‘Nude’, una celebración disruptiva del cuerpo

08 / 02 / 2022
POR Claudia Valero

La sensualidad y la belleza liberadas de la mirada masculina histórica y de la hipersexualización contemporánea del cuerpo. 

Bettina Pittaluga, “Yseult, Paris” (2019)

Las miradas de 30 artistas se exponen a partir del 11 de febrero de 2022 en Fotografiska New York. El hilo conductor de Nude es el foco en el cuerpo humano desde una lente disruptiva y experimental. El cuerpo humano y su desnudez han sido siempre objeto de fascinación dentro del universo artístico. La esencia de esta exposición es representar la desnudez, pero esta vez subvirtiendo la mirada masculina que ha imperado históricamente en la creación y exhibición del arte. Las fotografías pertenecen a 30 artistas que se identifican como mujeres y de 20 nacionalidades diferentes. Nude es un canto a la diversidad en todas sus vertientes.

Malerie Marder, “Plate #7” (2008-2013)

Uno de los mecanismos disruptivos de Nude es la representación de cuerpos de hombres y mujeres, no binarios y transgénero. Las fotografías ofrecen una visión fluida de la identidad de género y la identificación sexual que se aleja de la “normatividad” socialmente aceptada y entendida. Este es el caso de fotógrafas como Momo Okabe o Bettina Pittaluga, que celebran la belleza de cuerpos transgénero, visibilizando las huellas de las transiciones quirúrgicas. 

Momo Okabe, “untitled” (2014)

Bettina Pittaluga, “Jackie & Megane” (2019)

El director de las exhibiciones de Fotografiska, Johan Vikner, afirmó que “esta colección de artistas contemporáneos que utilizan el cuerpo desnudo como lenguaje propio o ajeno en aras del arte, la belleza, la representación, la autoexpresión, como sujeto y objeto, es un ejemplo de lo que es realmente el conocimiento del nuevo desnudo artístico, recogido por Dazed

Denisse Ariana Pérez, ongoing “Men in Water” series (2020)

La representación de la desnudez ha estado ligada a estándares de juventud y belleza, donde el grado de aceptabilidad se ha medido por el contexto social. Esta cuestión reduce la aceptabilidad a cuerpos de mujeres jóvenes y blancas. Nude es una reivindicación que suspende esta enjuiciación. Es una representación que elimina las fronteras entre lo positivo y lo negativo en relación con las formas y características corporales.

Denisse Ariana Pérez, ongoing “Men in Water” series (2019)

La fotógrafa Ángeles Julia SH centra su mirada en los cuerpos que tienen una baja representación en los circuitos de arte y medios de la sociedad contemporánea. Estos cuerpos son representados como una analogía de las esculturas y obras de arte clásicas dignas de museo. A través de la texturización del desnudo, crea una sensación de poder e impacto. El objetivo es que el espectador no se quede en la mera superficie de la mirada enjuiciada, la que decide si encuentra a la persona representada sexualmente atractiva o no. Para la fotógrafa no existe un cuerpo socialmente aceptable, por eso aboga por la visibilización de la diversidad de todo tipo de cuerpos.

Julia SH, “Studio Practice #5” (2017)

Julia SH, “Studio Practica #3” (2017)

Johan Vinker añade, “en el arte, hemos sido representados a lo largo de toda nuestra historia moderna occidental bajo el mismo tipo de desnudo. Esta consideración ha sido, mayoritariamente, decidida y representada por hombres, y para una audiencia de hombres”

Arvida Byström, “Upskirt” (2018)

En la sociedad contemporánea, el desnudo ha estado ligado con la hipersexualización y la pornografía, entendido el cuerpo como un mero objeto sexual. La obra de la artista sueca Arvida Byströmportada de #VEIN4, titulada ‘Cherry Picking’, es una serie de bodegones y selfies feminizados de cuerpos no necesariamente subrepresentados. La mirada de la fotógrafa pretende denunciar la tensión que existe entre desnudez y censura en las redes sociales. Objeto tabú y de gran debate por la estigmatización pornográfica hacia el cuerpo.

Arvida Byström (2016)

Nude es una visión global integral de lo que significa el cuerpo, cómo se usa y qué nos dice sobre la sociedad moderna desde una perspectiva femenina.

Arvida Byström, “Cherry on top” (2018)