Barrera se deja sentir en cada una de sus colecciones y esa es una de las claves para que su trabajo encaje tan bien en mercados distintos, como España y Reino Unido: “Hay mucha herencia española en la marca, las raíces son siempre parte de la inspiración. Yo soy de Asturias, crecí en Gijón y pasé todos los veranos en un pueblo pequeñito, y llevo rodeada de elementos de pesca toda la vida. La pesca siempre está en las colecciones de una manera u otra. Y, a la vez, el proyecto tiene un elemento internacional. Yo, viviendo en Londres, siempre veo ese ambiente cosmopolita de la ciudad, todos los cambios, todas las influencias multiculturales, y eso se traslada al proyecto. Al final la marca es una mezcla de esas dos cosas. Creo que, por suerte, mi trabajo se entiende bien en España como en Reino Unido porque en los dos casos hay un elemento de ese sitio”.

La diseñadora ha partido en esta colección otoño/invierno, ‘Do I owe you days?’, de una sastrería trabajada desde el rigor. Pero la ha reinventado para una mayor comodidad y practicidad, y teniendo en cuenta las identidades de género en constante evolución. En las prendas, se incluyen además tendencias actuales, como los cut out.

Como novedad, ha incorporado a una modelo para que luzca sus diseños. Ya no solo quiere vestir a los hombres, aunque reconoce que su principal aporte a la moda actual sigue siendo ese; ser una mujer homosexual que diseña ropa masculina: “Creo que mi principal aporte a la moda actual es que soy una mujer diseñando moda masculina. Bueno, hasta ahora. Pero, yo creo que lo más importante es la mirada femenina. La moda está llena de diseñadores hombres, y siempre lo ha estado. La mirada femenina, por ser otra perspectiva, aporta algo diferente. Y yo ya, siendo mujer homosexual, tengo como otra capa. Veo a la mujer con cercanía, y al hombre con más lejanía. Al final todos los hombres diseñadores, diseñando para hombres, tienen quizás una visión más sexualizada, y yo al ver a los hombres desde otro prisma, desde algo nada sexual, entra más en juego la sensualidad y una mirada más delicada, alejada de ese contacto sexual más cercano.”

Con respecto a sus proyectos futuros, Carlota Barrera nos cuenta que su motor creativo suelen ser las obsesiones, y que aún no ha encontrado su siguiente obsesión: “No sé cuál será el elemento creativo siguiente. Siempre hay una investigación detrás. De vez en cuando, de repente me obsesiona una cosa, y lo exploro. Me obsesionó en su momento los años 20 en la colección de invierno 2020, o me obsesionaron los años 70 y ese contraste entre España y el extranjero en esa colección de verano 2020 también… Depende del momento en el que esté, siempre habrá ese elemento de obsesión; que tenga los elementos de la marca, que sea reconocible, pero que a la vez tenga ese elemento de sorpresa, y que guste porque sea innovador”. 

Aun así, tiene claro que su marca evoluciona hacia productos atemporales y llevables: “Ahora mismo estamos reflexionando sobre lo esencial, sobre aquello con lo que nos queremos quedar. Llevamos cinco colecciones y, realmente, estamos volviendo a los elementos más atemporales de las prendas, de lo que hemos hecho hasta ahora, y vamos caminando poco a poco hacia prendas más llevables. La primera colección fue súper artística, fue un proyecto muy personal. Y poco a poco, con cada colección, las prendas son mucho más llevables, mucho más apetecibles para el consumidor final”. Pero “al final“, dice “siempre habrá un elemento creativo, que es lo que me mueve y es por lo que hago esto“. La creatividad y subversión que caracteriza a los diseños de Carlota Barrera también pudo verse en este evento, que demuestra la posibilidad de la moda de salir de los espacios tradicionales.

Fotografías de Elisa Sanz para #VEINDIGITAL

_