Restauradoras con glitter contra los feminicidios en México

06 / 09 / 2019
POR Marta Hermosilla

#NoMeCuidanMeViolan: esta fue la consigna de la pasada manifestación feminista de la capital que dejó multitud de pintadas de denuncia en la base del Ángel de la Independencia. Ahora, diferentes colectivos, defienden mantener los graffitis hasta que se resuelva el problema de violencia machista del país. 

Ilustración de @dome.rent

Los altos números de mujeres muertas, violadas y maltratadas en México no hacen más que crecer. Este 2019 se han perpetrado un total de 1199 feminicidios en el país. La falta de acciones eficaces para erradicar este alarmante problema ha llevado a que miles de féminas se reunieran en la marcha feminista convocada en la capital del país, Ciudad de México, el pasado 16 de agosto.

Bajo la consigna de #NoMeCuidanMeViolan, durante la manifestación, el monumento icónico de la base del Ángel de la Independencia se llenó de pintadas de denuncia al son de “México Feminicida”, como plasma uno de los graffitis. Un día después, el monumento fue cerrado por el gobierno nacional para comenzar las labores de restauración del lugar.

Colectivos como Restauradoras con Glitter, un conjunto de mujeres arquitectas, historiadoras, arqueólogas, historiadoras del arte y expertas en trabajos de conservación y restauración de patrimonio piden en sus redes sociales que no se borren las pintadas hasta que no se resuelva la alarmante situación de violencia machista que vive el país.

En su pronunciamiento, el colectivo feminista, relata los motivos por los cuales las pintadas deberían dejarse en las paredes de la columna “por su alta relevancia social, histórica y simbólica, las pintas deben ser documentadas minuciosamente por profesionales, con el motivo de enfatizar y mantener viva la memoria colectiva sobre el acontecimiento y sus causas, así como promover una toma de conciencia para plantear y gestionar soluciones al problema de fondo” que no es otro que la violencia hacia las mujeres.

Para éstas, “el patrimonio cultural puede ser restaurado, sin embargo, las mujeres violentadas, abusadas sexualmente y torturadas nunca volverán a ser las mismas”. Por lo que los restos de la marcha en la simbólica columna puede significar también la libertad de las mujeres para que dejen de ser, de una vez, ángeles en el cielo.