Overlap: sobre la belleza de lo grotesco

19 / 10 / 2021
POR Julia González

 Una colección donde moda y performance dialogan. Hablamos con su creadora, Nely Plaza, sobre su interés por la identidad femenina y el cuerpo humano.

Overlap.

La diseñadora Nely Plaza vuelca su interés por la identidad femenina y el cuerpo humano en una colección que es el resultado de jugar con la superposición de telas y las formas con volumen con lo que representa a la piel de forma grotesca. De esta manera rinde homenaje a dos artistas que han marcado su forma de entender el arte, Jenny Saville del grupo de artístico ‘Young British Artist’ y Louise Bourgeois.

De Jenny Saville ha tomado la deconstrucción del estereotipo del cuerpo femenino y lo ha mezclado con la obra de Louise Bourgeois que siempre tiene presente la expresión de la figura humana. Así sienta las bases de esta colección en la que el arte y el diseño se fusionan para crear una ambientación performántica.

Nely es fiel creyente del poder de la moda para comunicar y a través de Overlap ha encontrado la forma de hacerse ver y oír, desde Vein la hemos entrevistado para que nos cuente un poco más sobre este trabajo y su forma de entender el arte.

Overlap.

Presentas Overlap, ¿qué es exactamente?

Overlap es el título que recibe la colección en la que he estado trabajando no sólo a nivel estético sino también con una gran carga gráfica detrás de un proyecto que aparentemente se percibe como “hand craffted”. El término anglosajón de “overlap” quiere decir superposición y es la base que asienta la colección, a partir de superposiciones gráficas de diferentes imágenes de piel humana impresas sobre tejidos de organza y también superposiciones de tejidos de algodón teñidos con tintes vegetales para conseguir colores nude disimulando las tonalidades de piel y carne humana.

Las piezas por las que está compuesto, se interpretan como una exageración de las partes del cuerpo humano, ¿qué tratas de expresar utilizando estos volúmenes?

Durante mi trayectoria tanto en bellas artes como en diseño, siempre he sentido gran interés y curiosidad por la interpretación artística del cuerpo humano y sus tonalidades, ver como este se comporta expresándolo a través de diversas técnicas y formas de expresión. En este caso quería crear mis pinturas de cuerpos femeninos al desnudo en estilismos y que el propio cuerpo fuera la prenda exterior haciendo así una metáfora del cuerpo “que llevamos puesto” cada uno con el suyo, todos bellos y que así no sintiéramos pudor de nuestro imperfecto cuerpo, de nuestra belleza grotesca.

Overlap.

Comentas que la superposición de capas que utilizas es una referencia a la piel y la pluralidad identitaria. ¿Cómo se refleja?

En cada cuerpo se manifiesta la identidad y al mismo tiempo permite la diferenciación de otras identidades, el cuerpo no sólo refleja la identidad, sino que también en él queda plasmada su trayectoria vital. En el cuerpo se graba la historia de cada identidad y de alguna forma quería juntar diversas identidades/cuerpos/piel para crear una pluralidad identitaria reflejada en mi obra a través de la superposición de capas que conforman un sólo cuerpo.

Como concepto tratas la identidad femenina, ¿qué evolución y transformación sigue en la colección?

Aunque para mí, la creación de esta pluralidad identitaria del cuerpo humano de la que hablábamos carece de género, he de reconocer que, de alguna forma, siempre he tenido muy presente la figura femenina desde mi infancia a día de hoy, en cuanto a la estética y belleza del cuerpo humano se refiere. La imperfección para mí, es la perfección, considero que esa fue la clave para llevar a cabo esta colección.

Overlap.

Overlap en parte está inspirada por ‘La belleza de lo grotesco’ de la artista Jenny Saville, ¿qué fue lo que te inspiró de ello?

Conocí su obra cuando cursaba Bellas Artes en Pontevedra, como una de las artistas de los ‘Young British Artist’. La pintura siempre fue algo que me apasiona y recuerdo que estaba fascinada con los trazos que utilizaba en toda su obra y sobre todo las tonalidades que conseguía para representar la piel, en las que ella era su propia musa pintada en lienzos gigantes. Pero no fue hasta que tuve la gran oportunidad de ver una de sus obras en directo en la Tate Modern, cuando vivía en Londres, fue entonces cuando comenzó a ser una de mis referentes principales hasta día de hoy.

También te apoyas en el trabajo de otra artista, Louise Bourgeois, ¿qué parte de éste fue lo que te inspiró más?

La obra de Bourgeios está profundamente ligada a su infancia y en recuerdos que la artista recrea. Exploró la memoria, la inseguridad y el cuerpo femenino como herramientas y materiales para su obra, de lo más sincera que se puede reflejar. También pude visitar en varias ocasiones algunas de sus obras en Málaga y en la Tate Modern, de alguna manera me sentí muy conectada a su obra a nivel estético. Me sentía identificada con su obra, a pesar de que ella expresa un peso muy violento y un dolor inmenso sobre su pasado e infancia, la forma de expresarlo desde mi punto de vista es bello y grotesco a su vez.

Overlap.

Para quienes no sepan quien es Nely Plaza, ¿qué parte de ti podemos ver en Overlap?

Overlap es un proyecto en el que fusiono la gráfica con la parte más artesana como los tintes naturales o las costuras hechas a mano como si fueran cicatrices, o la superposición de capas. Para mí la parte más creativa de todo el proceso es el hecho de interferir en las prendas con pintura manualmente y de forma espontánea sin vuelta a través y eso me encanta! Es algo muy propio de mí, pero sobre todo, una vez que la colección está desarrollada, la parte de dirección creativa, el momento de organizar la editorial, el desarrollo visual y la parte gráfica, ahora mismo es lo que más me motiva y quizás dónde se puede ver una parte de mí más reciente.

Cuéntanos un poco sobre cómo ha sido trabajar en este proyecto. ¿Qué ha supuesto para tí?

Este proyecto ha sido fruto de la pandemia, estaba realmente emocionada al ver como después de varios años viviendo en Inglaterra volví a mi ciudad natal para cursar el master de moda en Esdegma (Pontevedra), dónde varios años atrás había ya cursado Bellas Artes. Volver a los talleres era de lo más emocionante y motivador, yo quería aprovecharlos al máximo, sobre todo porque venía con muchas ideas frescas para investigar. Sin embargo, la vida nos lo ha puesto difícil a todos de un momento para otro y en mi caso, lo que estaba siendo emocionante se tumbó de inmediato. En el confinamiento apenas disponía de material para el desarrollo de la colección, así que con lo poco que tenía en cuanto a material, imaginación y un poco de ganas (pues era bien difícil por la situación que nos tocó vivir) surgió Overlap. Hay que reconocer que de todo lo malo siempre sacamos cosas buenas y en general he visto ideas y proyectos muy creativos nacidos en plena pandemia.

Overlap.

Eres de las que piensa que la moda tiene el poder de comunicar, ¿qué pretendes comunicar con estas prendas? 

Para mí, moda, diseño y arte van ligados… No puedo concebir el mundo de la moda sin pensar en arte. Considero que cada persona es creativa a su manera, pero tener un background artístico es muy enriquecedor para diseñar moda. Las mejores ideas a veces surgen de la prueba error, la labor de investigación es primordial y creo que estudiar moda es una buena oportunidad para poder hacerlo. Con este proyecto puedo transmitir que con poco podemos hacer mucho.

Esta no es tu primera experiencia trabajando como artista, concretamente en la rama del diseño gráfico, ¿qué te llevó a probar con la performance?

Mientras estudiaba en Londres tuve algún contacto más directo con el mundo de la performance, haciendo algún curso y asistiendo a eventos frecuentemente. He de reconocer que no es de las modalidades con las que me siento más cómoda siendo protagonista, pero de alguna forma quería crear una performance en la que yo no fuera participante directa sino los estilismos lo fueran a través de una composición visual y plasmar el momento a través de medios como fotografía o video performance.

Overlap.

Y de cara al futuro, ahora que te has adentrado en esta línea artística, ¿qué podemos esperar en tus próximos trabajos?

Ahora mismo estoy trabajando en una colección que se llama ‘Las Babushkas de Chernobhyl’, inspirado en el desastre nuclear de Chernobyl y también en la comunidad de mujeres ucranianas que siguen viviendo en la zona de exclusión pese a estar expuestas a la radiación diaria. Son mujeres de edad avanzada y que siguen las tradiciones y costumbres de antaño como cultivar sus propios alimentos o bordar mantelería. Este era un tema que rondaba hace tiempo en mi cabeza y cuaderno de campo. El hecho de fusionar tradición y desastre nuclear me parece muy intrigante para crear una colección, aunque quizás, más orientado a prenda en esta caso más que al cuerpo humano pero en conexión con Overlap por el tema de las deformaciones humanas a causa de la radioactividad. En este proyecto me voy a volcar de lleno con el tema de las aplicaciones gráficas en prenda y en narrar una historia a través de cada uno de los estilismos que juntos serán partícipes de una performance visual.

Overlap.

Overlap.

Overlap.

Overlap.

Overlap.

Overlap.

Créditos:

Diseñadora: Nely Plaza

Fotógrafa y dirección de arte: Lorena Varela

Maquilladora: Carmen Suárez

Asistente de arte: Juana Dahiana

Retoque digital: César La Rosa

Modelos: Agazu, Carmen Suárez, Jonás Iglesias